Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

24 respuestas
    #1
    EuSaenz

    Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    El pasado martes tuvimos la suerte de vivir una de esas catas que superan lo meramente vinícola. Gracias al trabajo de Luis Gutiérrez, a la generosidad de Víctor Urrutia (director general de CVNE) y por supuesto a los hermanos Laredo y su equipo (la cata tuvo lugar en su exitosa taberna) pudimos vivir una sesión de grandes vinos y mejores amigos de esas que no se olvidan.

    Viña Real es una de las referencias más importantes del vino que existen en nuestro país, marca que data de 1940 y cuyo origen viene de la viña que había en el camino real en los aledaños de Elciego. Si Imperial es el vino de la Rioja Alta, Viña Real lo es de la Rioja Alavesa y siempre se embotelló en botella borgoñona, resultando curioso que en Rioja, los vinos de estilo borgoñón eran más poderosos y alcohólicos y los bordeleses de un estilo más fino y delicado. En su día era un vino fermentado en hormigón y con largas crianzas en barricas especialmente americanas, ahora se utiliza inox y las crianzas son más cortas, además se utiliza un porcentaje mayor de madera francesa. En su época se agregaba un buen porcentaje de garnacha en el coupage, algo que ha desaparecido con los años y que, bajo nuestro punto de vista, resulta sin duda un punto de inflexión en la historia de este excelente vino, al que esa garnacha otorgaba una identidad y una capacidad de envejecer espectaculares.

    Vayamos con los vinos:

    -Viña Real Gran Reserva 2005: limpio, expresivo, redondo, elegante, moderno pero sin perder identidad de Rioja Alavesa. Seguro que irá mejorando. [8,7/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1996: complejo, especiado, directo, fino en boca, muy fresco, largo y elegante, se bebe de maravilla. Buena evolución. [8,9/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1991: perfil más clásico y fresco, humedades, fruta madura, hojarasca, frescura en boca, acidez y ligereza. Mucha finura. [9,2/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1988: año fresco y complicado, mucha lluvia. Vino muy interesante, maduro y serio, esquivo pero con profundidad. Misterioso. [9/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1981: un espectáculo de vino, joven, intenso, aromático, compleja mineralidad, paso por boca amplio y elegante, con gran persistencia. Todo un clásico en plena forma. [9,6/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1976: nuestra botella estaba más apagada, pero probamos de la otra y mucho mejor. Perfil clásico, de toques animales y especiados con un paso por boca de gran elegancia y distinción. [9/10]

    -Viña Real Gran Reserva 1968: solo con ver el color ya nos imaginamos el resto. Entero, intenso, frutal, joven, eterno. En la onda de nivel del Único 68 que probamos hace poco. ¡Menuda añada! [9,8/10]

    -Viña Real Reserva Especial 1962: prácticamente igual que el 68, quizá con un poco menos de pegada pero más elegancia en boca. Fino, redondo, una delicia. Entre las grandes añadas de la casa. [9,7/10]

    -Viña Real Reserva Especial 1954: fino, especiado, mineral, entero y elegante. Destaca su portentosa acidez en boca que hace salivar tras su paso, incluso con fuerza tánica. Un portento que probablemente llegue a los 100 años. [9,6/10]

    -Viña Real Reserva Especial 1949: en su punto de consumo, un vino que ya llegó a su cénit. Elegante y distinguido, profundo y sutil, redondo. ¿Qué más podemos pedir con 64 años? Pues poco más. [n.c.]

    -Corona Blanco Semidulce 1939: una suerte volver a encontrarnos con esta maravilla para finalizar la cata, un vino que forma parte de la historia de CVNE y de España, una joya irrepetible con una nariz de ensueño y un paso por boca sencillamente magistral. Bebemos algo más que un vino, bebemos historia. [10/10]

    Nuestro pódium particular fue 1968, 1962, 1981 y 1954, indudablemente las añadas que más gustaron igualmente a nuestros compañeros de cata, con algún cambio en el orden pero no en la lista. Vinos de marcado carácter de su zona, limpios, elegantes, portadores de una clase y de una distinción que hacen de esta marca una referencia. ¿Los actuales? Pues otro perfil, pero lo cierto es que el 2005 tiene buena pinta, con identidad y fuerza, un vino que tiene todos los visos para envejecer de maravilla.

    La tarde finalizó con una cena en la que fueron desfilando, además de los siempre apetecibles bocados que cocinan David Laredo y su equipo (las patatas a la riojana y el revuelto de alubias con butifarra geniales), una serie de vinos formidables aportados por los asistentes entre los que citamos joyas como el mineral y directo Pierre Peters Chetillons 2002 en mágnum, el personal Macle Côtes de Jura 2007, un maduro y ligeramente graso Piuze Chablis 1er Cru Montee de Tonnerre 2009 en mágnum, el joven y profundo Bonneau du Martray Corton-Charlemagne 2008 en mágnum, un Vouvray demi-sec de 1950 espectacular (no recordamos el productor), un mágnum de Pommard Clos de Epeneaux 1985 de Comte Armand elegante y señorial, el siempre fino Champagne Leclapart L’Amateur 2009, un maduro y complejo Gaisböhl 1998 de Bürklin-Wolf en doble mágnum, el frutal, potente y definido Dal Forno Valpolicella Superiore 2000, un rico y elegante mágnum de Olarra Gran Reserva 1973, un equilibrado y complejo Palo Cortado Viejo CP de Valdespino, el siempre arrasador Fino Tres Palmas de González Byass, el original Don PX 1979 de Toro Albalá, en fin, mucho para un martes, jeje.

    Sin duda una gran cata y una gran noche para recordar. Los clásicos son los clásicos y Viña Real es uno de ellos. A disfrutar.

    Gran vertical 2005-1949

    Gran vertical 2005-1949

    Saludos, Eugenio
    https://twitter.com/EuSaenz

    #2
    Limonero
    en respuesta a EuSaenz

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Ver mensaje de EuSaenz

    Extraordinaria cata!! Estoy contigo en lo que comentas de la garnacha y ese carácter que imprimía a los viejos Viña Real. Aunque en general era algo habitual en todos los borgoñones riojanos: Campeador, Bilbaínas RE, Etiqueta Blanca de Riscal, Viña Turzaballa, etc. POr cierto, os dieron los tiempo de crianza de los Viña Real más viejos? Es un tema confuso y varía de una añada a otra.

    Hay que tomar nota de ese 2005. En la actualidad no veo tantas diferencias entre el GR y el reserva. De finales de los 80 a día de hoy se beben por igual. Son muy similares en elaboración y el resultados los pone casi a la par cuando reposan un poco en botella. No sé si serán muy longevos. Saludos!!!

    Miembro de Els 12 Golafres. Siempre bebiendo vino viejo!!! http://vinosclasicos.blogspot.com

    #3
    Abreunvinito

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Extraordinaria es la cata, pero las aportaciones son de campeonato.
    Felicidades por la cata y por el comentario que casi merece más estar en los post de un blog por lo intenso y pormenorizado que es.
    Me apunto muy bien las añadas del podium.
    Saludos

    el mejor vino es el que se comparte www.abreunvinito.es @abreunvinito

    #5
    Catalina_Bibiloni

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Espectacular cata y mantener los sentidos tan finos despues de tantos vinos y redactar con esta precisión cada uno de ellos, merece una especial ovación.

    Llarga vida als vins!

    #6
    Imperial Vs72
    en respuesta a EuSaenz

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Ver mensaje de EuSaenz

    Fantástico resumen como siempre, Eugenio!
    Poco puedo añadir a lo ya dicho (colgaré las notas de cata en breve), realmente fue una cata espectacular por la calidad de todos los Viña Real, sorprende mucho comprobar lo bien que evolucionan (la viveza de ese 54 con casi 60 años a sus espaldas es absolutamente increíble). Por cierto, los corchos (eran los originales, Víctor Urrutia confirmó que no re-encorchan) salieron todos practicamente enteros.
    Respecto al Corona del 39, pues que es una joya que hay que probar, un vino de tremendo nivel, con una nariz sin parangón. COmo comentamos allí, a la altura sin duda de los mejore Yquem's (y eso es obviamente mucho decir).

    De lo que vino después con la cena, pues abrumador por calidad y cantidad... una pena no poder dedicar la atención que merecían esas botellas. A riesgo de repetir, comparto algunas notas de lo que probamos (en total había más de 50 botellas) y más me gustó el Corton-Charlemagne de B. du Martray (afiladísmo, muy joven, con una acidez magnífica), el Vouvray del 50, creo que el productor era Allain (magnífico, con mucha vida aún, cítrico, con una dulcedumbre muy fina que no cansa), Burklin Wolf Gaisbhl 98 (tremenda doble magnum, magnífica nariz, maduro ya, en su punto, perfecto para beber, el Valpolicella Sup. 2000 de Dal Forno Romano (potentísimo, muy frutal y disfrutable pese a sus casi 15 grados, tremendamente joven aún), el Pommard 85 Epeneaux de Comte Armand (muy maduro, capa muy ligera, bastante pulido, muy rico pero no parece que vaya a mejorar ya). La representación de champagne no fue a la zaga: P. Peter Les Chetillons 02 (tremenda añada, muy complejo, mineral, elegantísimo), Leclapart L'Amateur 09 (muy fino y aún muy joven, irá a más). Y qué decir de esos jereces, el rarísimo y escaso Valdespino Viejo CP (palo cortado punzante y puro, con una aromática impresionante con esos toques tan deliciosos a corteza de naranje) y el no menos raro Fino Tres Palmas (impresionante desde su color dorado muy intenso hasta esa boca de frutos secos y herbáceos pasando por una nariz arrolladora).

    Ciertamente fue una noche apasionante la que vivimos.

    #7
    Imperial Vs72
    en respuesta a EuSaenz

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Ver mensaje de EuSaenz

    Hola Helios

    no recuerdo que dieran fechas exactas de cada vino, pero sí se comentó que salían al mercado más de 10 años después de la cosecha. Si apunté uno en concreto: el Reserva Especial del 49 se embotelló en Junio de 1963!!!
    Otra cosa que se debatió mucho fue la evidente longevidad de los vinos de esas décadas y la duda siempre presente de que pasará con los "modernos". Hubo quién argumentó el exceso de grado alcohólico en los actuales, pero fue rebatido rápidamente: muchos de los Viña Real presentes en la cata estaban por encima de los 13,5º (en concreto el 54 creo recordar que tenía 14,3º).
    REspecto al 2005, la verdad es que tiene materia de calidad, creo que llegará sin duda en buen estado a los 15 añitos, pero ¿40 o 50 años como sus mayores?. No parece

    #8
    EuSaenz
    en respuesta a Limonero

    Re: Gran cata vertical de Viña Real: un mucho de viña y…un poco de real

    Ver mensaje de Limonero

    No tengo todavía los datos numéricos de los vinos, en cuanto disponga de ellos te lo comento, pero como bien dice el compañero, en los 40-50 estaba sobre los 10-15 años de crianza dependiendo del año. El 2005 estaba bueno y muestra identidad, siempre bajo esos parámetros de elegancia marca de la casa, sin duda un vino para esos 10-15 años sin problema. La pena es que se dejase de incluir la garnacha, quizá ahí está la gran clave.

    Saludos, Eugenio
    https://twitter.com/EuSaenz

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar