Vinos para compartir

Cata de iniciación (II). Rioja vs. Ribera.

Planear una cata de tintos, especialmente una para iniciar a personas con escasos conocimientos, es quizás una tarea aún más compleja que una blancos. Decido enfocarla con un tema que aún siendo poco interesante para iniciados, sin duda atraerá la atención de mis compañeros: diferenciar entre la elegancia de los vinos de la Rioja, y la estructura y la potencia de los de la Ribera del Duero.

Para centrarla aún más, pienso que será una buena idea hacerla con vinos a los que están habituados pero a ciegas. Desde el principio su implicación es total, lo que me confirma que no he andado muy desencaminado. Aunque para mí una cata con Protos y Marqués de Cáceres no es el ideal, trato de no perder de vista su finalidad, divertir y atraerles para profundizar en este mundillo que me apasiona.

Uno de los vinos será  “trampa” con el objeto de amenizar el evento, enseñarles un vino que aún siendo muy del estilo “Parker” está muy bien hecho, y desmontar un poco los prejuicios que puedan traer con respecto a denominaciones no tan “prestigiosas” como las del tema de la cata de hoy. El vino en cuestión es el Finca Antigua Crianza 2006, de la denominación de  origen La Mancha.

El éxito de la cata de blancos gallegos ha atraído algunas personas más, y nos juntamos catorce, número que ronda el límite para una botella, y que no quiero pasar para que no se dispare el presupuesto. Me siento satisfecho por el poder de convocatoria, y algo nervioso por ver si una vez más se cumplen las expectativas de los participantes.

Empiezo con los conceptos ya explicados en la cata anterior sobre la mecánica de la cata, tal como en la cata de blancos, diferenciando entre las fases visual, olfativa y gustativa. Detallo un poco el proceso de producción de los tintos, que pienso después puede ayudar a comprender los porqués de lo que se irá sintiendo. Esto fue lo que los vinos nos contaron:

PROTOS ROBLE 2010. Bodegas Protos (100% tinta del país). DO. Ribera del Duero. Tiene una crianza de seis meses en barrica de roble americano. Es un vino muy directo, en el que se aprecian con mucha facilidad los aromas de frutos rojos que dominan francamente unas leves notas de especias dulces (vainilla y canela), y ligerísimos ahumados. En boca se muestra correcto, sabroso, algo falto de acidez y volumen. Los taninos están aún algo verdes. Su final es placentero y frutoso, pero no muy largo. Lo valoro con Bueno plus.

MARQUÉS DE CÁCERES CRIANZA 2008. Bodegas Marqués de Cáceres. (85% tempranillo, 15% garnacha y graciano) DO. Ca. Rioja. Este vino tiene una crianza en barrica de roble de doce meses y después permanece en botella un mínimo de catorce meses en bodega. Dominan los aromas de intensidad media a frutos rojos maduros, con notas de vainilla y de monte bajo. Con la aireación se aprecian aromas de café tostado penetrantes.  En la boca se muestra suave, y bien estructurado, con una acidez correcta. De posgusto medio. Lo valoro con Muy bueno minus.

FINCA ANTIGUA CRIANZA 2007. Bodega Finca Nueva. (50% tempranillo, 20% cabernet sauvignon, 20% merlot, 10% syrah) DO. La Mancha. Crianza de quince meses en barricas de roble francés y americano. Aroma muy agradable, aunque bastante influenciado por la madera. La vainilla comparte protagonismo con los aromas lácteos y de panadería, notas de fondo de frutos negros maduros y recuerdos balsámicos. Ataque potente y amplio, goloso y fresco.No les costó trabajo identificarlo como fuera del patrón de los vinos de la cata, un vino muy correcto, aunque especialmente su nariz no se adapte a mi gusto personal. Lo califico con Muy Bueno minus.

CARMELO RODERO CRIANZA 2008. Bodegas Rodero. (100% tinta fina). DO. Ribera del Duero. Crianza en de doce meses en barrica de roble. Aroma complejo en el que se mezclan la fruta roja con las especias dulces, los balsámicos y el monte bajo, quedando al final con la aireación aromas de café con recuerdos tostados. En boca es goloso, muy amplio. Un vino que tiene una verticalidad que contradice lo que se espera por la nariz. Entra suave, para ir ganando volumen y apoderarse de la boca. Bien estructurado y fresco. Posgusto largo, con amargos elegantes. Creo que merece un Muy Bueno plus.

MARQUÉS DE RISCAL RESERVA 2006.  Herederos del Marqués de Riscal. (90% tempranillo y 10% de graciano y mazuelo). DO. Ca. Rioja. Aromas muy agradables de intensidad media, en los que se echa en falta algo de complejidad, sólo al final ofrece algunos recuerdos de tabaco de pipa. De entrada son fáciles de detectar los aromas de canelas y frutos secos tostados, con notas de cedro y recuerdos de frutos rojos. En boca entra como un guante, muy suave y amable. Con acidez y volumen suficientes. Muy largo. Un buen ejemplo de rioja clásico con una RCP magnífica. Lo califico con Muy Bueno plus.

Discutimos posteriormente las bondades de los vinos catados con una cena  que empezamos con un magnífico jamón ibérico, y un no menos disfrutable queso manchego curado. Seguimos con un magret de pato asado con compota de manzana que acompañó con soltura suficiente el Marqués de Riscal, y finalizamos con un sencillo sorbete de limón al cava. Me apuntan a los postres la posibilidad de celebrar uno de estos eventos con carácter mensual, y me resisto, mi tiempo no da para tanto.

De vuelta a casa empiezo a darle vueltas a la última cata de esta iniciación, será de los vinos con más identidad de la península, los generosos andaluces. Pero eso será otra historia. 


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar