Blog de Verema.com

Presentación en Valencia de la Bodega Pazos de Lusco

El pasado 7 de Junio tuvimos en Valencia una interesante cata de los vinos de Pazos de Lusco, una excelente bodega de Rías Baixas. De la mano de su distribuidor en Valencia –Voravins- Luis Olivan, director comercial de Lusco y ‘veremero’ de pro, nos guió durante algo más de 90 minutos a través de una cata horizontal por los vinos de la bodega.

El proyecto Lusco se basa en un concepto: la elaboración de un vino blanco con crianza. Concepto que se ve favorecido por las condiciones del terruño gallego y se sustenta en tres pilares:
1- La variedad Albariño y su excelente acidez.
2- El clima atlántico que permite maduraciones lentas, muy importante para elaborar grandes vinos, contando con veranos que no suelen ser muy cálidos.
3- Los suelos del Condado do Tea y el emplazamiento del viñedo en zonas de media montaña, alejada del fondo de los valles y por tanto sobre suelos pobres en materia orgánica y más minerales. Eso facilita que se produzca menos uva y una mayor concentración. Destacan los suelos de granito redondeado, con mucha ferrita.
 
Otros elementos a destacar parten de las características propias de los hollejos de las variedades blancas, que tienen sobre todo componentes aromáticos (en las tintas hay también compuestos de color y estructura). Las uvas se miman en el proceso de elaboración para respetar al máximo los compuestos aromáticos y pasan por un proceso de crianza  pero en depósitos de acero y sobre sus lías finas. Al ser uvas con pH bajo los vinos evolucionan menos y se oxidan menos, pero también son menos amables y la crianza sobre lías les aporta la "amabilidad" al dotarles de más volumen y menos grasa).
 
Trabajan en Lusco con una viticultura de precisión con toques ecológicos y alguna práctica biodinámica, con un gran respeto hacia la microfauna, es decir hacia los insectos del viñedo y con un cuidadoso trabajo de gestión de la cubierta vegetal.
 
La Bodega, además, está en mitad del viñedo y esa proximidad facilita que la uva comience su procesamiento muy pronto desde el momento en que es vendimiada. Tienen capacidad para elaborar unos 150.000 litros de vino al año. Cuentan actualmente con 19 depósitos, el mayor de ellos de 8.000 l.
 
Tres fueron los vinos catados: Zios 2010, Lusco 2009 y Pazo Piñeiro 2009 (todos 100% albariño). Días antes pude, además, disfrutar del Lusco 2005 para constatar la capacidad de guarda de estos vinos.
 
El Zios es el vino ‘asequible’ de la bodega y aunque ciertamente lo es desde un punto de vista económico, cuenta con una notable complejidad y de hecho probado el 2010 justo antes de su salida al mercado, se mostraba falto de desarrollo en botella aunque con un increíble potencial. Es un vino que tiene una crianza sobre lías de 3 o 4 meses. Para elaborarlo cuentan con alrededor de 2 has. de viás con una edad media de 25 años y una baja productividad (aproximadamente unos 7000 kg. por has. que todavía son menos en la finca principal). Los viñedos están en pérgolas y no en los típicos emparrados de la zona.
 
La producción de este vino está en torno a las 35.000 botellas, mientras que con el Lusco está alrededor de las 45000 botellas y apenas se pretende elaborar unas 7.000 de Lusco de Pazo Piñeiro.
 
El Lusco que probamos (añada 2009) pasó unls 7 meses con sus lías finas y luego estuvo un mínimo de 2 meses en botella. Algo más pálido de color que el Zios comenzó ligeramente reducido, con atractivos matices vegetales entre los que destacan las notas de laurel, notas cítricas, con toques de manzana verde algo tirante y bastantes sensaciones minerales. En un vino que destaca en nariz más por la calidad que por la intensidad. Son vinos de larga vida que con la evolución dan notas de ‘te de roca’, hidrocarburos y otros sensaciones de evolución sin abandonar nunca un fresco carácter cítrico. Las analíticas de este vino son impresionantes, con un pH de 3m1 y una acidez de 7,6 gr./litro de tartárico, son vinos con ceirto nivel de alcohol (13,3º en este caso).
 
El Pazo Piñeiro es un pago de 1,4 has. con orientación Sur. Las uvas de este pago se vinifican por separado. El vino pasa por una crianza en barricas de roble francés usadas, de 500 l. alrededor de 10 meses. Hay sólo 9 barricas de este vino. El vino refleja atractivos matices especiados y alguna sensación “dulce” derivada de su paso por barrica. Hay atractivas notas vegetales, con recuerdos a laurel bien perfilados, matices cítricos y notas minerales que reaparecerán posteriormente en la boca. Donde muestra volumen y cremosidad, con sensaciones de lima, resulta largo, con marcados amargos y profundidad. Es un vino que evoluciona bien en botella ganando es capacidad expresiva.
 
Sin duda una bodega a seguir, con un proyecto serio y bien definido.
 
  1. #1

    G-M.

    Este "pirineos" es un crack.
    Joé, no me enteré, si lo se voy a la presentación a escucharle.
    ¡Enhorabuena!


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar