Blog de Verema.com

Bodegas para hacer enoturismo en temporada de vendimia

Vendimia en un antiguo monasterio

Durante la primera quincena de octubre el hotel Abadía Retuerta LeDomaine acoge una de las actividades más apetecibles del año, la vendimia en los imponentes campos que rodean el monasterio. El enólogo de la finca, Ángel Anocíbar, y su equipo darán lo mejor de sí mismos para seleccionar las mejores uvas con las que después elaborarán sus irrepetibles vinos. Pero no estarán solos, porque los huéspedes del hotel y los clientes externos que lo deseen también pueden convertirse en vendimiadores y acompañarles en el proceso.

Si te animas descubrirás como se elabora un vino desde la recogida a mano y selección de los mejores racimos hasta la elaboración artesanalmente de los primeros mostos. Terminarás con una cata comentada en la novísima sala de la bodega, el remate perfecto para una sesión vinícola de lujo.

Un fin de semana entre uvas

Ubicada en Navarra, a orillas del río Ega, el Pago de Arínzano es uno de los destinos preferidos para los amantes del enoturismo. Su casona se convierte en el refugio perfecto para descansar entre viñedos y en época de vendimia la finca brilla con más fuerza que nunca porque es un momento que se vive con especial ilusión y nervios. Es un momento en el que la bodega está llena de vida y si te animas a visitarla puedes ser testigo de todas las etapas de la producción, cosecha, vinificación, crianza, y así entender el profundo vínculo que une cada paso, en el largo camino que se recorre cada año, desde el viñedo, hacia la botella de vino.

Si quieres vivir la experiencia completa de este pago navarro, lo mejor es hospedarse un fin de semana entero en sus instalaciones. Podrás disfrutar de sus paisajes naturales, de la espectacular obra de hormigón firmado por Rafael Moneo que da la bienvenida a la finca o de una romántica cena en su coqueto mirador con vistas a los viñedos.

Vendimia gaditana en bicicleta

Los vinos y paisajes rurales de Cádiz no tienen nada que envidiar a sus eternos kilómetros de fina arena y si quieres disfrutar de todas las opciones que esta tierra ofrece, estos días de octubre son la mejor opción. Las cálidas temperaturas todavía nos permiten disfrutar de las playas de Cádiz y sus tierras de viñedos están en plena vendimia. Ahora gracias al hotel Fuerte Conil-Costa Luz,ubicado en primera línea de la preciosa playa de La Fontanilla, no tendrás que elegir, y si te escapas allí aún podrás disfrutar del mar y de tus otras aficiones preferidas: el ciclismo y la enología.

El hotel organiza excursiones a las Bodegas Sancha Pérez, ubicadas cerca de Vejer, y con el fin de disfrutar de la campiña gaditana la visita se hace en bicicleta. Al llegar a las bodegas recorrerás las instalaciones para conocer su historia y las variedades de vino y tras ello se procede a realizar una degustación. Además, también son productores de aceites y te aprenderás todo sobre sus olivas.

Vino a porrón y en bota

Es una de las fincas más emblemáticas de Ribera del Duero, por lo que viven la tradición de la vendimia típica de estas fechas como pocos. En Bodegas Pradorey esta es la época más importante del año ya que supone el nacimiento de una nueva añada, como una vuelta al colegio con el trabajo y la ilusión que supone para los bodegueros. Por eso adoran compartir este momento con los amantes de sus vinos a través de un viaje sensorial donde las distracciones se apagan y los sentidos se agudizan para disfrutar de los buenos vinos, la gastronomía y la desconexión que otorga un paraje natural plagado de historia.

Hasta principios de noviembre, las visitas tradicionales que se realizan durante el año se transforman en un festival de aprendizaje en métodos de elaboración, agudización de los sentidos a través de un juego sensorial y risas aseguradas con la tradición de beber en porrón y bota, y todo ello, catando dos vinos de la gama alta de Pradorey acompañados de un picoteo de ibéricos y productos gourmet.

El punto álgido son los fines de semana del 5 y 12 de octubre cuando se organizan las jornadas más participativas, divertidas y completas que consisten en vivir la vendimia en primera persona recogiendo uva, despalillando, pisando uva y catando el mosto.

Vendimia en clave 'slow life'

A escasos minutos de la ciudad de Salamanca, ocupando un antiguo convento de dominicos construido en 1366, se encuentra este imponente hotel de lujo. Tras la desamortización de Mendizábal pasó a ser una hacienda molinera, porque su excelente ubicación junto al río Tormes, y ahí comenzó su primer contacto con el mundo gastronómico. Siglos más tarde, y tras un minucioso proceso de restauración de tres años y respetando la arquitectura y materiales originales, nació Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa. Desde sus inicios ha querido ser un referente del 'slow food' y toda la gastronomía está orientada a ello. Por eso sus vinos respiran cierto aroma a esta corriente de estilo de vida.

Acércate hasta allí y duerme en una de sus villas, desde las que puedes ver sus propios viñedos, prueba los vinos y vive una experiencia enóloga de cuento. Además, el próximo viernes 12 de octubre celebran su tercera Fiesta de la Vendimia, que contará con un programa de actividades lúdicas para toda la familia en torno a esta tradición vitivinícola. Dedicarás todo un día a aprender sobre el vino, recogerás las uvas tempranillo y syrah que rodean el antiguo convento dominico sobre el que se levanta e incluso podrás vivir el tradicional acto de la pisada de la uva.

En la próxima entrega, nuevas propuestas.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar