Blog de Verema.com

Wine Days Mallorca 2015

El pasado mes de mayo tuve la suerte de ser invitado a uno de los eventos de la difusión de la cultura del vino que más me ha gustado, y eso que ya llevo unos cuantos. 

Se trata del Wine Days Mallorca que la pequeña denominación de origen Binissalem organiza por segunda vez y que, sin duda, dará que hablar año tras año. 

Mallorca es una isla fantástica de la que te enamoras a poco que te muevas por ella. El turismo internacional la ha hecho estar siempre al día, no se durmió en los laureles y supo estar siempre actualizada y de actualidad. Así es también su gastronomía, no sólo vendida al eventual viajero, sino que aquí se tienen raíces y se apuesta por la vanguardia. Y si en un lugar se mueve la gastronomía, el vino no puede hacer más que seguir estos pasos. 

La D.O. Binissalem es una pequeña denominación de origen en la que puedes encontrar verdaderas sorpresas, desconocidas fuera de la isla, pues al final el consumo interno es tan alto que hay bodegas que no exportan nada, absolutamente nada fuera de las Baleares. 

Macia Batle

¿Pero qué es el Wine Days?

El Wine Days es una interesante experiencia que se divide en 9 días, Nueve días nueve experiencias, reza el eslogan de la organización. 

Aunque sólo puede estar tres días hay que destacar el enorme trabajo que se realiza desde la D.O. con apenas personal, pero con una fuerza que impulsa este evento y lo hace realmente especial. 

El viernes tarde nos instalamos en el hotel de Palma para posteriormente acudir a una cena típica mallorquina en el restaurante Can Pulit, en el pueblo de Santa Maria. Una primera aproximación a la gastronomía pero también a sus vinos, pues tuvimos la suerte de compartir mesa con varios productores de la zona, dialogando sobre la D.O., la representación de la misma en la península y su forma de entender el vino. 

Para quien no lo sepa, lo que se produce en Mallorca se queda en Mallorca. O algo así, vamos. El turismo es tan intenso que la hostelería es capaz de absorber prácticamente toda la producción de vinos mallorquines. Es curioso también que muchas bodegas comentaban que les interesaba más ir a otros países que viajar a la península, donde su imagen de marca era menos reconocido. Obviamente, el mercado alemán es su gran objetivo, como lo es prácticamente en la zona. 

Para ponernos en situación, creo que es importante conocer algunos datos de interés genéricos sobre la D.O. Binissalem, sobre todo en cuanto a variedades y restricciones en la elaboración de sus vinos. 

Monovarieltal de gorgollassa

Variedades admitidas en al D.O. Binissalem

Vinos tintos: Deben incluir un mínimo del 30 % de la variedad autóctona manto negro y un máximo de 30% de la variedad gorgollassa.

Vinos blancos: Deben elaborarse con un mínimo del 50% de uva moll o prensal blanc o 50% como mínimo de moscatel.

Vinos espumosos blancos: Con un mínimo del 50% de la variedad moll (prensal blanc) y de las variedades parellada,macabeu, chardonnay y giró ros.

Vinos espumosos rosados: Se pueden elaborar con todas las variedades reconocidas por la D.O. pero con un máximo de 30 % de gorgollassa. 

De este modo, los vinos de esta D.O. son muy varietales, pero los terrenos son tan variados que las diferencias son abismales entre los distintos elaboradores. 

Visita a Santa Maria del Camí

Si algo me gustó de este Wine Days es la integración tan bien hecha entre el turismo, el turismo del vino y la visita a bodegas, pueblos, gastronomía y costumbres de la zona. 

La visita guiada por la pequeña población fue realmente interesante, aprendiendo sobre la historia de la región, cómo había riqueza en los campos y cómo poco a poco se abandonaron para dedicarse al creciente y rentable negocio del turismo. Ahora se vuelve a valorar el terreno de secano, el del duro trabajo de la tierra pero el que da los verdaderos frutos con los que el hombre puede vivir, pero también donde se puede elaborar el vino. 

Otro cosa curiosa de la zona es que se ha vuelto a recuperar la costumbre de colgar una rama de pino en la puerta de las casas donde se hace vino, donde se vende vino. Es lo que se llama sa mostra, o la muestra. La rama se va secando y va indicando cómo de avanzado está el proceso, desde cuándo hay vino en las casas. Lo había visto hacía tiempo en la zona del Empordà y me resultó simpático volver a encontrar esta simbología. 

Asomarse a los patios de estas casas era descubrir antiguas prensas, depósitos, fudres... Hasta en las aceras se ven las antiguas canalizaciones por donde se vertían los vinos que se avinagraban, las aguas de la limpieza de los lagares... 

Santa Maria Wine Days Mallorca

Visita a Bodegas Macià Batle 

Dentro del mismo Santa Maria se encuentra esta bodega moderna, cuidada y claramente orientada al enoturismo. Desde la recepción por la amable encargada de realizar las visitas se percibe esa sensación de profesionalidad. Toda la bodega está estructurada en un circuito perfecto que se inicia con imágenes de la historia de la bodega, colección de botellas y etiquetas antiguas de las misma, paso a los botelleros, a la zona de crianza y finalmente la zona de la cata, donde se nos dieron a probar los distintos vinos que elabora Macià Batle, vinos con una estética muy cuidada y calidad media, muy al gusto general y de fácil venta. A la salida encontramos la tienda de la bodega donde se pueden adquirir los diferentes productos gastronómicos y vinos de la zona. 

Es una de esas bodegas muy orientadas al turismo al turismo global. No es necesario saber de vinos para disfrutar de la visita y si se tiene cierto bagaje enológico se le saca partido a la parte de la cata de los vinos. 

Macia Batle

Visita y comida en Bodegas José Luis Ferrer 

Nos desplazamos hasta el pueblo que da nombre a la denominación de origen. En Binissalem encontramos la bodega José Luis Ferrer, todo un referente en la isla por su larga historia y su trayectoria. Esta es posiblemente la bodega más popular de la D.O., la más extendida por la península y a nivel internacional. Pepe Roses, adjunto de dirección y nieto del fundador de la bodega, fue nuestro guía y acompañante en la visita. Un tipo encantador, apasionado por el vino y con la capacidad de hacerte sentir como en casa. Pepe nos enseñó las zonas más antiguas de la bodega, con los vetustos depósitos de hormigón que ahora se vuelven a utilizar, después de muchos años denostados y olvidados por ese tufillo de los vinos de granel que todos tenemos en la memoria colectiva. Otra bodega más que utiliza el hormigón para elaborar sus vinos y que está dando muy buenos resultados. 

La bodega, que es una de las más grandes de la isla, cuenta con 120Ha de viñedo propio distribuido entre los cinco municipios que forman la denominación de origen (Binissalem, Consell, Santa Eugènia, Santa Maria des Camí y Sencelles).

La visita a la bodega está cargada de la historia de la isla, desde la llegada de Franco a Mallorca, la visita de Grace Kelly o de Maria Callas. Pepe nos contaba cómo su abuelo era un aficionado al tomavistas, teniendo una colección privada muy interesante donde a buen seguro descubriríamos a más de una celebrity de la época disfrutando del vino de más. Sin duda una de las bodegas más importantes de la zona, pero además con unos vinos muy interesantes. 

Aunque estamos acostumbrados a encontrar sus vinos con relativa facilidad, hacer un alto en el camino y volverlos a probar con plena atención desvela vinos muy interesantes, muy ricos. Los espumosos son una verdadera joya escondida, al igual que algunos monovarietales que nos ayudan a descubrirlos en estado puro. En esta línea de vinos monovarietales, la bodega anda inmersa en un proyecto que llevará el nombre de "Ferreret", un juego de palabras entre el apellido de la familia y el sapillo balear endémico de la zona. Gracias a esto pudimos probar unas barricas de gorgollosa, una variedad que no se suele vinificar como monovarietal y que a todos nos sorprendió por su frescura, su acidez y su precioso color violáceo (obviamente, estos experimentos irán fuera de la D.O.). 

Tras la visita comimos en la bodega con platos típicos de la zona, entre los que destacaría unos de los mejores cochinillas al horno que me he comido y los famosos fideos de conejo con pimienta negra, un plato picante y con un sabor contundente. Durante comida seguimos disfrutando de los vinos de la bodega, una muestra perfecta de cómo casan con la cocina de la zona. 

wine days mallorca 2015 bodegas jose luis ferrer binissalem

Acto Inaugural de Wine Days en Santa Maria
El acto inaugural tuvo lugar el sábado 2 de mayo y se realizó en el ayuntamiento de Santa Maria des Camí, municipio enclavado dentro del término de la D.O. Binissalem. En el salón de plenos del ayuntamiento asistimos al acto inaugural para desplazarnos después a la plaza Mayor del pueblo, donde pudimos ver el baile de gigantes de la “IX Trobada de Gegants”, un curioso acto folclórico que se realiza en diferentes zonas de España y que es cuanto menos curioso. Paseando junto a los gigantes llegamos a la zona de estands donde las bodegas de la D.O. daban a conocer sus diferentes productos. Un acto multitudinario donde 12 bodegas de la zona y 18 restauradores nos dieron a conocer todos sus productos. El buen clima entre los asistentes y el buen hacer de bodegas y organización, permitió que probáramos una buena muestra de los vinos que allí se elaboran.

Mención especial se merecen los representantes del Palatinado, región turística hermanada con la D.O. Binissalem, con una pequeña representación de vinos de la zona en la feria. No está mal degustar algún riesling entre vino y vino de la D.O. para refrescarse. 

Acto inaugural Wine Days Mallorca 2015

Visita a la bodega Vinya Taujana y paseo por Santa Eugenia

El domingo madrugamos para seguir con este Wine Days Mallorca. Como el ritmo de vida de la isla, las visitas son sosegadas, agradables, la gente abierta (¿dónde está el carácter isleño cerrado?) y amable, es un placer ponerse en pie y visitar nuevas bodegas. 

Vinya Taujana es una pequeña bodega cuyas instalaciones apenas ocupan una pequeña casa de campo con un sótano especialmente diseñado para conservar unas buenas condiciones para la crianza del vino. 

Volvimos a comprobar lo buenos que están los vinos de manto negro, la variedad por excelencia de la zona, así como los blancos de prensal blanca o moll. Con una superficie de viñedos de unas 12Ha, no es de extrañar que la familia Crespí no se plantee la exportación de sus productos que se consumen íntegramente en la Mallorca. 

Tras la visita a la bodegas dimos un paseo por la bonita población de Santa Eugenia, donde aprovechamos para comprar algo de sobrasada en la carnicería del pueblo que, afortunadamente, estaba abierta en domingo. 

De nuevo mi gran aplauso para la organización por cómo supo aunar el enoturismo con el turismo local, cómo descubrir pequeños lagares antiguos dentro de la población, las construcciones mallorquinas con sus típicas persianas que cierran las casa al exterior, posibles vestigios de las protecciones que hubo en otra época, cuando los piratas asediaban las islas del Mediterráneo. 

wine days mallorca 2015 Santa Eugenia y Bodegas Taujana

Visita a Bodega Binigual

El llogaret de Binigual, un pequeño nucleo de seis casas ha ido pasando de mano en mano a lo largo de su historia. Una alquería hortofrutícola con una pequeña granja de origen musulmán que pasó a manos de la iglesia, que construyó una nada desdeñable capilla, y que ha ido ampliándose con el paso de los siglos, desplazando cultivos hasta llegar hasta nuestros días donde las viñas desplazaron el monocultivo anterior de olivos. Actualmente la viña ocupa una extensión de 34Ha y el llogaret es un pequeño paraíso. 

En 1968 una familia alemana compró la hacienda y la restauró de forma exquisita, tal vez, el remozado mejor hecho que he visto de una bodega antigua. Una zona que había perdido todo su valor por la pérdida de interés del campo. 

Una anécdota curiosa es que estas casas estaban abandonadas porque el campo había dejado de ser rentable. En las familias se les dejaba a los hijos trabajadores las casas del campo, donde había un buen porvenir y a los hijos más díscolos los terrenos de la costa, que eran del todo pobres e improductivos. Pero la cosa cambió, el trabajador se quedó con unos terrenos que se debían de trabajar muy duro para conseguir apenas alimentarse y el hijo pródigo se encontró con unos terrenos en plena costa que se pagaban a precio de oro. 

Charlotte Miller nos acogió en su preciosa bodega y nos mostró el fantástico entorno creado, además de poder probar los vinos que se elaboran. En líneas generales vinos muy interesantes, con un perfil muy trabajado, se nota que se busca el hacer un vino de alta calidad, con un trabajo de barrica muy fino, tal vez el mayor problema de los vinos que en general íbamos probado en los distintos momentos, vinos más rústicos que aquí se afinaban. Aquí el manto negro se mezcla mucho con la syrah, muy abundante en la zona y la cabernet, buscando vinos de corte más atlántico, incluso afrancesado.

Trato excepcional de nuestra anfitriona y su equipo con quien, junto a Margarita Amat, Directora tècnica CRDO Binissalem, pudimos tener una larga charla sobre los vinos de la zona, la situación de la isla en general y del mundo del vino. 

wine days mallorca 2015 Binigual

Visita a las viñas de Celler Sebastià Pastor
Me encantó. Sencillamente. Sin duda la visita más austera del programa, pisando la viña, con Sebastià hijo dándonos una lección del amor la tierra y la viña. Escucharlo hablar de sus viñas pone los pelos de punta, prácticamente no habla de la bodega, y eso que es enólogo formado en el Priorat. Nos explicó cómo el problema de la syrah se está llevando la mayoría de las vides de esta variedad que se reinjertan con nuevas otras variedades, en su caso volviendo a la apuesta de la autóctona manto negro.

Con los zapatos manchados por el polvo rojo de la tierra de la viña, nos fuimos a un pequeño cobertizo semiderruido donde en una modesta mesa plegable nos sirvieron unos vinos con una personalidad tremenda. Desde un espumoso de prensal blanc y chardonnay que nos cautivó a todos, hasta los manto negro marcados por un fuerte terroir. Sin duda la pasión se transmite a los vinos y lo que nos demostró este joven enólogo es que el esfuerzo y el amor por el buen trabajo da buenos frutos. 

Cepa de manto negro

Y con este intenso programa, un servidor se fue de allí con una sensación de bienestar, de querer volver a la zona a seguir probando vinos, a visitar las pequeñas bodegas de la isla, de visitar las encantadoras poblaciones y seguir viviendo más días de vino en Mallorca. 

Especial mención a Margarita Amat y a Cristina Besa no sólo por su generosidad en amabilidad y tiempo con nosotros, que fue excepcional, sino por su buen hacer, por la buena organización de un evento que sin duda irá creciendo y que seguiremos de cerca. 

¡A por el III Wine Days Malloca 2016!

  1. #1

    lomestre

    Excelente crónica Dani!! A ver si en el siguiente Wine Days no ando tan liado y me puedo pasar por alguna de las experiencias.
    Saludos,
    Antoni.

  2. #2

    Dani C.

    en respuesta a lomestre
    Ver mensaje de lomestre

    Estuve muy bien Antoni, la verdad es que bien merece la pena. Lo dicho, al organización estuvo a la altura y montó un evento modesto pero que cumplió al 100% con el objetivo de dar a conocer los vinos y su región.

    Saludos
    Dani

  3. #3

    G-M.

    Vaaaya currada que te has pegao. Guapo post.

    Veo que te ha gustao mi truqui para no tener que andar con engorrosas maquetaciones... ;-)

    Un abrazo

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar