Blog de Verema.com

Recaredo. 50 aniversario del cava Reserva Particular 1962-2012. 12º Encuentro Verema

La celebración del 50 aniversario del cava Reserva Particular de Recaredo, o mejor el reestreno de aquel evento del año pasado, fue uno de esos instantes especiales que la vida nos regala. Llamadme exagerado si queréis pero los que allí estuvieron saben que no estoy almibarando en absoluto las sensaciones.

Cata de Cavas Recaredo en el 12º Encuentro VeremaImagino que como a todos vosotros, buenos aficionados al vino, la posibilidad de compartir los vinos con sus autores abre una vía emocional inopinada. El discurrir de la cata de la mano de Ton Mata, el degüelle manual “in situ” de todas y cada una de las botellas que se bebieron (dejadme que utilice este verbo porque me parece que es más honesto con el vino, aunque eso sí, haciendo la aclaración de que incluyo en el término las facetas de degustación, introspección, disección y análisis del vino), y la música de Omar Sosa, pianista y compositor cubano, que nos acompañó en cada vino con una composición ad hoc, generaron una atmósfera cómplice y sincera. La magia corrió a cargo de la Reserva Particular.

Comenzó Ton Mata advirtiendo que adjetivar el vino es algo que cuesta. Es cierto, y yo añadiría que muchas veces es algo que también sobra si las sensaciones invaden el territorio de las emociones. Los cavas Reserva particular de Recaredo son la más fiel expresión de la filosofía de esta familia, que entiende que la mejor manera de conectar con la tierra, con la naturaleza, y dejar que se expresen es elaborar exclusivamente cava brut nature. No puedo más que compartir ese punto de vista: aquí, la quintaesencia de la casa no es el edulcorante licor de expedición, son los viñedos de xarel•lo y macabeo de las fincas Pedra Blanca y Can Romeu, es la fermentación en barrica del vino de macabeo, y es esa crianza marca de la casa utilizando siempre tapones de corcho.

Recaredo Reserva Particular 2001

Juventud, pletórica y fresca.
Amarillo pajizo, reflejos dorados, brillante. Manzana, mantequillas y crema. Elegante, seco en boca, acidez perfecta, fresco, muy fresco, natural, tostados de madera, hinojo, sotobosque.

Recaredo Reserva Particular 1999

Pureza hecha vino, la pureza de un año frío y seco. Excelente forma de celebrar en esta añada el 75 aniversario de la bodega. Muy floral al inicio, también frutal, la barrica, los cereales y los tostados aparecen después. Vino telúrico.

Recaredo Reserva Particular 1996

Es este un vino tremendo, que juega en otro campeonato. Superior.  Josep Roca dijo de él que daba valor a la austeridad. Fresco y profundo. Pletórico, sutil, fino y elegante. Muy serio y seco en boca: tostados y chocolate blanco. Amargoso final.  Hierba seca, sotobosque mediterráneo, cremas y mantequilla.

Recaredo Reserva Particular 1993

Vino viejo y sabio. Salino, cedro, frutos secos. Floral, manzana compotada y sidra. Muy reducido de entrada, le cuesta abrirse dando lugar a cremas, ahumados y tostados. Más fino en boca, más ligero. Tranquilidad y austeridad.

Recaredo Reserva Particular 1991

“Cuando las lías se visten de gala” en palabras de Josep Roca. Flor blanca, fresco y ácido.
Notas amiledas de la faceta dulce de la crianza sobre lías. Salinos, frutos secos, calcio, y notas metálicas. Boca muy madura.

Recaredo Reserva Particular 1984

Elaborado con uva proviene exclusivamente de finca Pedra Blanca, es la añada más antigua que tienen en estos momentos en la bodega.
Posee un comienzo ya pleno, con todas las características de la casa: mantequilla, crema, manzana, evolucionando hacia los ahumados. En boca es muy largo, fresco todavía. No hay azúcar residual alguno, el equilibrio existe entre lo ácido y lo amargo. Es la mejor forma posible de expresar el suelo y la naturaleza que puede tener un brut nature. Es pura emoción callada.

Cata de Cavas Recaredo en el 12º Encuentro Verema   Cata de Cavas Recaredo en el 12º Encuentro Verema

Mientras acabo de escribir este texto estoy escuchando el tema “Esperanza” de Omar Sosa en su álbum “Calma”. Y no dejo de pensar en como la música es capaz de transportarnos y proporcionar sustento a nuestras almas. Exactamente igual que el buen vino. Reconforta conocer a familias como la familia Mata, unidas de semejante forma al territorio y a una manera de hacer las cosas que son capaces de transmitir con sus vinos sinceridad y una manera de estar en el mundo. Muchas gracias.

Iñaki Blasco.

  1. #1

    Dani C.

    Buena crónica Iñaki, la verdad es que esa cata era una de las más me gustaban del programa del Encuentro. Se nota que lo pasaste realmente bien.

  2. #2

    Paco Higón

    Qué alegría volver a leerte por estos pagos Iñaki.....!!!! Salut

  3. #3

    Iñaki Blasco

    en respuesta a Paco Higón
    Ver mensaje de Paco Higón

    Gracias a los dos, guapos. La cata fue francamente emocionante. Uno de esos lujos que nos proporciona el encuentro verema.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar