Gota a gota en Verema

¿Falsa o no?

dibujoEl año pasado leí "The Billionaire´s vinager". Un libro que disfruté mucho ya que trata un hecho real de manera novelesca haciéndolo muy entretenido. En él desfilan varios personajes dentro del mundo del vino, unos muy conocidos, otros no tanto: Michael Broadbent, director por muchos años del departamento de subastas de vino en la casa Christie´s, Serena Sutcliffe (Sotheby´s), Robert Parker, Hardy Rodenstock,(expublicista y promotor musical), William Ingraham Koch, (petrolero y coleccionista de vinos), entre otros muchos. A raíz de las andanzas de Rodenstock, el comercio de botellas de añadas del siglo XIX, ha sufrido grandes descalabros. Las pocas botellas que quedan, la gente no las compra por temor al fraude. En la pag. 207, casi al final dice muy claro: "Starting with its 1988 vintage, Chateau Pétrus became one of the first winemakers to take steps specifically to combat counterfeiting, introducing a label containing a hidden code visible only under ultraviolet light". Bastante escondido o debo de aceptar que he sido timado. Acabo de meter a mi bodega una lamparita de luz ultravioleta esa que se usa para los billetes falsos, y he puesto a prueba un Pétrus 2001. No aparece ningún código. La compré en una tienda en EE.UU., una tienda a la que que no he vuelto. Fue mala idea comprobar su autenticidad, ahora tengo más dudas que antes.
Y hablando de falsificaciones, o más bien de sitios en la red que han sido ocupados, no precisamente por quienes debieran tener el dominio. Me acabo de meter a chateaupetrus.com y resulta que no es el famosísimo Chateau. Si alguien tiene el sitio se lo agradeceré, mi intención es despejar mis dudas directamente en la bodega.

  1. #1

    anonimo

    Ya sabes eso de que Charles Chaplin quedó tercero en un concurso de imitadores de Charlot. ¿Se reconocería en cata ciega la botella falsa/verdadera? }:-/

    Saludos,

    Jose

  2. #2

    BenjaminBerjon

    Pues no lo sé. Mi contacto con los Pétrus ha sido esporádico y bastante raro. El primero fue hace unos diez años, cada vez que visitaba la tienda donde lo vendían bajaba de precio, hasta que un buen día lo compré junto con un amigo, se trataba de un P. 86. La descorchamos después de un año con nuestras respectivas esposas, esperando que al probarla bajaran angelitos a cantarnos al oído. Nada de eso pasó. ¿Espectativas muy altas?. Después llegó un amigo con un Pétrus 88, que se había ganado en una rifa. La compré junto con mi grupo de Cata. Dividido entre 10, nos tocaría poco pero también pagaríamos algo razonable. El resultado fue el mismo, nada que te llevara al Paraíso. Yo pienso que con este tipo de botellas las espectativas tan altas hacen que te lleves en la mayoría de los casos una decepción. Si a esto le sumas que no apareció el dichoso código en la etiqueta, acabas con los ánimos muy bajos.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar