Gota a gota en Verema

Anti-vino a mano armada...

antivino-a-mano-armada3Sin dejar de lado el goce de poder escribir para otras personas y poder hacerlo de manera libre y sin ninguna atadura, más que en el caso del respeto a la política de cada blog. Me siento hasta cierto punto obligado a echar un vistazo a lo que escribe la gente en la "enoblogosfera", sobre todo los dedicados al vino y la gastronomía. Para mi sorpresa hay mucho de donde escoger, hay gente que lo lleva de manera muy profesional y otras no tanto, pero al final cada quien es libre de escribir lo que le plazca. Es así como he llegado a otros blogs de entusiastas del vino en México. Me llama la atención el de Rafa Ibarra, por su frescura y la pasión que contagia. Allí he visto el cartel: Anti-vino a mano armada, me ha hecho mucha gracia, ya que siendo víctima en más de una ocasión de abusos por parte de tiendas, restaurantes y wine bares, jamás se me hubiera ocurrido tal campaña. Al final todos pierden ya que el consumo es mucho menor que si vendieran el vino ponderando el volumen y no los altos precios. La última vez que me sentí asaltado, fue hace unos meses, cuando fuimos mi esposa y yo con otra pareja a cenar a un restaurante de mucho postín. Yo francamente no me acuerdo que botella llevaba, ni siquiera me acuerdo si era tinto o blanco, pero sí puedo asegurarles que no valía más de 20 verdes. El mesero, al ver que sacaba mi botellita, se acercó de manera disimulada, y me dijo susurrando al oído: ¿Ya le dijeron lo que vale el descorche?. Ante tal pregunta me imaginé lo que venía después. $500 pesos (35 US dlls). Indignado volví a meter la botella en la bolsita de neopreno y le pedí la carta de vinos. Para muchos restaurantes debe ser una pesadilla que alguien llegue con las mismas botellas de la carta, y que encima quieran desorcharlas casi de forma gratuita. Pero este no era el caso. La carta de este lugar en particular tiene dos o tres cosas interesantes pero a precios de extorsión. Así podría seguir hablando de muchos restaurantes donde pocos escaparían de la lista negra. Para completar el cuadro debo decir que los que más cobran casi siempre deja mucho que desear su servicio. Cuando no son las copas, es la temperatura a la que se sirve, la falta de oficio para descorchar etc., etc., También me ha hecho gracia de este cartel que va dirigido a los restaurantes. Qué hay de los bares de vino y algunas tiendas, y algunos productores. Claro que al final donde más inflán los precios son los últimos de la cadena. ¡Ojalá! y sólo como una inocente petición los precios bajen y el vino corra por las copas de todos quienes bebemos vino fuera y dentro de casa.

  1. #1

    Rayco

    ....ese es un cancer muy extendido en la hosteleria, resulta que los ultimos de la cadena estan intentando atracar al consumidor (cliente)...pero el daño real y mas tangible se lo estan haciendo a las bodegas y a los que de verdad queremos el vino.

  2. #2

    BenjaminBerjon

    Hola Rayco:

    ¡Bienvenido! a este espacio. Tengo la fortuna de contar con varios amigos hosteleros. A quienes les va bien con sus precios altos, no les preocupa en lo más mínimo. Pero hay quienes no venden volumen, muchos de ellos sin reflexionar que bajando precios, pudieran tener más ventas y así más rotación, cerrando un círculo virtuoso, ya que el cliente se va satisfecho y el vino pasaría a ser un complemento, y no necesariamente su principal fuente de recursos. Esto en el caso de los restaurantes.

    Saludos


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar