Compartir Mesa

Quien paga manda, pero quien paga, a veces se equivoca

Ayer, en su Facebook, se publicó el próximo cierre del restaurante Gadhus. Hoy, en el periódico Las Provincias, Javier Trellis da cuenta del cierre de Q de Barella. Nunca es bueno que, un negocio (de lo que sea) eche el cierre. Por ende, siempre provoca tristeza que los fogones de un restaurante se apaguen. Decía hace poco en un comentario Dani Cervera (al cual no hace falta presentarlo, ya que es ampliamente conocido por todo aquel que este leyendo este escrito), que el tridente actual valenciano en restauración lo formaban: Q de Barella, Gadhus y Saiti. Creo que acertaba plenamente en su afirmación. Pues bien, en escasas 24 horas, dos de los tres, cierran. Es inevitable el pararse a pensar el porqué se produce esa circunstancia.

A Q de Barella fui en cinco ocasiones. A Gadhus (tanto en Rocafort, como en Valencia) bastantes más. A Quique Barella lo conozco de haber intercambiado alguna charla en su restaurante, pero estoy seguro que, si me vuelve a ver no tendría ni idea de quien soy yo. A Alfonso lo conozco y, me tengo por un amigo y admirador tanto de su parte profesional, como de su parte humana. Digo esto porque no conozco tan en profundidad un local como el otro. En cualquier caso, para mi, aunque se trata de dos maneras diferentes, muy diferentes de enfocar la gastronomía, de conceptos muy alejados entre sí, la sensación que me queda es que no ha habido justicia con ellos. No me gustaría ni comparar, ni que esta reflexión se tomara con que los dos casos son iguales. Nada mas alejado de la realidad. Imagino que cada uno habrá tenido su recorrido, su problemática y, lo único que, al final les ha unido, ha sido coincidir en el tiempo en su cierre.

Más allá de esas circunstancias, bajo mi punto de vista, lo único que me ha quedado claro es la sensación de que ambos han desembocado en la circunstancia del cierre por defender su manera de entender la gastronomía. Con Alfonso, esta sensación la tengo como verdad absoluta. Con Quique Barella la sensación es una intuición, por lo cual no puedo ser tan rotundo. Pero en cualquier caso, creo, que han sido fieles a lo más difícil de ser fiel: A ellos mismos. Cualquiera de los dos, si hubieran sido capaces de plegarse no ya a impulsos, modas o postureos mediáticos, sino a la demanda de la gente, no hubieran cerrado. Porque, de lo que estoy plenamente convencido, siguiendo el hilo argumental que relataba con la cita de Dani Cervera, es que capacidad profesional les sobra para eso y para más. Si hubieran renunciado a sus principios y a sus bases, supongo que tentaciones habrán tenido, este post no se hubiera escrito. Y eso, para mi, dice mucho en su favor.

No es fácil, nada fácil, encontrarse con gente integra en sus planteamientos y que aguanten situaciones que se les vuelven en contra y, a pesar de eso, no cedan. Sinceramente no creo que se hayan equivocado. O quizás, en lo que se equivocaron fue en el emplazamiento del local. Ese puede haber sido su fallo. Estoy convencido que, en otra ciudad, hubieran reventado el local. No ha sido así. Sé que ahora habrá quien diga que, todo es más fácil: Los clientes son soberanos y ellos mandan. Ellos pagan, ellos mandan. No puedo compartir ese planteamiento tan simple. Por supuesto que eso es así, pero también es verdad, que a muchos de los que pagan les importan más otras cosas que lo que tienen en el plato. Por tanto, sin dejar de asumir que quien paga manda, no es menos cierto que hay restauradores que no se dejan mandar.

Dos de los tres tridentes de la gastronomía en Valencia cierran. Los echaré de menos. A uno lo seguiré visitando en Malkebien, al otro espero visitarlo en otro local. Mala noticia, pero, para mi, no deja de ser ilusionante el saber que todavía hay gente que, por encima de todo son fieles a si mismo, porque de esa fidelidad, ineludiblemente surgirán creaciones que me harán disfrutar. Y porque, no nos engañemos, para mi es una muy buena noticia que el idealismo, la personalidad y el romanticismo prevalezcan frente a otros valores que cambian en función de modas fatuas y superfluas.

No pienso que ninguno de los dos proyectos ha sido un fracaso. Cuando uno hace lo que cree que debe de hacer, lo que le hace feliz y no triunfa, no es un fracaso. Habran habido errores, pero no es menos cierto que hay restaurantes de similares precios a estos que siguen abiertos, incluso llenan continuamente, que, en mi opinión, no les llegan ni a la altura del betún a los que ahora se van a ir. Seguro que estaré equivocado, pero prefiero pertenecer a la minoría independiente que a una mayoría que no entiendo. Cosas que pasan... Creo que, perdemos más los clientes que ellos. En cualquier caso mi absoluto respeto y admiración, por su labor profesional y por su enorme personalidad

Quien paga manda, pero quien paga a veces también se equivoca. Y muy a mi pesar, creo que los valencianos nos hemos equivocado… Pero bueno, tampoco hay que ser muy listo para, al final, saber que tenemos lo que nos merecemos (para bien o para mal).


Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado, un esfuerzo total es una victoria completa.

Mahatma Gandhi (1869-1948)


Es imposible vencer a quien nunca se rinde.

Babe Ruth

Los usuarios también visitaron

  1. #1

    Dani C.

    ¿Sabes Javier? Ni pierde Alfonso ni pierde Quique. Pierde Valencia en su calidad y variedad gastronómica...

    Un abrazo para todos.
    Dani

  2. #2

    G-M.

    Desde luego, qué mala noticia. Qué malas noticias.

    También eran de mis favoritos, joé, voy a echar de menos a ambos, en especial a Gadhus, le tenía un cariño especial, pero también a Barella, con sus mar-montaña brutales y su valencianidad actualizada.

    Un abrazo

  3. #3

    Gastiola

    Me gustaría pensar que yo también pertenezco a esa minoría independiente. Siempre he dicho y estoy más que convencido de ello que las minorías son las que tienen razón. Por aquí también veo cerrar o pasarlo muy mal a restaurantes que lo hacen de maravilla en "pro" de locales de moda que "dan de comer", eso sí, en locales "preciosos" y muy "decorativos". Algo está cambiando y creo que no precisamente para bien. Un abrazo.

  4. #4

    Otilio Haro

    Un pena. Me quedo finalmente sin ir a Q de Barella. Les deseo lo mejor. Me da rabia en el caso de Gadhus, y más habiendo encontrado Alfonso a un pedazo de cocinero como es Richi con el que se complementaba perfectamente. Al menos tuvo claro desde el principio que no se desprendería nunca de Malkebien.

    Un abrazo, Mr. Wayne.

  5. #5

    Dani C.

    en respuesta a Otilio Haro
    Ver mensaje de Otilio Haro

    Fíjate, yo a Q de Barella he ido más que a Gadhus. Desde que me presentaron a Quique Barella en La Sucursal lo he seguido, en El Alto de Colón se expresó formalmente, lo dio todo y fue cuando realmente lo descubrí. En su periplo de autónomo lo habré visitado unas diez veces, tal vez más, hasta monté allí mi cata para la Peña la Verema. Repito, pierde Valencia, Quique tendrá trabajo en breve y sabremos de él, veremos en calidad de qué.

  6. #8

    Compartir Mesa

    en respuesta a Gastiola
    Ver mensaje de Gastiola

    Lo has clavado. Demasiada parafernalia y demasiado postureo.
    Un abrazo

  7. #9

    Compartir Mesa

    en respuesta a Otilio Haro
    Ver mensaje de Otilio Haro

    Iras a un nuevo proyecto de Quique Barella . Seguro que dentro de nada estara en otro sitio. Y a Alfonso siempre le quedara Malkebien....

  8. #10

    Juanjosantos

    Creo que está todo dicho ya.

    Una pena ambos cierres. Pierde Valencia, pero no sólo ella, sino los que, como yo, algunas veces al año, la visitamos para disfrutar, entre otras cosas, de su gastronomía.

    Como bien comentáis, en el caso de Alfonso, siempre nos quedará visitarle en Malkebien.

  9. #11

    Artax

    Creo que la ubicación de Jorge Juan Es mala. Malkebien lo visité poco Por su ubicación y siendo asíduo de Habitat y de la galeria, no fué hasta hace poco que me enteré que Gadhus estaba allí. Nunca hubiera pensado comer en esa terraza, porque prefiero Los sitios discretos, además de que el alquiler del local debe ser como para mirárselo. Una pena.

  10. #12

    Elmesias

    en respuesta a Artax
    Ver mensaje de Artax

    Se puede comer dentro y es mas discreto.

  11. #13

    Selecta

    Pues yo sigo diciendo que no entiendo nada, he ido varias veces a Gadhus y me ha parecido siempre extraordinario en todos sus conceptos, en su situación (aunque unas galerías no sea el mejor lugar, pero aún así...), en su cocina, en su "gente" (todos estupendos) y por supuesto una RCP insuperable..bien es verdad que al principio había más gente y últimamente me parecía que había menos gente...supongo que el motivo será económico, pero termino como empecé, sigo sin entender nada...

  12. #15

    Selecta

    en respuesta a Compartir Mesa
    Ver mensaje de Compartir Mesa

    Me conforta oírtelo decir...aunque ya sabes que mal de muchos...

  13. #16

    chini

    en respuesta a Compartir Mesa
    Ver mensaje de Compartir Mesa

    Comparto contigo cada una de las palabras que has escrito amigo, pero, pensándolo fríamente Javier, no deja de rondar por mi cabeza que un restaurante no deja de ser un negocio.Y por tanto, a veces hay que hacer cosas que van en contra de tu voluntad para poder seguir adelante.

    Un abrazo fuerte

  14. #17

    Compartir Mesa

    en respuesta a chini
    Ver mensaje de chini

    Pues no digo que no tengas razón Vicente.............Pero es , por lo menos triste..........
    Un abrazo

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar