Blog de Verema.com

Los grandes vinos de pago de Abadía Retuerta y la cocina del restaurante Vertical

A veces la vida te sonríe y estás invitado a festivales enológico y gastronómicos como el que el pasado lunes 28 de mayo pude disfrutar. Nada más y nada menos que una cata de los grandes vinos de Abadía Retuerta maridados con la cocina de Jorge Andrés, cocinero del restaurante Vertical, galardonado con una estrella Michelin.

angel anocibar pascal delbeckPara presentar los vinos quién mejor que el padre de las criaturas, Ángel Anocíbar, enólogo de la casa, bajo la batuta de Pascal Delbeck

Ángel Anocíbar nos presentó las instalaciones de la mismísima Abadía Retuerta, cuya construcción data de mediados del siglo XII y en la que se empezaron a elaborar vinos para el comercio casi desde su fundación. En 1931 fue declarada Patrimonio de la Humanidad y en 1996, Pascal Delbeck crea la bodega actual y empieza este sueño en la Ribera del Duero.

Con un claro esmero por obtener la máxima calidad de la uva, Ángel menciona una frase importante en la filosofía de dicha de bodega, aunque parece que cada día el mundo del vino lo tiene claro primero la uva y luego el vino. A la vez que menciona que se trata de llevar un cultivo ecológico, no duda en mencionar que siempre y cuando se pueda. Se trata de ser ecológico, siempre y cuando, la propia naturaleza lo permita, no ser ecológico a toda costa. Este planteamiento particularmente me gusta, ya que creo que es lo más sensato que se puede hacer a la hora de elaborar vino. De hecho, en Abadia Retuerta se utilizan las últimas tecnologías, como la instalación de estaciones meteorológicas, los molinos antiheladas, el análisis exhaustivo en laboratorio, etc.

Que-es-un-ovi-vino-retuerta

La bodega, ideada por el propio Pascal Delbeck, aprovecha al máximo la fuerza de la gravedad, con total ausencia de las bombas y el uso de los famosos OVIs que tanto han dado que hablar, que al final no son más que carros que se izan a lo alto de la bodega para transportar la uva al depósito sin tener que bombear nada. 

Otro dato curioso de la bodega, aunque ya lo había oído antes, es la crianza a temperatura variable, controlando la temperatura pero acorde a la época del año en la que se encuentra. Es decir, que la salas de crianza están a una temperatura mayor en enero que en agosto. 

Los vinos de Abadía Retuerta

Vayamos al lío:

Abadia Retuerta Selección Especial 2009: ¿Esto es un básico? Mientras esperamos a los tardones a la cita y, puntual que es uno, tomamos este vino y ya me pareció un vino excelente. Lo había probado en anteriores añadas pero esta vez lo encontré más redondo, más hecho para ser un 2009. En la mesa, tras las explicaciones de Ángel, aun lo encontré mejor con un poco de tiempo de orientación. Es un vino excelente, sobre todo por su gran relación calidad/precio, por aunar la potencia con la elegancia. Más sorprendido me quedé cuando nos presentaron el primer maridaje propuesto por Jorge Andrés: steak tartar con wasabi. Bueno, carne cruda con un punto especiado, el wasabi sumamente ligero que le aportaba frescura al plato y también al vino. Sobre el steak una fina gelatina de frutos rojos (si no me equivoco) y un plato que no solo aguantó, sino que potenció los sabores de este Selección Especial 2009 de Abadia Retuerta.

Abadia Retuerta Pago Negralada 2009: El tempranillo de la casa. Empezamos con los vinos de pago de la bodega y empezamos con un tempranillo con personalidad. Es un vino con una estructura brutal, tanto en boca como en nariz. Un vino expresivo, muy fresco en nariz y con un peso de fruta en boca exquisito. Uno de esos vinos que te hace enarcar las cejas, coger la botella, tratar de descubrir cómo narices han hecho para hacer que esté tan bueno. Ante tanta potencia uno no puede más que sonreir cuando Javier Andrés anuncia en la sala que el maridaje va a ser hamburguesa de sepia con mayonesa elaborada con el mismo vino. Y te hace sonreir porque piensas ahora sí te has pasao. Lo peor es que no, que la hamburguesa no solo está buena, sino que aguanta el tipo. El vino limpia la parte grasa de la mayonesa y cualquier sensación que haya dejado la sepia en boca... pero no arrasa, es un vino elegante y comedido. Sin duda ganará en botella, pero ahora mismo es un vinazo.

Abadia Retuerta Pago Garduña 2009: O como la syrah puede dar tanto de sí. Tanto en nariz como en boca me despistó en un primer momento. Al ir oxigenándose ya encontré ese carácter varietal de esta uva que tanto me gusta. Este vino es más fino, el más lácteo y avanillado de todos los que catamos, lo que la hace más domado, más fácil de beber sin renunciar a una musculatura envidiable, a una acidez fresca, cortante... Un vino cambiante cada vez que lo acercas a la nariz, o a cada sorbo que le das. Un syrah que rompe esquemas con un marcado terroir. Para este angelito de 130Kg, porque aunque es todo finura y bondad, no deja de ser un peso pesado, el restaurante Vertical nos preparó unos garbanzos con tripas de bacalao, ajoarriero y gamba casi cruda. Aquí la artillería pesada hizo frente a este vino, pese a no aparecer la carne, que asociamos instintivamente como plato contundente. Estos garbanzos ya los había probado en La Sucursal en la cena de clausura del 11º Encuentro Verema y ya me conquistaron, aunque en esta ocasión los tomamos con champagne y eso es más fácil. 

Abadia Retuerta Pago Valdebellón 2009: Y aquí casi sacamos a hombros a Ángel Anocíbar. Vaya vinazo, sin lugar a dudas, uno de los mejores cabernet sauvignon españoles que he probado. Y es que pese a ser un vino opulento también tiene una elegancia y una frescura difícil de encontrar en estos vinos tan potentes. Sin duda un vino que puedes degustar con platos que lo soporten o simplemente abrirlo y degustarlo tranquilamente mientras lees un buen libro o miras el mar. La apuesta del restaurante Vertical para esta ocasión fue un pollo en su propio jugo con un fondo de pericana. Los que me conocen saben que no como pollo, así que de este plato no puedo decir nada, más que a mi alrededor todo el mundo se lo comió y a los pregunté me dijeron que estaba riquísimo.

Abadia Retuerta Petit Verdot 2009: O el grandullón de la casa. Si el Pago Valdebellón es un vinos inconmensurable, agárrate fuerte cuando pruebes este Petit Verdot de máxima expresión. Un vino casi masticable, con una acidez excelente que lo hace fresco pese al potente ataque de fruta y notas tostadas. No es un vino de corte moderno, tampoco lo encajaría en los clásico. ¿Qué es? Pues prefiero no encasillarlo y decir que, de nuevo, nos encontramos con uno de esos vinos que sirven tanto de cata, de copa de disfrute hedonista, como de vino de mesa, con todo el sentido positivo que tiene para mí esta expresión. Acabamos con una royal de rabo de toro deshuesado y foie. La calabaza y el foie me recordaron en cierto modo a los atributos del vino, ese toque graso y fresco a la vez, esa conjunción de potencia y elegancia. El rabo de toro sería la enorme estructura que presenta este vino.

En definitiva, solo me queda expresar mi máxima gratitud a Álvaro Pérez, director de Marketing de Abadia Retuerta, por invitarnos a esta cata de estos grandes vinos, al restaurante Vertical por su excelente servicio, atención y cocina, y felicitar a Ángel Anocíbar, un tipo encantador con el que da gusto hablar sobre sus vinos, por sus grandes "criaturas". 

jorge-andres-vertical-angel-anocibar-javier-andres-vertical.abadia-retuerta

 

 

  1. #1

    Jose Contreras

    Dani, buenísimo artículo, con tu toque personal habitual. Lamentablemente, tú lo sabes bien, me perdí ese festival por estar enfermo por lo que me asalta una envidia "sana" al leer este articulo. Me hubiera gustado haber podido estar, muy especialmente por hablar con Angel Anocíbar, al que tengo muchas ganas de escucharlo en las distancias cortas. En fín, otra vez será.

  2. #2

    Paco Higón

    en respuesta a Jose Contreras
    Ver mensaje de Jose Contreras

    Que envidia... !!! en mi caso el peso de las obligaciones familiares me impidió disfrutar de esa magnifica cata.... pero he disfrutado leyendo tu relato...

  3. #3

    Dani C.

    La verdad es que os perdisteis una buena. Los vinos espectaculares, como siempre, pero el tener a Ángel allí fue todo un lujo. De Vertical, su servicio y su cocina qué os voy a contar que ya no sepáis.

  4. #4

    Jlggg

    Me ha gustado la crónica. Yo también me la perdí y ni estaba enfermo ni tenia obligaciones familiares...en fin.

    Saludos

    José Luis Giner

  5. #5

    Paco Higón

    en respuesta a Jlggg
    Ver mensaje de Jlggg

    :-(

  6. #6

    Jlggg

    en respuesta a Paco Higón
    Ver mensaje de Paco Higón

    Pues que no sabia de su existencia.

    Saludos

    José Luis Giner


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar