Blog de Verema.com

Vinos dulces de Alicante para esta Navidad.

Los vinos dulces en Alicante son una producción minoritaria. Sin embargo su tradición cultural, su amplia gama y sus personales características los han hecho más famosos  que incluso sus estupendos vinos tintos tranquilos (estos sí mayoritarios).

 

A ello contribuye sin duda el peso de una tradición. Una tradición enológica que ha estado durante años formando parte de una cultura gastronómica de pura esencia mediterránea. Junto con la almendra, la miel, las frutas frescas y las secas, los moscateles han formado un muestrario perfecto de agricultura variada, minifundista, de tradición árabe, casi inalterable durante siglos. Y de perfecto entendimiento hombre-campo.

 

El terroir en los vinos dulces de Alicante: moscateles de la Marina Alta

 

Los moscateles de la Marina Alta, en concreto, han combinado a la perfección la rica cualidad del suelo, con un clima muy suave y presencias considerables de humedad: tanto la que proporciona un suelo arcilloso formado por las torrenteras de valles y altas montañas en esta comarca; como la que proporciona la presencia de una brisa marina que crea un microclima particular. Las brisas levantinas acceden al territorio por pasajes entre montañas y caen lentamente por las mismas creando un techo de humedad y una cubierta vegetal muy rica. Así la moscatel de Alejandría puede crecer combinando los minerales de ese suelo y las suaves brisas del mar. Es una mezcla peculiar en un territorio donde se encuentran importantes macizos montañosos de los que los más visibles son el Peñón de Ifach o la sierra del Montgó de Denia y que la aísla por completo del resto de comarcas. Así el resultado de esta uva es la personal y más espléndida versión de moscateles que se pueda encontrar en toda Europa.

 

Bruno Murciano, lo señalaba hace un año cuando asistió a Gata de Gorgos a una cata de moscateles de esta comarca y los contrastó con otras zonas españolas y centroeuropeas. La intensidad aromática, el cuerpo ligero pero contundente, la expresividad del terreno en el que se encuentra –algo muy otorgado a los vinos tintos de autor y de alto precio, pero también propio de estos moscateles- son cualidades muy personales. Incluso bodegueros hay que han intentado buscar moscateles en otras zonas, han tenido finalmente que volver a esta zona para buscar la máxima calidad porque aseguran no se dan los mismos parámetros.

 

Este moscatel es capaz de ser versátil y ofrecer una gama de vinos muy completa. Y en ninguno de ellos deja de ser personal ni defectuosa. Desde los vinos secos a los vinos de moscatel dulce o a las mistelas. Moscateles naturalmente dulces o moscateles con añadidos vínicos; o moscateles espumosos, con crianzas en barricas, o jóvenes y espléndidos. Y la gama de color que es capaz de rozar la máxima palidez a llegar a los tonos ambarinos o cobrizos de envejecidos moscateles. Tanta riqueza es un patrimonio particular dentro del Patrimonio de la Dieta Mediterránea.

 

Además este patrimonio propio del sur de España traza una curiosa línea cultural entre el levante español uniendo Málaga y Alicante con un paisaje común – el de las montañas pegadas al mar y ricos valles- y el de la tradición árabe del moscatel y de la pasa. Ambas zonas comparten esta variedad y la tradición del vino dulce. Y ambas zonas también han actualizado sus vinos hoy en día ampliando la gama, ofreciendo vinos exquisitos para un consumidor moderno de gustos refinados, pasando de la tradición a la modernidad.

 

Vinos dulces de Alicante: Tintos

 

Pero no solo de moscatel vive Alicante. Junto a estos alegres vinos, Alicante también vuelca su tradición en los vinos tintos dulces. Son una de las mayores sorpresas en una cata y su potencial se ha ampliado en los últimos años con la aparición de una mayor y mejor gama que ha sabido unir de nuevo este gusto de origen islámico por lo dulce con la exquisitez de la gastronomía moderna. Así lo reconoce por ejemplo Paco Torreblanca quien marida sus postres con estos deliciosos productos de oscura tonalidad pero de iluminador paladar.

 

En este caso, los vinos dulces de Alicante de monastrell han sabido mostrar toda la espléndida fruta y expresión del terreno que los acompaña. Bien sea con los añadidos de alcohol vínico (vinos de licor) o bien por medio de la transformación de su azúcar de forma natural, tan arraigada en la zona por el asoleo o la sobremaduración. En ambos casos, muestran su carácter oxidativo y su potencia, con la amabilidad del azúcar.

 

Su cuerpo y sus taninos los hacen ideales para combinar con postres con más presencia de chocolates o de frutas, con bizcochos con moka o mouse o para elevar por ejemplo también el sabor de un buen café, sin necesidad de ponerle a éste azúcar y disfrutarlo de forma natural. Incluso contrastando con algún salado.

 

La prueba está en que los vinos dulces tintos de Alicante han aumentado. Ya no solo con los de mayor tradición en el Vinalopó con la confección de monastrelles o con las mistelas tintas de la Marina Alta (realizadas con giró). También otros varietales han realizado sus ensamblajes con la historia y se han convertido en vinos dulces que muchas bodegas han realizado en los últimos 10 años, demostrando una gran creatividad.

 

Fondillones: los vinos dulces de Alicante tan incalificables como históricos

 

Y para acabar no podemos dejar de destacar la presencia del Fondillón en la Denominación de Origen Alicante. Un vino que puede no ser considerado como dulce pues tiene el azúcar justo y siempre el propio de la uva, para hacerlo más noble y más interesante como producto. Tan incalificable como histórico. Con su aroma inconfundible que podría ser el de un perfume de alta gama; con su cuerpo, su acidez, y su compleja boca capaz de expresar todavía la fruta después de años de crianza pero también la madera, el cuero, las pasas, tabaco, toffe, confituras, etc. Todo un derroche mediterráneo.

 

Estos vinos continúan hoy estando en las bodegas, en muchos casos, sin ser rentables, por el cariño de sus bodegueros y por su tradición, y es que el vino en Alicante es pasión y delicadeza. Unos vinos ideales para combinar con buenas sobremesas, buscar nuevos consumidores para el vino, y para ser ofrecidos esta Navidad con todo el esplendor que ofrece Alicante en sus Vinos, sus turrones, los juguetes, sus gentes.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar