Blog de Verema.com

Ron Matusalem, la exigencia de la calidad

Ron Matusalem Solera 23

El pasado día 17 de junio de 2010 asistí una comida-presentación del nuevo ron ultra Premium Matusalem Solera 23, uno de los pocos rones dominicanos en el mundo que se envejecen por el método de soleras.

La empresa, a través de su distribuidor nacional y su agencia de comunicación, está realizando presentaciones de este exclusivo ron por varias capitales españolas. Bajo el lema: "Lo más nuevo es al mismo tiempo lo más antiguo", ha seleccionado restaurantes míticos en cada ciudad donde dar a conocer el Matusalem Solera 23 ante prensa especializada.

De este exclusivo ron sólo existe un cupo de unas 300 botellas para todo el Levante español, por poner un ejemplo. Su precio, en torno a los 50 euros en tiendas, lo hacen una bebida más que atractiva para paladares exigentes.

La puesta de largo fue en Bodega Montaña, uno de los restaurantes más emblemáticos de toda la ciudad, donde tuvimos un almuerzo de tapeo estupendo. Tras el mismo procedimos a la cata del ron, que fue dirigida por Federico Oldenburg, amigo y afamado periodista y crítico de vinos y destilados, que colabora, entre otros, con elmundovino.com. Tuve el placer de departir brevemente antes de la comida sobre su pasión por la música (no en vano Federico fue, antes que crítico de vinos, crítico musical en su país natal, Argentina) y por el fútbol (curiosamente jugaba Argentina contra Corea en el Mundia de Sudáfrica en ese momento). La charla la acompañamos con un daikiri de Matusalem muy especial, que sirvió para abrir boca y prepararnos para la comida.

Sobre el ron, catado en copa Riedel Coñac, comentamos enseguida su brillantez y limpieza. Decir que me sorprendió la finura de matices, casi femenino, elegante. Equilibrado en su paleta aromática, con recuerdos a plátano maduro, algo de tofee, cítricos y maderas nobles que se conjugaban a la perfección. En la boca era amable, suave, donde aparecían de nuevo las notas de la nariz, y largo. Personalmente me pareció más fino que intenso. Eché quizá en falta mayor protagonismo de algunas notas de envejecimiento típicas de otros rones Premium más intensas. Aún así, resultaba complejo y atractivo.

Ron Matusalem: historial y filosofía de marca

Reproduzco ahora la nota de prensa que envían desde bodega sobre este particular ron, y unos apuntes sobre la historia y filosofía de la marca.


• Elaborado artesanalmente según el método Solera, este nuevo destilado ultra-premium debe su singularidad a la mezcla de diferentes rones añejos

• Fiel al más puro estilo del ron cubano, resulta suave y vibrante con un claro protagonismo de la madera

¿Lo más nuevo puede ser lo más antiguo? Sin lugar a dudas. Lejos de tratarse de una contradicción en toda regla o un asalto a la lógica, Ron Matusalem Solera 23 confirma esta realidad. Novísimo pero elaborado según la tradición y esencia cubana, se ha convertido en el objeto de deseo más codiciado. Es pura sofisticación que seduce a los paladares más inconformistas. Por ello, tan sólo está reservado para unos pocos, para aquellos que verdaderamente perciben su carácter único y especial.

Este ron ultra-premium es fruto del exclusivo método artesanal de mezcla y envejecimiento conocido como Solera, inicialmente desarrollado para la producción de vinos de jerez y brandy. El método emplea una combinación única de distintas variedades de rones añejos, cuyo promedio de edad se refleja en el nº Solera y que hace posible reunir las mejores características de los rones que lo componen.

La madera, protagonista del Ron

Es esa particular combinación la que permite que el destilado adquiera la singularidad y complejidad propias de la barrica. De ahí que tener entre las manos una copa de esta bebida sea una auténtica fiesta para el paladar y una ‘provocación' que resulta irresistible.

A la vista, llaman poderosamente la atención sus profundos e intensos tonos dorados. En nariz, conquista la determinante presencia de la madera y en boca resulta suave a la par que vibrante. Múltiples matices que hacen que su finalización sea larga y gratificante, de suave e intensa textura. Deleitarse con su brillo y color, sumergirse en cada uno de sus múltiples aromas y dejarse cautivar por su sabor se convierte en una genial experiencia que estimula cada uno de los sentidos.

Sobre Matusalem

Sus orígenes se remontan a 1872 y a un escenario como Santiago de Cuba. Los protagonistas fueron dos españoles empeñados en elaborar un ron de la más alta calidad. Sus nombres, Benjamín y Eduardo Camp, quienes asociados con Evaristo Álvarez combinaron, curiosamente, la tradición caribeña con el método de añejamiento de las bodegas de Jerez.

Hoy como ayer, perduran los elevados niveles de exigencia y calidad. Y generación tras generación, la familia guarda férreamente la fórmula que lo ha convertido en el mejor ron del mundo, en el más suave. Se mantienen, además, el entorno de sol, clima y calidad de la caña de azúcar original. Y, cómo no, se respeta celosamente el auténtico espíritu de la antigua Cuba. Si bien, con la revolución de Castro, cesó en la isla la producción de Matusalem y se trasladó a la República Dominicana.

Ron Matusalem Solera 23, con una graduación de 40 grados toma el relevo de otras bebidas exitosas de la casa merecedoras del beneplácito de clientes y expertos en destilados. Los llamados a formar parte de la gran minoría que ya lo degusta con sumo placer pueden encontrarlo en las tiendas gourmet de las principales cadenas de alimentación y Aldeasa. El PVP aconsejado es de 49 €.

Ron Matusalem: Nuestra historia, nuestra Herencia

1872: Nace un mito

Dos hermanos españoles, Benjamín y Eduardo Camp junto a un tercer socio, Evaristo Álvarez, se embarcan en una aventura fascinante: Crear el más suave de los rones de calidad que se hubiera probado nunca.

La tradición cubana unida al método de elaboración y añejamiento de los brandys y coñacs , dan lugar a una fórmula única y secreta, que la familia guardará celosamente a través de generaciones.

Y nace, en Santiago de Cuba, el Ron Matusalem . Un nombre que, casi 140 años después, para muchas personas en todo el mundo, sigue siendo- tanto o más que entonces- sinónimo emblemático de la máxima calidad .

1930-1950: Días de ron y rosas

Eran los años del esplendor cubano. La Ley Seca atraía hacia el país el turismo americano. El país caribeño vivía una etapa de glamour y La Habana , considerada "el París de las Américas " , era una ciudad cosmopolita donde se sucedían los espectáculos y fiestas, con Matusalem como una de sus estrellas.

El cambio de régimen , la llegada al poder del Fidel Castro , en 1960, lleva a la familia al exilio y crecen las tensiones sobre el control de la marca.

Década de los 90: Renace la leyenda

A principio de los noventa, la familia Álvarez recupera el timón de la compañía y, a partir de ese momento, se centra únicamente en la elaboración de variedades Premium, en el segmento alto de la gama de rones.

Hoy, Matusalem se produce y embotella, íntegramente, en República Dominicana, donde el sol, el clima, la abundancia y la calidad de la caña de azúcar, proporcionan las bases óptimas para la conservación de la fórmula original y los altos estándares de calidad establecidos por los fundadores de la marca.

Y para celebrar el legado del que han disfrutado tantos paladares exigentes durante más de 130 años, ahora llega nuestro secreto mejor guardado: Solera 23.

Un producto hasta ahora de disfrute exclusivo de la propia familia Álvarez, que de esta forma tan distinguida deleitaba a sus invitados con un sabor único. Un ron ultrapremium elaborado para expresar la obra cumbre de nuestra tradición.

La aventura del ron

Procedente de la fermentación de la melaza de la caña de azúcar, el ron es un destilado característico de la zona caribeña, cuyo proceso de elaboración se basa en tradiciones artesanales.

La planta, inicialmente silvestre y cuyo origen muchos sitúan en el área de Nueva Guinea o la India, era ya conocida en la antigüedad por sus supuestas propiedades curativas.

Tras extenderse por el Mediterráneo, de la mano de las caravanas comerciales árabes y los Cruzados, llegó hasta el Nuevo Continente a través de las naves de los descubridores españoles.

La extensión de su cultivo - durante la segunda mitad del siglo XVI- y el desarrollo de las técnicas de destilación, que aportaron algunas de las colonias europeas , hicieron que este licor, en un principio rudimentario, comenzara a producirse de forma cada más generalizada y perfeccionada y se convirtiera en una verdadera institución a finales del XIX.

Matusalem, el Ron con Solera

Tres son las grandes aportaciones de Matusalem que suben los estándares del ron a las cotas más altas:
- Las mejores materias primas: Matusalén selecciona y añeja sólo los alcoholes más puros.

- La Fórmula Original, rigurosamente conservada y respetada desde su inicio.

- El Método Solera de mezcla y envejecimiento, basado en las técnicas de jerez, brandys y coñacs, que raras marcas utilizan, y en las que se emplea una combinación única de distintas variedades de rones añejos, cuyo promedio de edad se refleja en el número Solera.

Un proceso que garantiza la homogeneidad del producto y hace posible que las mejores características de cada uno de los rones que lo componen, se reúnan para adquirir, finalmente, el carácter y el sabor de la madera de roble en las barricas.

 

  1. #1

    Beaumont

    Está bien que se intente seguir la tendencia que ha impuesto Zapaca. Ahora bien, me gustaría saber en qué cumbre cubana van a dejar las barricas para tener un envejecimiento razonable y que el calor y la evaporación no se lleven casi todo el ron antes de embotellarlo.

  2. #2

    Álvaro Cerrada

    en respuesta a Beaumont
    Ver mensaje de Beaumont

    La verdad es que con estas largas crianzas de años, se puede llegar a perder hasta un 20% de contenido de la barrica por evaporación. Pero es así. No creo que se pueda cambiar el sistema. El aporte de la barrica y el clima de la zona es lo que marca la personalidad al final. Si no, casi cualquier destilación con caramelina podría convertirse en un ron vulgar.

  3. #3

    Beaumont

    en respuesta a Álvaro Cerrada
    Ver mensaje de Álvaro Cerrada

    Yo tengo entendido que la pérdida es más del doble de la que tu indicas en algunas zonas del Caribe. Hasta me comentó un Brand Embassador que había un productor que había probado envolver las barricas con film para no tener esa pérdida y que nada de nada.

  4. #4

    Álvaro Cerrada

    en respuesta a Beaumont
    Ver mensaje de Beaumont

    vaya! no me imagino a un bodeguero envolviendo miles de barricas! :-) Desde luego, es una pérdida importante. Pero estoy seguro de que si se hiciera de otra manera, no sería igual.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar