Blog de Verema.com

Bollinger y Vega Sicilia: binomio mítico en L'Escaleta

Ahora que estamos en final de año y que se suelen repasar los acontecimientos más memorables del mismo sale a la luz, por fin, la crónica que empecé hace meses y que se había quedado olvidada víctima de las urgencias diarias. Aquella noche del 4 de junio en el restaurante L’Escaleta (Cocentaina, Alicante) fue muy especial por muchos motivos: entorno agradable, reencuentro con apasionados del vino, cata de grandes vinos con sus propietarios presentes, magnífica cena y larga sobremesa posterior. Vamos, todos los ingredientes para disfrutar a lo grande. Pero vayamos por partes. La cita era una presentación conjunta de dos bodegas míticas, Bollinger y Vega Sicilia, seguida de una cena junto a más de 40 asistentes. La ocasión suponía una auténtica fiesta de celebración para l'Escaleta, el restaurante anfitrión, indiscutiblemente uno de los mejores de la Comunidad Valenciana.

Cata inicial

La cata de vinos fue presentada por Blas Cerón (Alhama Vinoteca), compartiendo mesa presidencial con Ghislain de Montgolfier (Presidente de Bollinger), Pere Visa (distribuidor en España de Bollinger) y Pablo Alvarez (Director general de Vega Sicilia). Respecto a Bollinger se trata de una casa fundada en 1829 que sigue siendo una empresa familiar. Disponen de 163 hectáreas de viñedo propio que llegan a cubrir el 60% de las necesidades de uva de la bodega. En sus elaboraciones Bollinger utiliza un 90% de uvas de Grands crus o Premier crus. Sólo usan la “cuvée” (el mosto de la primera prensa) y la primera fermentación se lleva a cabo en tinos de roble. La base de sus vinificaciones es la Pinot Noir (que aporta potencia, vinosidad y complejidad), la Chardonnay (finura y elegancia) y la Pinot Meunier (aporta frescor y ligereza). Los Bollinger son bien conocidos por su estilo "full bodied" (volumen en boca).

De Vega Sicilia, una bodega mucho mejor conocida por los lectores de Verema, probamos todos los vinos de Ribera y Toro que saldrán al mercado en 2009. Me gustó el concepto que destacó Pablo Alvarez de que los grandes vinos son "vinos de riesgo". si no se asumen riesgos, no se pueden hacer grandes vinos. Se le preguntó por el proyecto de vino blanco y comentó que siguen experimentando. A él personalmente le gustan mucho los grandes blancos borgoñones y dejó una frase interesante al respecto: "en el vino blanco puedes encontrar lo mejor y lo peor. El vino tinto lo puedes manipular mucho más que el blanco".

La cata fue bastante inusual en cuanto se fueron alternando espumosos y tintos. Experimentar puede ser divertido... A continuación pongo algunas notas rápidas y una calificación (sobre 10 puntos) que tome de los vinos catados:

Bollinger Special Cuvée
65% Pinot noir, 25% Chardonnay, 10% Pinot meunier
El reto aquí esta en tener siempre un mismo tipo de vino que sea la imagen de la casa (es el vino más vendido) a partir de 250 vinos base diferentes. Y lo consiguen con muy buena nota.
Magnifica acidez, largo, complejo, sutil. Muy buen Champagne NV. 8,2

Pintia 2006 (D.O. Toro)
Embotellado en mayo 2008, lleva solo un mes en botella cuando lo probamos. Nariz poco expresiva. En boca algo falto de carácter, goloso, se mantiene muy esférico, no me acaba de convencer en esta fase. 7,8

Alión 2005 (D.O. Ribera del Duero)
Nariz muy expresiva, fruta negra muy bien integrada y elegante. En boca algo falto de acidez y longitud. Amable, carnoso, redondito pero echo a faltar más estructura y longitud.   8

Bollinger Grande Année 1999
Servido en copa Riedel Burdeos. "El más femenino" de los que elabora la maison, según Ghislain de Montgolfier. Supongo que se refiere a sus cualidades de refinamiento y menor volumen en boca. Esa definición de "femenino" resultó algo polémica para algunas catadoras presentes, comoManoli Romeralo (sumiller de La Sucursal). Nariz con mucha panadería, notas de barrica, necesita bastante oxigenación para disfrutarlo. Final largo y sutil. 8,4

Valbuena 2004 (D.O. Ribera del Duero)
85% tempranillo, 15% merlot
Fue el vino de Vega Sicilia que más me gustó en esta cata inicial. ¡Qué gran añada para Vega Sicilia! En nariz es muy expresivo, complejo y seductor. En boca es muy largo y expresivo, fino y amplifica las buenas sensaciones que presenta en nariz. Magnífico. 9,1

Vega Sicilia “Unico” 1999 (D.O. Ribera del Duero)
Cosecha muy complicada. Empezaron a vendimiar el 10 de octubre y el 12 pararon diez días por las lluvias. Color muy cubierto. Nariz compleja y sutil, con presencia clara de notas balsámicas. En boca tiene muy buena acidez, es largo, con un final elegante y muy prolongado. 9

Bollinger RD 1996
70% Pinot noir, 30% Chardonnay
El RD 96 recién servido lo resumía muy bien Alberto Redrado (el excelente sumiller de L'Escaleta): "¡Esto es un cuchillo!". Una extraordinaria nariz, plena de complejidad y matices. En boca una gran espina dorsal de acidez que le va a dar una longevidad bestial. Enorme estructura. Un periodista definió esteRD como un "joint venture entre Dios y Bollinger". Efectivamente, aquí se junta una gran año con una gran casa. Un vino que se puede disfrutar ya si se deja airear bastante y que dará muchísimo placer durante varios lustros. 9,5

Cena

Tras la sugerente cata pasamos a dos largas mesas donde nos íbamos a dar el festival de cocina y vinos que nos habían preparado nuestros anfitriones de L'Escaleta.El menú preparado por Kiko Moya fue el siguiente, con indicación del vino con el que se acompañó cada plato y algún comentario breve mío:

  • Bollinger Special Cuvée - Jamón Ibérico: Marida muy bien pero con una buena manzanilla aun mejor.
  • Oremus Mandolás 2004 - Atún con Turrón y Curry: Interesante nariz del Oremus, en boca algo falto de acidez y pegada.
  • 2003 by Bollinger - Blanco y Negro de Calamar con infusión de Coco y Jengibre: Una rareza de Champagne en un añada de contrastes. Representa la añada. Magnífico el plato de blanco y negro, uno de los mejores del menú.
  • Bollinger Grande Année 1996 - Déntol a la brasa con hongos en mantequilla avellana: Tremendo el 96 y el plato de pescado. Para mi gusto, la mejor combinación de la noche de vino y cocina.
  • Vega Sicilia “Unico” 1994 - Cabrito con Pimientos Rojos asados: Muy redondo el Unico, con algo de falta de acidez para que tenga una larga vida.
  • Bollinger RD 1990 Mágnum - Quesos afinados (Coulommiers, Reblochon y Comté): El RD 1990 en formato grande está para llorar de emoción. ¡Qué nariz! En boca es larguísimo y gigantesco. Combina magistralmente con la selección de quesos.
  • Oremus Tokaji 6 Puttonyos Aszú 2000 - Tatín de albaricoques con crema helada de Haba Tonka: Nariz intensa y abigarrada del Oremus. En boca muy potente y con mucho por domar. Necesita unos cuantos años más en botella para disfrutar todo su potencial de complejidad.
  • Chocolates L’escaleta de naranja

En los postres, Ghislain de Montgolfier se pasó por nuestra zona y charlamos un poco. Yo le pregunté cuáles le parecían los mejores champagnes del siglo XX. Su respuesta: "Bollinger 1928 y Krug 1929". Ya veremos dentro de 20 ó 30 años si algún 1996 llega a ocupar esos puestos.

Larga sobremesa

Tras la cena la mayor parte de asistentes se retiraron pero por allí estaba Blas Cerón y Alberto Redrado, por fin redimido de su labor profesional como anfitrión, con ganas de seguir la fiesta. Y esa explosiva combinación supuso que empezarán a aparecer algunos Champagnes más de Bollinger para asombro y regocijo de los allí presentes (también estaba Salva "In Vino Veritas", que aún no conocía). Se habló mucho sobre si hay que esperar a los grandes vinos o ir tomándolos ya y esas cosas tan académicas...Un par de joyitas que probamos (creo que hubo más pero no guardo constancia escrita):

Bollinger RD 1985
65% Pinot Noir, 35% Chardonnay. Impresionante nariz, que recuerda a un perfumado rissoto con trufa, maravilloso.

Bollinger Viejas Viñas 1996  (Botella nº 338). 100% Pinot Noir plantado sobre pie franco. Esta locura (producción limitadísima, vino mítico, añada grandiosa) se sirvió a las 4 de la mañana. Así era imposible marcharse a una hora decente. Bastante cerrado al principio. Empieza a abrirse a los diez minutos y a cantar de forma muy sutil, aunque parece estar en ese túnel cerrado que puede durar diez años que predecía Richard Juhlin en su excelente libro 4.000 Champagnes.

Y así, a una hora incierta de la madrugada, casi con las primeras luces del día abriéndose nos fuimos a casa, con una mezcla de alegría y cansancio acumulado difíciles de describir. Grandísimos vinos, gran servicio, comida y acogida de L'Escaleta, chispeante (literalmente) sobremesa con un grupo de apasionados al buen vino. Estas son las ocasiones que por sí solas justifican haber estar metido en la aventura de fundar esta gran comunidad de aficionados al vino desde el año 2000.

¡Feliz año 2009!

  1. #1

    in vino veritas

    Gran cronica de un gran día, grandes vinos (algunos colosales) y larga y magnifica sobremesa.
    Buenos recuerdos de aquel día que me traes a la memoria hoy, el último día del año.
    En cuanto a los vinos, coincido contigo bastante en tus descripciones.
    Gracias por este articulo y Feliz año nuevo.

  2. #2

    polen

    Enhorabuena por el reportaje ya que por mayo/junio no recuerdo bien realice una cata muy parecida en Canena,feliz año nuevo!

  3. #3

    Juan Such

    Salva, lástima que aún no nos conociéramos cuando coincidimos en L'Escaleta. Además, ambos estuvimos bastante calladitos en la sobremesa (casi todo el rato hablaba Blas :-). Yo creo que en el final de fiesta hubo más botellas de Bollinger (un 88?) pero ya no recuerdo.

    Polen: me alegro que disfrutaras de un festival similar (recuerdo que lo comentaste en el foro).

    Feliz año 2009!!

  4. #4

    in vino veritas

    Cierto, pero ya coincidiremos en muchas más, seguro.
    Sí, Blas andaba a medio "encarnizarse" con Manuela, por aquello de los vinos demasiado jóvenes o en su punto, que me llevó a mi a cierta "reflexion" de andar por casa http://www.rtecasablanca.com/blog2/?p=107

    Te recuerdo muy reivindicativo con Jerez, sus joyas, su imbatible RCP y lo injusto de no ser los españoles los primeros en saber y querer llevarlos al puesto que deberían ocupar. Desde aquello me caes bien ;-)

    Sí, creo que fué un RD88 fresquísimo, finísimo.

    Aún recuerdo a Ghislain con el RD96 y haciendo comentarios del tipo: sí, a ésto le falta tiempo, pero el que no sepa o pueda darse cuenta YA de su grandeza, incluso el que no disfrute YA de su enormidad, tiene un "problema" (traduccion libre :-)
    Gran noche aquella.

  5. #5

    Wyllys

    Excelente redacción del transcurso de la jornada y excelentes vinos.
    Descripción muy interesante para los novatos como yo de la cata y cena posterior.
    Envidia sana.
    Gracias por la publicación del articulo y Feliz año.
    Saludos.

  6. #6

    GerryDawes

    !Enhorabuena, Juan! En tener la experiencia en uno de los mejores restaurantes, no solo de la Comunitat Valenciana, sino de todo España y con Alberto Redrado, uno de los mejores sumilleres del mundo. Y enhorabuena tambien para tu muy buena cronica. Que suerte tenais en estar en una cena con tantos distintos Champagnes de Bollinger, que durante un par de años tenia la suerte de vender y probar muchas veces. Estupendo tu reportaje. Gracias para compartirlo con nosotros y muy feliz y muy prospero 2009. A ver si os veo en el Encuentro Verema en Madrid. Un abrazo, Gerry

  7. #7

    Santi Frances

    Refrendo a Gerry, !! Enhorabuena Juan¡¡ Y ¡¡Enhorabuena a L'Escaleta!! Por hacer pasar esos buenos ratos y traer a gente de tal alto nivel. Gerry, comparto al 100% tu opinión también de L'Escaleta y de Alberto Redrado, yo creo que para cualquier aficionado este restaurante es visita obligada, en mi caso es mi "Templo de Peregrinaje Gastronómico"

  8. #8

    Javier46

    Excelente cronica de un excelente evento. estando los que estabais y bebiendo lo que bebisteis no pudo ser de otra forma.Enhorabuena


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar