Blog de Verema.com

El Sabor de los Grandes: Château Latour

Cuando alguien tiene una afición, normalmente tienes sus mitos y sus ídolos. Los buenos enófilos no iban a ser menos y tienen su Olimpo de productores y corte celestial de vinos. Dentro de este nivel de vinos admirados y deseados ocupa un lugar destacado, por meritos propios, la bodega Château Latour y sus vinos.

Aunque todo gran amante del vino la conoce me permitiréis que os localice la bodega. Está en Francia, en Burdeos. Hasta aquí resulta sencillo, ¿verdad? Bueno para complicarlo algo más el viñedo bordelés cuenta, ni más ni menos, que con 57 Denominaciones de Origen Controladas (AOC). Podéis dar un repaso a la zona visitando nuestra Geografía del Vino, concretamente la zona de Burdeos.

Así pues nos situaremos en el área de Médoc (la tierra del medio), al noreste, donde coexisten además de 2 AOC de carácter regional: AOC Médoc y AOC Haut-Médoc, 6 AOC de ámbito municipal o "comunales". Bien, ya estamos llegando, ahora nos situaremos en una de esas AOC “comunales”, Pauillac. Aquí, entre otras bodegas encontramos Château Latour, Château Lafite y Château Mouton Rothschild.

Ya nos queda poco. Una vez aquí, nos falta aclarar la compleja jerarquía que caracteriza a cada una de las zonas. En el caso concreto de Médoc su clasificación jerárquica o clasificación de Grands Crus Classés se cuenta entre las más antiguas de Francia ya que data de 1855, no obstante fue revisada en 1973. Inicialmente incluyó 60 “crus classes” y tras la revisión del 73 el número ascendió a 62.

Hoy en día hay sólo 5 “Premieurs cru” (el máximo rango de la jerarquía) en el Médoc entre los que se encuentran además de las tres bodegas citadas en Pauillac (Château Latour, Château Lafite y Château Mouton Rothschild), Château Margaux en Margaux y a Château Haut Brion en Graves-Pessac.

Una de las características generalizadas de la viticultura de la zona es la de la búsqueda de la madurez óptima y consecuentemente de la mayor concentración de polifenoles. En la zona el varietal mayoritario es el cabernet sauvignon, seguido en menor proporción por merlot, cabernet franc y petit verdot. También en los coupages suele respetarse en cierta medida estas proporciones y aunque no podemos olvidar el peso cualitativo de la merlot en los vinos más “grandes” es la presencia del cabernet sauvignon lo que da su naturaleza de grandes estos vinos a los productos de la zona, por la complejidad de su viticultura pero también por lo que acabará reflejando en el vino con el oportuno paso del tiempo.

Château Latour

Sus orígenes parece que se remontan –ni más ni menos- que a 1331 y su viñedo a 1680. Con esa larguísima tradición Château Latour se ha enfrentado a momentos críticos y decisivos a lo largo de toda su historia pero siempre desde una posición de liderazgo y prestigio tanto en la zona como a nivel mundial.

El emblema de la bodega es la torre de Saint Maubert, que ya no existe, construida en 1331 y que formó parte de un conjunto de fortificaciones que jugaron un papel muy importante durante la Guerra de los Cien Años.

Desde 1999 la Bodega se enfrenta a un importante proceso de renovación tanto de las infraestructuras como del equipo humano que lo gestiona . El actual gerente Frédéric Engerer fue el encargado de la magnifica charla y de las explicaciones que acompañaron la cata. Posteriormente tanto él mismo como Florence Rogers, relaciones públicas de la bodega y vinculada familiarmente con los propietarios, aclararon algunas cuestiones que planteó el público.

Actualmente el Château cuenta con 65 hectáreas con viñedo de las cuales 47 están en las inmediaciones del Château, en lo que se denomina el Enclos. La uva de estas viñas es la que se dedica a la producción del Gran Vin.

El viñedo de Latour se reparte entre un 75% de cabernet sauvignon, un 20% de merlot y el resto en los otros dos varietales de la zona. El suelo es básicamente de gravas, muy pobre pero con un subsuelo bastante fértil.

La cata

La cata se llevo a cabo el viernes 6 de Junio de 2003 en el Casino de Madrid, en el precioso Salón Real, organizado por la Fundación para la Cultura del Vino y con presencia de muchas personas vinculadas al mundo del vino. El actual presidente de la fundación Pablo Álvarez presentó el acto que forma parte de una serie de catas realmente únicas –más bien míticas- que está organizando la fundación.

Durante la cata compartí mesas y opiniones con Rafa y Flequi (de Lavinia) y con Jesús, sumiller de La Broche. En la posterior comida además compartí mesa con José Luis Casado y Fernando Gurucharri de Todovino.

En la cata se probamos Les Forts de Latour 96, 99 y 00 y Grand Vin de Château Latour 82, 88, 90, 95, 96, 99 y 00. Luego, durante el almuerzo se maridaron una serie de platos con los Gran Vin Château Latour del 80, 64, 71, 66, 78 y 61. Tras ello y con algunas botellas que sobraron se hizo una subasta benéfica bajo la dirección de Sergio Sauca, periodista deportivo y conocido enófilo, a favor de la Asociación Española contra el Cáncer. Sin mucho más tiempo (que el tren no esperaba) un servidor se fue volando a la estación para coger el tren donde tuve algo más de 3 horas para pasar revista a la sobredosis de sensaciones que tamaña cata que había causado.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar