Blog de Verema.com

D.O. Campo de Borja. Garnachas Históricas Project

La segunda de las catas en la Experiencia Verema Madrid tuvo como hilo conductor el proyecto de Garnachas Históricas que se está llevando a cabo en la D.O. Campo de Borja. La cata estuvo dirigida por D. José Ignacio Gracia, secretario técnico de la D.O. y en ella tuvimos el honor de poder contar con su Presidente D. Eduardo Ibáñez. 

El proyecto es una iniciativa destinada a la conservación de las viñas históricas de garnacha que existen en la región y pretende poner en relieve el valor y calidad de los vinos provenientes de las cepas antiguas de la D.O. 

Los antecedentes de la preservación de viñedo histórico y que inspiraron este proyecto los encontramos en lugares tan dispares como Australia, con la iniciativa The Barossa old vines Chapters in AustraliaCalifornia con The Historic Vineyard Society of California  o Sudáfrica, con Old Vine Proyect of Southafrica 2016

Iniciativas como estas y otras en todo el mundo han derivado en la The Old Vine Conference, una asociación en la que se integra el proyecto de Garnachas Históricas que se expone.

 

El patrimonio vitícola en Aragón es muy rico, especialmente en cuanto a Garnacha se refiere, dado que esta variedad tiene más de 15.000 hectáreas en nuestra región. En nuestra pequeña DO Campo de Borja se cultivan actualmente 3.265 hectáreas de viñedos de la variedad Garnacha Tinta, de las cuales 825,38 has. tienen más de 30 años de edad (25,27%) y están distribuidas en 1.617 parcelas registradas. Este volumen y porcentaje de viñedos históricos decrece constantemente y cada año un goteo de pequeñas parcelas de viñedo viejo desaparecen y supone una pérdida de patrimonio vitícola irremplazable.

Dado que en todas nuestras bodegas su vino más emblemático es un 100% Garnacha y con el objetivo de preservar la colección de Garnachas Históricas que todavía permanecen en nuestro territorio se ha constituido un grupo de trabajo  e investigación que ha presentado un proyecto a la administración autonómica de Aragón y a la UE para valorizar, preservar, proteger y promocionar los viejos viñedos de Garnacha, dispersos por nuestro paisaje.

Campo de Borja comprende el Valle medio del Ebro y está situada entre dos grandes masas de agua que influyen directamente a las viñas. Por un lado está el mar Cantábrico que influye mayoritariamente en invierno desde donde sopla el Cierzo y por el otro lado el mediterráneo que influye refrescando la zona con sus vientos suaves en verano. 

También el Moncayo tiene su influencia sobre todo en la zona alta de la región donde la pluviometría es mayor y los terrenos más frescos. 

La cata estuvo divida en tres bloques  según las tres subzonas de la región.

El primer bloque consistió en 3 vinos de la zona baja de Campo de Borja. Esta zona comprende los municipios de Magallón, Pozuelo de Aragón y los situados en torno a ellos, los suelos son pardo-calizos y podemos encontrar viñedos en altitudes entre los 350 y 450m . Los vinos de esta subzona fueron:

1. Prados Garnacha 2021 de Bodegas Pagos del Moncayo. En nariz es frutal, aparece la fruta roja, destacando la fresa, fresca, las notas especiadas, los minerales , monte bajo. En boca es sabroso y frutal, con una acidez algo marcada, tanino presente, post gusto medio.

2. Gran Gregoriano 2021 de Bodega Picos. Nariz intensa y golosa de fruta negra pasificada sobre notas balsámicas especiadas y ahumadas.. En boca es goloso, de paso amplio y denso y final ligeramente amargoso y largo. 

3. Tresor 2019 de Bodegas Ruberte. En aromas predomina la expresión frutal de fruta madura, suaves matices de crianza bien integrados. En boca es redondo, de paso suave y tanino redondo, con buena integración de crianza y fruta. Largo, amplio y con frescura.

Los cuatro vinos que se cataron en el segundo de los bloques pertenecían a la zona media de la región. Esta subzona concentra la mayor densidad de viñedos. Las viñas se encuentran entre 450 y 550m de altitud en las terrazas del río Huecha y en suelos cascajosos y arcillo-ferrosos y comprende los municipios entorno a Ainzón, Borja y Fuendejalón. Los vinos fueron:

4. Nabulé Esencia 2019 de Bodegas Aragonesas. En nariz presenta media intensidad que va creciendo con la aireación, destaca la fruta roja madura sobre la crianza que envuelve el conjunto, pimientas y toques licorosos. En boca tiene buena entrada, buena acidez, tanino vivo, estructurado, amplio, la crianza está presente en un paso de buen peso, sensaciones frutales y muy buena persistencia.

5. Peñazuela tinto 2021 de Bodegas Ainzón.  De intensidad media en nariz, presenta aromas de fruta roja fresca, florales a violetas y notas balsámicas. En boca tiene una entrada amable, golosa y frutal, con buena acidez, tanino punzante, post gusto medio.

6. Tres Picos 2021 de Bodegas Borsao. En nariz tiene buena intensidad con notas de fruta roja madura y ligeros toques florales sobre un fondo de especias dulces y tostados. En boca es goloso, con un paso estructurado y tanino dulce. Tiene buena persistencia con aromas en retronasal de cuero y vainilla. 

7. Vinos del Viento Garnacha 2021 de Cooper Cellers. En nariz presenta notas de frutas del bosque rojas junto con notas de tomillo, lavanda y especias mediterráneas. En boca tiene una entrada fresca con una ácidez equilibrada por la golosidad de la garnacha tinta. Final largo, ligeramente amargo con notas de cacao y minerales. 

El último bloque fue de 3 vinos de la zona alta de Campo de Borja. En esta subzona encontramos los viñedos a mayor altitud entre 550 y 700m al encontrarse en las estibaciones del Moncayo y produce los vinos más frescos y sutiles de la región. Comprende las zonas más altas de los municipios de Ainzón y Fundejalón así como los municipios de Tabuenca, El Buste y Vera. Los vinos catados fueron:

8. Godina 2021 de Bodegas Morca. En nariz da fruta negra muy madura, ligeras notas florales sobre notas de especias dulces donde predominan la vainilla y el regaliz. En boca es goloso, tiene un paso amplio marcado por taninos dulces y ligero amargor. Es equilibrado y bastante persistente. 

9. Veraton 2020 de Bodegas Alto Moncayo. En nariz presenta buena intensidad aromática, notas de fruta negra madura, también frutos rojos, especias dulces muy presentes, licores, torrefactos y maderas finas. En boca el tacto sedoso, buena acidez que estructura el paso del vino, potente, amplio, estructurado, complejo y de muy buena persistencia.

10. Palmeri Navalta 2018 de Bodegas Palmeri Sicilia. El último de los vinos presentaba en nariz una intensidad media marcada por las especias de diversa procedencia, fruta roja madura, sensaciones licorosas y fina crianza que envuelve el conjunto. El cuerpo en boca es medio, fina acidez que acompaña un paso de buen peso, sabroso y largo.

Un lujo de cata en la que pudimos comprobar las diferencias tan grandes dentro de una región tan pequeña y el potencial que tiene la Garnacha de Campo de Borja, además de conocer en profundidad el proyecto de Garnachas Históricas, de gran importancia para el patrimono vitivinícola.

  1. #1

    Josep_Gallego

    Siempre un placer aprender de las garnachas de Campo de Borja con Nacho Gracia, gracias por el artículo

  2. #2

    Javierpozo

    Desde hace ya unos años nos dejan siempre un buen sabor de boca unas garnachas históricas de la mano del gran duo Nacho y Eduardo. Gran artículo, gracias! Un saludo

  3. #3

    jlleo

    A mi es una de las zonas que más me gusta. Gracias por el artículo.


Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar