Blog de Verema.com

Cata de la D.O. Campo de Borja en la Experiencia Verema Santander

La segunda edición de la Experiencia Verema Santander se celebró en el Hotel Real de la capital de Cantabria.

De nuevo esta edición fue un gran éxito, con la asistencia de un gran número de profesionales y amantes del vino en un entorno único como es el salón Jardín del Hotel Real en el que se celebró la experiencia. En el mismo lugar tuvo lugar también la cata de la D.O. Campo de Borja que fue un aliciente más para los que pudieron disfrutarla.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen está poniendo en valor su patrimonio más importante y bajo el nombre "El Mundo habla garnacha" está dando a conocer su mayor emblema, desde su origen hasta los actuales vinos, que muestran todo su potencial.

Una vez más, José Ignacio Gracia, Secretario y Director Técnico de la Denominación de Origen Campo de Borja, fue el encargado de dirigir la cata y de nuevo fue un placer escucharle y seguir aprendiendo de esta zona y de esta uva que ya es el presente pero que, desde luego, será el futuro de esta y también de otras zonas vinícolas de todo el mundo.

La uva garnacha está en un gran momento y no en vano el lema de la cata, "el mundo habla garnacha" porque cada vez es más importante su papel en esta y en otras denominaciones de origen de España y del resto del mundo. Su origen aragonés es un orgullo y un patrimonio que desde luego tienen muy en cuenta en la Denominación de Origen. Hay que tener presente que hay viñedos datados en el año 1203, lo cual nos da una idea de la historia que atesora esta variedad.

En la zona amparada por la Denominación de origen hay actualmente en torno a 4.000 hectáreas de garnacha, más de la mitad tienen edades comprendidas entre 30 y 50 años, ello, como ya hemos comentado en otras ocasiones, supone producciones bajas que garantizan, con un trato adecuado, la elaboración de grandes vinos.

A continuación Jose Ignacio incide en la zonificación, que ha permitido mejorar la percepción de los vinos en función de su origen, estableciendo tres zonas que definen una diversidad de microclimas y suelos que enriquece e patrimonio vitícola de las “garnachas” y no en vano denominamos a Campo de Borjael Imperio de la Garnacha.

La zona baja

Con altitudes entre 350 y 450 metros, el suelo es pardo calizo, con garnacha plantada tanto en vaso como en espaldera. Esta zona madura de forma más temprana que las otras y sus vinos se caracterizan por la calidez, potencia y gran intensidad aromática. Los municipio más importantes que la conforman  son Magallón y Pozuelo de Aragón.

La zona media

Es donde encontramos mayor concentración y densidad de viñedo, los viñedos tienen algo más de altura, entre 450 y 550 metros y los suelos son cascajosos y arcillo ferrosos. Allí encontramos entre otros viñedos como Ainzón, Borja, Fuendejalón en una zona de suaves laderas y buena exposición que permite la elaboración de vinos complejos, estructurados y carnosos.

La zona alta

como su nombre indica, los viñedos se extienden desde los 550 a los 700 metros de altitud y se corresponden ya con las estribaciones del Moncayo. En esta zona encontraremos vinos finos, sutiles y elegantes. Los viñedos se encuentran en las zonas Altas de Ainzón y Fuendejalón, así como a los municipios de Tabuenca, El Buste, Vera. 

Además de la garnacha, la uva reina en la zona y también en esta cata, es bueno conocer las otras variedades autorizadas en la D.O. Campo de Borja y con la que también se elaboran grandes vinos.

Variedades autorizadas

Variedades  tintas: Garnacha Tinta, Mazuela, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Garnacha Tintorera.

Variedades blancas: Macabeo, Chardonnay, Moscatel de grano menudo, Moscatel de Alejandría, Garnacha Blanca, Sauvignon Blanc y Verdejo.

Antes de iniciar la cata José Ignacio Gracia nos explica el carácter de los vinos de Campo de Borja, vinos de marcada intensidad, potencia y grado que consiguen un equilibrio singular, de la mano de una combinación entre la tradición y modernidad. 

La D.O. Campo de Borja ha protagonizado un cambio y una revolución tecnológica estructurando el viñedo, zonficando y ello, acompañado de la llegada de grandes enólogos, ha permitido elaborar los grandes vinos que actualmente son admirados en todo el mundo.

La cata de seis de sus grandes vinos, será el mejor modo de reconocer y disfrutar su carácter y de ver plasmado todo lo aprendido.

La cata

Gregoriano 2020. Bodegas Picos.

De color rojo picota con ribete violáceo, limpio y brillante. En nariz es un vino fresco, fruta roja y notas florales sobre ligeros especiados. En boca tiene buen ataque, muy buena acidez, ligero en un paso sabroso, amplio, con tanino redondo y buena persistencia.

Nabulé 2019. Bodegas Aragonesas.

De color rojo picota y capa media alta. Nariz de buena intensidad con notas frutales y florales sobre crianza integrada. En boca es un vino con una buena acidez que equilibra y conduce al vino potenciando su recorrido. Buena simbiosis entre el carácter frutal y la crianza. Buena persistencia.

Peñazuela Tinto 2020. Bodegas Ainzón

De color rojo picota con ligeros tonos teja, limpio y brillante, buena capa. Buena intensidad aromática con fruta negra madura, cacao, especias y tostados, crianza presente. En boca buena acidez, estructurado, fruta y crianza integrándose, de buen peso y persistencia.

Cabriola 2017. Bodegas Borsao.

Garnacha muy madura de color rojo picota, capa alta, intensa, brillante y limpio. En aromas fruta madura negra, con punto floral, rosa y violeta, fruto de la combinación garnacha y syrah sobre un fondo que nos lleva a la esencia de vainilla, y ligeros balsámicos. En boca es un vino equilibrado por su  buena acidez, amplitud y tanino redondo de final dulce es su esencia.

Veratón 2018Bodegas Alto Moncayo.

Color rojo cereza intenso, brillante y limpio. En aromas fruta roja y negra en sazón, flores y balsámicos con un ligero recuerdo a chocolate negro, ahumados final ferroso. En boca es un vino de tanino redondo, acidez equilibrada, sabroso y expresivo ya que hay una buena armonía entre los matices frutales y las sensaciones de crianza potenciando en boca el perfil mineral del vino.

Palmeri Navalta 2017 Bodegas Palmeri Sicilia

Tinto de capa media alta, con unos matices florales que perfuman la copa, son notas que van acompañadas de matices frutales maduros y negra junto con matices especiados como la pimienta y el clavo. En boca es un vino amplio, intenso, sabroso y cálido. Tanino redondo, maduro y una acidez equilibrada. En boca es balsámico, frutal y con un matiz tostado.

La cata finalizó como siempre con preguntas y dudas planteadas por los asistentes, que fueron atendidas por José Ignacio Gracia, transmitiendo todo el conocimiento y sabiduría que posee de la uva y de la zona.

Una vez más agradecer a la D.O. Campo de Borja la magnífica cata ofrecida y a José Ignacio Gracia su capacidad para hacernos aprender y disfrutar.

  1. #1

    Miryam777

    Nada que añadir, como siempre un buen trabajo por parte de Verema y de Ignacio. Saludos

  2. #2

    Josep_Gallego

    en respuesta a Miryam777
    Ver mensaje de Miryam777

    Gracias, somos muy afortunados de poder disfrutar de estas catas. Saludos

  3. #3

    jacomur

    Tuve la suerte de asistir a esta gran cata. Perfectamente organizada y magníficamente expuesta por el Sr. Gracia. Saludos desde la veraniega Comillas.


Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar