Blog de Verema.com

El Museo del Vino de Pagos del Rey de Morales de Toro, Zamora

El turismo del vino, sigue creciendo tanto en sus clientes como en la oferta. Lo que empezó siendo una simple visita a bodega, se ha ampliado a muchas otras actividades. Por otro lado a los destinos clásicos de esta especialidad turística como pueden ser la zona del cava catalán, el destino de Jerez o el de La Rioja, se le han añadido otras comarcas vitivinícolas españolas como puede ser Ribera de Duero, Toro o Somontano.

Entre las nuevas demandas que requieren los enoturistas aparece la visita a los Museos del Vino, y la razón es que en estas instalaciones culturales se puede conocer la historia y la cultura del vino a través de objetos, materiales gráficos, audiovisuales y otros medios de comunicación.

En España son abundantes este tipo de Museos, que superan los 60, y algunos están agrupados en una Asociación que acoge a unos 30, los más reconocidos.

El último Museo del Vino abierto en nuestro país es el que ha creado la familia Solís en su bodega de la DO Toro, en Morales de Toro.

Familia Solís

Este Museo  se sitúa en las antiguas instalaciones de la Bodega Cooperativa Virgen de las Viñas, que fue fundada en 1963 y que han sido adquiridas por Pagos del Rey S.L., el año 2008.

En el espacio de la antigua Cooperativa, la empresa perteneciente al grupo Felix Solís Avantis, ha construido una nueva bodega con una capacidad de 15.000.000 litros. Además de una zona de envejecimiento de los vinos con un parque de 2.000 barricas de roble americano y francés. Es la bodega más grande de la Denominación de Origen Toro, elaborando un tercio de los vinos que se producen en ella, con uva Tinta de Toro.

Debido al interés arquitectónico de la primitiva nave de la Cooperativa, ésta se ha restaurado y mantenido, para contener las instalaciones del Museo. También se han aprovechado algunos de los antiguos depósitos, que una vez perforados sirven para la proyección de varios audiovisuales.

En total, el Museo posee una superficie exterior de 2.242 m2, en la zona que llamamos Jardín Museo, donde se exponen  las piezas de gran tamaño como prensas, tanto de viga, como verticales. También bombas de trasiega, carros de vendimia, y de transporte de bocoyes, así como un viejo camión de reparto de vinos de los años 1940.

Otros útiles de gran formato se exhiben en la zona ajardinada con espacios de descanso y una terraza.

Prensa de Viga                Carro de Bocoyes

El interior del Museo posee dos plantas, que corresponden a las antiguas instalaciones de vinificación de los años 1964 de la Cooperativa. En alrededor de 1000 m2 se muestra al visitante la historia de la vid.

El contenido del Museo

Cuando entramos en la Sala, nos sorprende la arquitectura razón por la que se ha mantenido el edificio.

Desde el origen de la vid en Oriente hasta los envases clásicos de barro, terra sigillata o vidrio, estos materiales nos van mostrando como a través del Mediterráneo la cultura de la viña, va a llegar a la Península Ibérica.

El Lazarillo, referencias literaria                            Taller de tonelería

Teniendo en cuenta que estamos en una región vinícola castellana, hemos tomado el río Duero como hilo conductor mediante medios audiovisuales, para llegar a los viñedos de Toro, sobre  los que se centra el Museo.                  

A través de pantallas interactivas conocernos el ciclo anual de la vid y por medio de un juego veremos si somos buenos enólogos preparando los diferentes vinos. A estos modernos medios acompañan los vetustos objetos que nos muestran cómo eran los procesos de cultivo y de vinificación en el pasado.                  

La misión del Museo es la de completar la visita a la bodega en la que conocemos los métodos actuales de vinificación, es por lo tanto un apoyo para la comprensión de las formas de elaborar el vino a través de aportaciones históricas y culturales.

Entrando en el interior de los antiguos depósitos de hormigón comprenderemos como es el proceso de fermentación de las uvas que van rellenando el espacio a través de las imágenes, mientras el aroma del proceso va inundando el ambiente.

Depósitos de fermentación

En el segundo depósito el audiovisual nos muestra el crecimiento de la cepa a lo largo del año y las tareas que la acompañan. El tercer espacio se dedica por medio de las imágenes a describir el proceso de elaboración del vino, desde la recepción de la uva hasta la crianza del vino en la barrica.

La comercialización partiendo del embotellado y las formas de transporte, es el cuarto espacio expositivo dentro de otro de los depósitos perforados para llegar al último, en el que podremos disfrutar de las fiestas del vino próximas a la época de la vendimia, y que le han dado tanta fama a esta región.

Saliendo de los depósitos debemos subir a la planta superior dedicada a relacionar el vino de Toro con la historia regional, es un vino vinculado con el arte, presente en la tradición oral y cantado por poetas y escritores.

Planta superior                Planta inferior

En esta zona las cajas mágicas se van iluminando al paso del visitante y aparecen imágenes y textos en su parte posterior para ofrecer tres niveles de información. Dentro de las cajas se recrean situaciones explicativas relacionadas con el vino y su cultura.

En la siguiente sala un audiovisual nos describe el origen familiar de la empresa, desde los fundadores hasta nuestros días, mostrando sus instalaciones en Valdepeñas y las cuatro bodegas que el grupo Pagos del Rey SL, tiene en sendas Denominaciones de Origen. Su capacidad exportadora y la distribución que de los vinos se hace en más de 100 países.

La última parte del recorrido se efectúa por la Sala de Barricas, en la que se apilan más de 2000 de estos envases de madera de roble. Para documentar este proceso en una hornacina se ha instalado una réplica de un taller de tonelería en la que un autómata nos muestra la elaboración de la barrica.

Sala de barricas

El recorrido, de casi dos horas de duración, termina en esta época estival degustando uno de los vinos de la bodega en una hermosa terraza situada en la zona de Jardín Museo.

La visita concluye en la tienda donde se pueden adquirir vinos elaborados por la empresa en sus diferentes bodegas además de productos regionales, quesos, embutidos, repostería y artesanía.

La intención del Museo es mostrar como el vino es un producto cultural implicado directamente en la vida de la comarca en la que está instalado.

Debido a su situación geográfica al lado de la Autovía del Duero, está llamado a ser la puerta de acceso a la futura Ruta del Vino de la Denominación de Origen Toro.

Piezas                Piezas restauradas

El vino Museo

El próximo día 3 de julio se va a presentar un vino que hemos preparado como una pieza más de museo, un vino muy especial. Un vino puede ser una pieza de Museo si se elabora con cepas casi centenarias, plantadas a pie franco, de la variedad Tinta de Toro con menos de mil plantas por hectárea.
Si también recuerda el prensado de la prensa de viga, el trasiego con el fuelle, el transporte en los pellejos y su consumo con la jarra del alfarero artesano, será una pieza de museo como los objetos que en éste se guardan. Se trata de un vino elaborado con las mejoras uvas que se recogen en la bodega procedentes de la viñas más viejas de la localidad de Morales de Toro.

El vino tiene un carácter de pieza única, por eso solamente se podrá adquirir en la tienda del Museo, como un objeto de colección.

En esa fecha a la que invitamos a los aficionados que lo deseen y nos lo hagan saber, también se va a presentar la segunda edición del vino La Única, que es otra joya de colección, elaborado con uvas de las cuatro denominaciones de origen en las que tiene bodega la familia.

Estas dos piezas de museo, serán presentadas en un acto, que tendrá como centro la conferencia de D. Carlos Piñel, Director del Museo Etnográfico de Castilla y León, “El vino como pieza de museo”. El acto será presentado por el periodista Javier Pérez de Andrés y la cata de los vinos la realizará Jose Ribagorda.

Con este acto queremos dotar al Museo de un vino específico, elaborado expresamente para ser adquirido, exclusivamente por los visitantes al mismo; y por otra parte presentar un vino de alta gama seleccionado entre los mejores de los que la Familia Solis, elabora en sus instalaciones

Las catas del Museo

Entre los enoturistas que visitan el Museo hay una demanda reiterativa que es la de participar en cursos de cata o procesos formativos en los que se les enseñe las características organolépticas de los vinos. Conscientes de esta demanda hemos preparado para los días 5 y 19 de julio y, 2 y 9 de agosto, un completo curso.

Jardín Museo                Museo vista general

El programa comienza con una introducción a la Cultura de la Vid y el vino mostrando los valores materiales e inmateriales que esta planta y su producto han generado primeramente en la cultura mediterránea y posteriormente en todo el mundo. Se trata de situar al vino como producto cultural vinculado estrechamente con nuestra cultura.

Después de un café, el Curso impartido por el Enólogo del Consejo de la Denominación de Origen Toro tendrá una parte más teórica para crear los fundamentos de la cata, y posteriormente se catarán vinos de las DOs Rioja, Rueda, Ribera de Duero, Toro, Valdepeñas y Mancha. Serán ofrecidos 12 vinos para comprender las características varietales de cada región y ver las diferencias entre una misma variedad en diferentes territorios. También se abordarán las distintas formas de vinificación y los tipos de crianza según la madera empleada.

En la comida ofrecida en la Panera de San Juan, agradable espacio de un antiguo local de recepción de los diezmos eclesiales hoy convertido en Vinoteca y Restaurante, se maridarán los vinos con los platos típicos zamoranos, para terminar en los postres con un vino dulce.

En la tarde se realizará una visita guiada al Museo, donde después de tomar un vino de despedida se entregará el Diploma de Asistencia al Curso.

Con este tipo de actividades cumplimos con el carácter formativo del Museo y mostramos las peculiaridades de los vinos de cada región.

 

Copyright © Luis Vicente Elías, Junio 2014
 

  1. #1

    Tao Platón

    La verdad es que estas cosas están muy bien. Ese fomento de la cultura del vino por parte de empresas ejemplares. Porque fomentar la cultura del vino también es fijar el precio de la uva, joder un poco al viticultor y ser condenado por la Comisión Nacional de la Competencia:
    http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/vinicultura/ampl-cnc-multa-con-mas-de-un-millon-a-tres-asociaciones-de-productores-de-vino-por-fijar-precio-de-la-uva_a0csGCe3n2i27K0cLKfxX4/
    Porque sólo hay que ver quién era el presidente de la asociación condenada. Claro que el sector también le eligió presidente de la Federación Española del Vino. Esta marca España que nos persigue.

  2. #2

    G-M.

    Preciosa iniciativa y excelente reportaje.
    Saludos

  3. #3

    Juanjara

    Tuve la oportunidad de visitarlo y fue muy didáctico, entretenido e interesante, es una lástima que no se pueda visitar la bodega.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar