Marevinum

Dominio de atauta llanos del almendro 2006


LA POTENCIA SIN CONTROL….
Con ocasión de celebrar el nacimiento del retoño de nuestro amigo Carlos, abrimos en nuestro club de catas una botella de este vino, sugerido por Casto, que siempre sabe dignificar un buen momento y darle ese toque especial que se merece. Brindamos por el niño y le deseamos un futuro y una vida plena de felicidad y categoría, de acorde con el vino que estábamos bebiendo.

Este vino pertenece a la bodega que en el año 2.000 creó el comerciante de vinos  Miguel Sánchez, quien dirige o “entrena” como a él le gusta decir, un jovencísimo equipo formado por sus dos hijos y por el enólogo francés Bertrand Sourdais, que utilizan técnicas innovadoras y sobre todo respetuosas con la naturaleza, a la hora de cultivar las tierras y elaborar sus vinos. La bodega está enclavada en la esquina derecha de la D.O. Ribera del Duero, en el municipio soriano de Atauta, donde han adquirido unas 15 hectáreas de las cepas más antiguas que se conocen (la mayoría prefiloxéricas), asegurándose además la producción de una gran cantidad de pequeños agricultores de la zona.
Para Llanos del Almendro utilizan las cepas más jóvenes del dominio, teniendo pie injertado y una edad media de unos 60 años (lo de jóvenes le queda tan postizo como a Marujita Díaz). Están distribuidas en una parcela de 2,5 hectáreas, donde el suelo es menos calizo que en el resto de los viñedos del lugar, lo que le aportará mas “garra” al vino.
Otros vinos de la bodega son: “ Dominio de Atauta”,” Valdegatiles”, “La Mala”, “Dos Fincas” y “La Roza”.

CATA
Vista Color rojo azulado, casi negro, cubierto al máximo y con ribete cárdeno bastante estrecho y algo acuoso. Lágrima densa y coloreada.
Nariz Intensa pero cerrada en principio. Reducciones y cueros con maderas quemadas. Tras el susto y su correspondiente aireación y reposo, la cosa cambia y comienza a ofrecer una fruta roja muy madura (ciruelas y fresas), dátiles y notas de cuero bien curtido, junto con unos cacaos y torrefactos de lo más limpio. Tabaco negro y tierra de bosque redondean la nariz de este vino, sazonada con pimienta y un muy leve recuerdo de clavo de olor.
En boca la cosa cambia. A una entrada secante y fresca, donde el paso de boca se hace amplio y fluido, le sucede un ataque de astringencia y verdor que se agarra y araña el paladar a su paso. Los taninos sin domar hacen de las suyas y enmascaran la carga frutal e incluso algo floral (lirios) que ofrece en centro de boca. Las maderas nobles siguen presentes y en ningún momento se ha notado el alcohol ni la acidez destacando sobre el conjunto. El posgusto es largo y el recuerdo sigue siendo el del tanino bravío y un poco ¿verdoso?, campando a sus anchas por doquier. Tras el primer final, aparece otro mucho más agradable donde el hollejo dulcifica un poco el recuerdo del vino.
Conclusión. Un vino de mucha extracción, poca filtración (según bodega ni filtrado ni estabilizado en frío) y mucha calidad de materia prima, con un equilibrio perfecto entre fruta, madera, alcohol y acidez, donde el único culpable de que no se disfrute plenamente, es aquel que lo descorche antes de tres o cuatro años.
D.O./Zona: Ribera del Duero
Variedad: 100% tinta fina (tempranillo)
Crianza: 20 meses en roble francés
Graduación: 14º
Precio aprox.: 100€
Bodega: Dominio de Atauta. Ctra. A Morcuera s/n. 42.345 Atauta (Soria) Tlf. 913 020 247
E.mail [email protected]
Web: http://www.dominiodeatauta.com/


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar