Grupo de Catas Valencia

Un paseo por el Ródano: Nueva cata del Grupo de Catas de Valencia

FOTOS:         Gaspar Fernández, Roskilde, Carlos70 

TEXTOS:       Roskilde, Carlos70

MONTAJE:    Carlos70    

Otro mes más, los integrantes del Grupo de Catas Valencia nos volvimos a reunir entorno a una mesa para realizar nuestra periódica cata- cena mensual. El día fue el pasado 23 de Junio y el lugar elegido el Restaurante Blanqueries, de Valencia. En esta ocasión los ponentes y encargados de organizar la cata fuimos Roskilde y Carlos70 que elegimos como temática: Vinos del Valle del Ródano.

La zona del Ródano es una región vinícola muy importante, concretamente famosos son sus vinos tintos de la zona del norte, por ejemplo los Hermitage y los de la zona sur con sus Chateneauf du pape. Debido a la fecha y al calor que ya hay en la ciudad de Valencia a mediados de junio, pensamos plantear una cata básicamente de vinos blancos, que se sirven más frescos y no llegan a saturar tanto como una cata de tintos en estas fechas. Así que aunque no son tan conocidos como los tintos de esa zona, estábamos convencidos que podíamos realizar una buena cata, por lo que al final la velada constó de siete vinos blancos, tres vinos tintos y añadimos para los postres un vino dulce francés, pero que no formaba parte de la D.O. Côtes du Rhône.

La elección de los vinos se basó principalmente en elaboradores con cierto prestigio de la zona, así que hubieron vinos de Paul Jaboulet Aîné, Etienne Guigal, Jean-Michel Gerin, Alain Graillot, Georges Vernay y Auguste Clape entre otros.

Los asistentes a la cata fueron llegando y refrescándose con algún vermouth o cerveza, esperando la llegada de todos los integrantes del grupo. Al final hubo dos bajas de últimisima hora, pero ya se sabe que de los imprevistos nadie se libra, avisamos al restaurante in situ y lo aceptaron con diplomacia, lo cual es de agradecer.

Se inició la cata con unos aperitivos individuales que consistieron en una crema de calabacín, y una banderilla de crujiente de cebolla.

                                        

 

Los vinos catados con los aperitivos fueron el Parallèle 45 Blanc 2013, de Paul Jaboulet (Côtes du Rhône) y Côtes du Rhône Blanc 2011 de E.Guigal, ambos del sur del Ródano.

                                       

 

El Parallèle 45 Blanc es un ensamblaje de Garnacha blanca, Marsanne, Viognier y Bourboulenc. Se mostró joven, fresco y apetecible, con notas florales y albaricoque. Fue el que más gusto de los que acompañaron a los entrantes. El Côtes du Rhône de Guigal, 55% Viognier, 20% Rousanne, 10% Marsanne, 15% otras variedades. Se mostró más seco, con menos matices en nariz pero en boca tenía una correcta acidez y buen recorrido.

Continuamos con los entrantes, el primer entrante fue la Ensalada de salmón, que se maridó con un Château Pégau Cuvée Lône 2012, vino perteneciente a la D.O. Côtes du Rhône.

                                       

Una buena ensalada, con abundante presencia de salmón de buen corte. El Cuvée Lône 2012 multivarietal con 40% Clairette, 30% Bourboulenc, 20% Garnacha blanca, y un 10% Ugni blanc. En nariz predominan las notas frutales y herbáceas, es un vino seco de cuerpo medio y afrutado. En boca aparecían notas de manzana verde, hierba fresca y tiza.

El siguiente entrante individual fue la Merendola de foie, y el vino elegido el Les Jalets Blanc 2010, de Paul Jaboulet.

                                       

Interesante plato, uno de los mejores de la velada, consistente una crema de foie que se toma untada en pan, y de textura muy suave. El vino monovarietal 100% Marsanne, de la zona de Crozes-Hermitage, Norte del Ródano. Vino de color amarillo intenso, notas en nariz de albaricoques maduros especies y miel. En boca tiene un ataque alegre y floral, con buena acidez largo y equilibrado se mostró como un muy buen vino, de hecho fue el vino blanco que mayoritariamente más gustó a los presentes. 

Continuamos la cena con un Capuchino de vieiras, que se maridó con un La Loye 2012, un vino de Jean-Michel Gerin.

                                        

El Capuchino de vieiras un muy buen plato también, con muchos matices de sabor y buena cantidad de vieiras para el disfrute del paladar. Servido en una especie de vaso de zurito de cerveza, se recomienda comer de abajo hacia arriba para coger todos los sabores de la elaboración. El vino La Loye 2012 es un monovarietal 100% viognier de la AOC Condrieu, Norte del Ródano . Las viñas están plantadas sobre suelos graníticos y la influencia de la orientación hacia el sur, influyen en el resultado final, aportando delicados aromas florales y de frutas maduras con hueso junto notas minerales. Entrada en boca untuosa y larga, marcando una punta de acidez viva y elegante. Costaba reconocer la tipicidad de la viognier, tal vez aún muy joven es un vino que puede aguantar en botella muchos años más, pero las expectativas entorno a él eran bastante altas debido a su precio, entorno a 45 € en tienda. Jean-Michel Gerin, un apasionado y dinámico productor de vino, se embarcó en 2002 junto con Laurent Combier (Domaine Combier, Crozes Hermitage) y Peter Fischer (Chateau Revelette, Aix en Provence) en un proyecto en Torroja del Priorat: Trío Infernal.

Proseguimos la cena con los platos principales que consistieron en un Lomo de bacalao confitado con ravioli de pisto y ligero pil-pil, que se maridó con dos vinos, un Alain Graillot Crozes-Hermitage Blanc 2007, y Le Pied de Samson 2011.

 

Un muy buen Lomo de bacalao, muy bien en cuanto a textura y calidad de la pieza, así como el ravioli y el pil-pil, presentes pero sin restar protagonismo al bacalao. En cuanto a los vinos el objetivo era maridar con dos vinos de añadas muy diferenciadas, para ver con cual daba mejor resultado el plato, si con la frescura del 2011 o la sobriedad del 2007. El Alain Graillot 2007, 80% Marsanne y 20% Rousanne fue una de las decepciones de la noche ya que estaba muy evolucionado, en el color ya se presumía porque parecía más un brandy que un vino blanco. Tal vez una mala conservación, y que la añada ya era un tanto añeja hicieron que no pudiésemos apreciar el vino de este buen productor de la zona. El vino fue comprado en la tienda Enópata, aconsejado por el dueño de la misma. Vino que mereció ser devuelto a “los corrales”. Le Pied de Samson 2011, un vino de Georges Vernay 100% viognier perteneciente a la zona Vins de Pays des Collines Rhodaniennes. Vino fresco y mineral, muy aromático, con notas de melocotón, albaricoque, y frutas tropicales. En boca elegante, fresco y equlibrado, con un final ligeramente amargo. Las viñas están situadas por encima de las laderas de Condrieu. Considerada originalmente parte de la denominación de Condrieu, en la actualidad y debido a su altitud de más de 300 mts. sobre el nivel del mar, prohibido en estos momentos por la AOC Condrieu, ha hecho que en la nueva redistribución de las zonas de la AOC haya quedado fuera de ella. Georges Vernay fue todo un personaje, acérrimo defensor de la denominación Condrieu cuando estaba en el borde de la desaparición, e impulsor de ella durante décadas. Se podría decir sin temor a exagerar, que en Condrieu, hoy en día, existen vinos elaborados exclusivamente con Viognier gracias a él. En la zona lo conocen como “Monsieur Condrieu”.

Y acabamos los platos principales con una Paletilla de cordero con ragout de setas. Para este plato elegimos tres vinos, Clape Rennaisance 2010, un monovarietal de syrah de la AOC Cornas, un Domaine de Marcoux 2008, Châteauneuf-du-Pape y el tercer vino elegido era un topillo que pusimos, de la Côte du Rhone Villages, comprado en un supermercado y con un precio muy por debajo de los otros dos, entorno a los 3 €.

                                           

La paletilla de cordero, un plato que bien cocinado puede llegar a ser un gran manjar y ese fue el caso, ya que se nos presentó una buena pieza de cordero perfectamente cocinada y muy tierna, con una excelente guarnición. El Rennaisance 2010 de Clape se mostró como un vino con un gran potencial, aunque todavía estaba un poco verde para beber. Los vinos de Auguste Clape, así como los grandes de la zona, suelen ser vinos con una gran capacidad de guarda, y a partir de 10 ó 15 años es cuando pueden apreciarse en su plenitud de forma. Seguramente en unos años podrán apreciarse esos 97 puntos Parker que atesora, pero ahora aún es demasiado joven para apreciar todo ese potencial. Domaine de Marcoux 2008, fue el tinto triunfador de la noche. Este vino compuesto mayoritariamente por Garnacha, Mourvèdre, Syrah y Cinsault se mostró fresco y elegante a pesar de sus 15º. El tercer tinto un Côtes du Rhône Villages 2012, bastante más económico que los anteriores lo pusimos para ver los contrastes y diferencias con los otros dos tintos. Aunque se notaba que era un vino de menor nivel, aguantó muy bien el tipo siendo un vino que nos gustó a todos los presentes. Vino joven para beber ya, cumplió con su cometido en la cata ya que demostró que para beber un buen vino de diario, no hace falta gastarse mucho dinero.

A continuación tomamos un prepostre, que fue un sorbetede frutas para refrescar un poco, y de postre pastel de queso. El vino del postre fue un Chateau Cousteau 2010, semillon y sauvignon blanc de la zona de Cadillac en Burdeos, por tanto fuera del área de influencia del Ródano. Un buen vino dulce con una muy buena relación calidad-precio.

                                            

Otra noche de cata en la que pasamos un rato agradable con buenos vinos y buena cena y sobre todo la compañía de todos los que pudieron acudir. Agradecer y felicitar al Restaurante Blanqueries y a su equipo por el esfuerzo y trabajo realizado, ya que en todo momento atendieron nuestras peticiones sin un “no” por respuesta.

 

  1. #1

    Josep_Gallego

    Interesante introducción a los vinos del Ródano que sin duda merece continuación en futuras catas, pero de nuevo a destacar el disfrute del grupo y el gran ambiente acompañado de una estupenda cena y de muy buen trato. Buena crónica, gracias!!

  2. #2

    Roskilde

    Ha sido la primera cata del Ródano para el grupo y creo que el nivel de los vinos, con la excepción de todos conocida, ha estado a la altura. Otra cosa es el precio de los mismos, para mí excesivo en algunos casos, pero creo que es interesante adentrarse en el conocimiento de zonas vinícolas desconocidas para los menos avezados.
    En cuanto al restaurante, buen servicio y calidad de producto con una cocina sin grandes pretensiones pero bien ejecutada y cantidad adecuada para quedarte bien.
    Lo más importante es que como siempre nos lo pasamos bien, y algunos, hasta aprendemos.
    Nos vemos en septiembre.

  3. #3

    Gaspar77

    Buena crónica. El restaurante fue una grata sorpresa, no había estado nunca anteriormente y me gustó bastante.
    Sobre los vinos me quedo con el Clape Rennaisance 2010, dejándolo un rato en copa estaba impresionante, aunque a la gran mayoría le gustó mas el Domaine de Marcoux 2008.
    Calidad precio me quedo sin duda con el Côtes du Rhône Villages 2012.
    Nos vemos en septiembre!

  4. #4

    Abreunvinito

    Unos blancos pero os pusisteis morados.
    Buen encuentro. Felicidades

  5. #5

    FPardo

    En primer lugar felicitar al restaurante por su profesionalidad, buena comida, buen trato y buen precio.

    Respecto de los vinos blancos estuvieron bien pero sin destacar, salvo en precio alguno. No he tenido muy buenas experiencias con los blancos de la zona, quizá algún Condrieu que recuerde ahora(todo será perseverar). Vinos correctos unos y buenos otros pero con precio excesivo (para mi).

    Los tintos me gustaron más los tres: Clape algo joven (a seguirle la pista), el Marcoux para mi fue el vino de la noche y el village del Lidl (infiltrado que no puede faltar si organiza Paco) todo lo contrario que lo afirmado respecto a algunos blancos (menos precio que calidad).

    Un saludo.

  6. #6

    Obiwan Ferran

    Interesante cata. La verdad es que los precios de los vinos son un poco altos, pero comprándolos in situ bajan bastante. Por ejemplo el La Loye lo compré ya hace unos años en Avignon y me salió por la mitad de lo que comentáis. Buen vino, por cierto, me encantan esos aromas de frutas con hueso de la viognier! Saludos,

    Ferran

  7. #7

    Elmesias

    Muy buena cata-cena.
    Que bien os lo pasáis!
    El vino del Lidl lo suelo comprar.
    Es un buen vino, afrutado, con cierto cuerpo que está en su momento para beber.
    Excelente RCP.
    Saludos,

    Jorge

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar