Grupo de Catas Valencia

Escapada a Borgoña

Aprovechando el vuelo que la compañía Volotea realiza cada viernes, con regreso lunes, a la ciudad de Lyon, planeamos una pequeña escapada a Borgoña para visitar algunas bodegas y disfrutar también del paisaje y del clima de la zona. 

En la Côte de Nuits

El viernes 27 de septiembre a mediodía llegamos a Lyon. Tras recoger el coche alquilado nos dirigimos a Marsannay-la-Côtte, pequeño pueblo situado al norte de la Côte de Nuits donde nos esperaba la primera visita, Domaine Huguenot  Père & Fills. Visitamos la bodega y probamos sus elaboraciones que provienen de viñedos situados en Marsannay, Fixin y Gevrey Chambertin. 

En blancos, su básico bajo la DO Bourgogne Côte de Nuits y los de Marsannay y Fixin. Buenos blancos que, al probar la añada más reciente, aún mostraban demasiado la influencia de la madera, todos ellos con gran acidez y especialmente interesante el procedente de Fixin, que me gustaría probar en unos años.

En cuanto a tintos la gama es mucho más amplia empezando por su básico, también bajo el nombre Bourbogne Côte D'Or, y siguiendo por vinos de Marsannay  de distintas parcelas, un vino de Fixin y otro de Gebrey. Finalmente un 1er Cru Gevrey Chambertin muy interesante y un Charmes Chambertin Grand Cru que, evidentemente, fue el mejor vino de la cata. A destacar el vino del Cru Montagne. 

En resumen una bodega con vinos muy elegantes, bien perfilados y que se beben muy bien. Un carácter muy fino y con buen futuro, especialmente en los tintos, donde se agradece percibir las diferentes parcelas, suelos y como la Pinot Noir se adapta a cada uno de ellos ofreciendo hermosos registros. Lamentablemente, por falta de tiempo y por estar la bodega en vendimia, no pudimos visitar el viñedo.

La siguiente parada fue en el cercano municipio de Morey-Saint-Denis, otro prestigioso municipio de la Côte d'Or.

Visitamos un pequeño productor Stephane Magnien, que elabora con la mínima intervención y solamente 40.000 botellas al año. Sus vinos empiezan por un sencillo blanco elaborado con Aligoté, luego un regional que contiene Pinot Noir y Gammay y posteriormente toda la gama de vinos de parcela y 1er Cru que catamos directamente de las barricas y que nos sorprendieron muy gratamente.

No tenemos imágenes al haber catado directamente muestras, en su mayoría de la añada 2018, pero la impresión fue magnífica, vinos que sin perder la elegancia mostraban cierta rusticidad, excelente acidez y muy buena calidad. Todos tuvimos la impresión de que este elaborador dará mucho que hablar en los próximos años. 

Chablis, el Chardonnay que viene del frio.

Iniciamos el viaje hasta Cristophe et fills donde Sebastien Cristophe nos recibe y nos atiende magníficamente. Primero vemos su bodega, situada en medio del campo y con los viñedos cerca. Visitando el magnífico viñedo de Chablis pudimos ver los diferentes suelos, calizos, arcillosos y aquellos que forman mezcla de ambos junto a fósiles marinos, dentro de sus clasificaciones, es decir, Petit Chablis, Chablis, 1er Cru y Grand Cru. 

De todos ellos, llama la atención  la mezcla de suelos de caliza, arcilla y conchas fósiles denominados “Kimmeridge”, propios de los viñedos de mayor calidad. Chablis es una tierra muy fría donde las heladas son habituales y por tanto la pérdida de mucha producción todos los años, forma parte de la viticultura. Utilizan sistemas para calentar el viñedo en los momentos de mayor frío, lo cual nos da una idea del clima extremo de esta zona en la que, como pasa en tantas otras, se obtienen magníficos y únicos vinos.

En una agradable mañana en la que se agradece la temperatura, pasamos a catar los vinos. Petit Chablis 2018, Chablis 2017 y 2018 así como varios 1er Cru que muestran los diferentes suelos y zonas donde tienen viñedo. La gran acidez de los vinos y su mineralidad son señas de identidad que los hacen muy placenteros, sobre todo para los que amamos esas características. 

Nos despedimos de Sebastien que además de cordialidad nos obsequia con algunos vinos de su bodega, que posteriormente disfrutaríamos.

Para comer teníamos reserva en un interesante restaurante en el pueblo de Chablis, Les Tres Bourgeons, con un menú accesible de buena calidad tanto en producto como en ejecución. Además una magnífica carta de vinos de la que disfrutamos un interesante Marsannay de Sylvanne Pataille de 2017 lleno de fruta y frescura y un complejo Chablis 2009 de Vincent Dauvissat, uno de los más reconocidos productores de la zona, si no el que más.

Por la tarde, que en Francia empieza muy pronto, visitamos otra interesante bodega de Chablis, Pommier, donde disfrutamos toda su gama de vinos, Petit Chablis, Chablis y de nuevo varios Primer Cru, todo ello previa visita a las instalaciones. Los vinos de Pommier volvieron a mostrar el carácter propio de la zona. Algún 1er Cru catado era de la añada 2016 y fue disfrutado especialmente. El paso de algunos años confiere a estos vinos un equilibrio magnífico. De nuevo magnífico trato y buenos detalles de la bodega.

Nos alojamos en el cercano pueblo de Saint-Cyr-les-Colons donde pudimos de nuevo, tras visitar varias tiendas en Chablis, cenar acompañados de los magníficos vinos de la zona.

El equipo (a falta del fotógrafo) de aperitivo antes de la cena

Una visita en Macôn

Tras un largo viaje en coche llegamos a Macôn, una hermosa ciudad bañada por el río Saona. Muy recomendable pasear por sus calles y disfrutar de la buena oferta gastronómica que ofrece. 

Allí visitamos Domaine Pierre Vessigaud. Antes de entrar a degustar sus vinos pudimos observar el viñedo de Poully, realmente hermoso.

Pierre elabora vinos blancos, solamente un tinto muy ligero que en la cálida añada de 2018 no resultaba especialmente atractivo. Sus vinos blancos que van desde una gama básica a vinos de diferentes parcelas  y sobre todo su gama superior de Cru, muestran el terroir y la grandeza de la uva Chardonnay. La acidez es equilibrada con la crianza que proporciona vinos elegantes, frescos y muy aptos para comer a precios bastante más asequibles que otras zonas de Borgoña. 

Terminamos  probando vinos de Chablis y de Macôn  durante la cena, con el fin de apreciar sus diferencias y marcados matices, en dos zonas donde la Chardonnay reina. 

Una viaje imprescindible para cualquier amante del vino. Una zona preciosa llena de grandes vinos por todas partes, a la que esperamos volver pronto.

 

  1. #1

    Swinsword

    Veo que disfrutasteis muuuuuuuuuucho. Y que esas visitas a elaboradores "más pequeños" o menos reconocidos en algunos casos, merecen mucho la pena por la atención y el tiempo que disponen, aunque yendo en esta época con la vendimia, a veces es complicado.

    Un abrazote y anoto la referencia de Stephane Magnien ;-)

  2. #2

    Josep_Gallego

    en respuesta a Swinsword
    Ver mensaje de Swinsword

    Así es, buena compañía, clima, paisajes magníficos y encima buenos vinos. ¿Que más se puede pedir?. Nos trataron muy bien la verdad. Un abrazo!

  3. #3

    FPardo

    Buenos vinos, buena compañía y mollejas a cascoporro:)

    Destaco del viaje los magníficos vinos de Stephane Magnien, el precioso viñedo de Chablis y su acidez adictiva.

    Un saludo.

  4. #4

    Swinsword

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Joer, qué envidia xD

  5. #5

    Robgarortz

    Tengo muchas ganas de volver a Borgoña, como bien dices, es un viaje imprescindible para cualquier amante del vino. Disponiendo de tiempo, y más llegando en avión a Lyon, creo que es muy recomendable completar el viaje visitando el valle del Ródano, al menos el Ródano Norte.

  6. #6

    Josep_Gallego

    en respuesta a Robgarortz
    Ver mensaje de Robgarortz

    Totalmente de acuerdo, hubiera sido magnífico ir al reinado de la Syrah pero ya nos vino justo con salida viernes y regreso lunes pasar de la Côte de Nuits a Chablis y luego Macônnais. Creo que haremos otra directamente a esa zona próximamente.

  7. #7

    Robgarortz

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Merece la pena, sobre todo, en mi opinión, el Ródano Norte.

  8. #8

    Miryam777

    Enhorabuena por el disfrute, envidia sana. Ya se a quien preguntar cuando vaya por esas tierras. Saludos

  9. #9

    Letroncio

    Otra visita recomendable, sobre todo si se parte desde Lyon es el Beaujolais. Tanto por sus vinos como por su paisaje.

    A mí Borgoña me parece un lugar de peregrinación, ya he estado tres veces, pero paisajísticamente y por pueblos no es la zona vinícola más bonita de Francia en mi opinión.

  10. #10

    Josep_Gallego

    en respuesta a Letroncio
    Ver mensaje de Letroncio

    Nos faltó tiempo y eso que hicimos kilómetros, supongo que nos plantearemos otra escapada a Beaujolais, personalmente me encanta la Gammay. Borgoña es preciosa ciertamente.

  11. #11

    Obiwan Ferran

    Joer, vaya viajecito chulo, chulo os montasteis! Todo eso lo hicisteis en un fin de semana??? Vaya tela! Por cierto, los vinos de Pommier los ofrecen esta semana en 1jour1vin a buen precio, por si os interesa. Tomo nota de las bodegas que visitasteis. Saludos!

    Ferran

  12. #12

    Obiwan Ferran

    en respuesta a FPardo
    Ver mensaje de FPardo

    Mollejas de pato o de ternera? Me encantan ambas, pero sobre todo qué ricas están esas "riz de veau" guisadas, una delicia! Saludos!

    Ferran

  13. #13

    Josep_Gallego

    en respuesta a Obiwan Ferran
    Ver mensaje de Obiwan Ferran

    Si, la verdad es que nos cundió mucho, bastantes kilómetros pero mereció la pena. Saludos!

  14. #14

    FPardo

    en respuesta a Obiwan Ferran
    Ver mensaje de Obiwan Ferran

    De pato, las de ternera también me gustan mucho. La verdad es que en los restaurantes donde comimos lo hicimos muy a gusto y a buen precio.

  15. #15

    JoseRuiz

    ¡Qué envidia de viaje! Hasta la compañía es buena... ;-)

    A la próxima, si aceptáis invitados, me apunto. Jejeje...

  16. #16

    Josep_Gallego

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    Tomamos nota para avisarte en próximas aventuras


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar