Moscatel Toneles

Vino Moscatel Toneles

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
98
Puntuación Media:
9,7
Calidad-precio:
9,1

Bodega: Valdespino (Grupo Estévez)
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: Moscatel
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Elaborado con el método de soleras y criaderas típico del Marco de Jerez.

Varietales: Moscatel

Consumo: 2011 - ?

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - ?.

34 Opiniones de Moscatel Toneles

De color ébano casi zaino, cubierto y ribete yodado.

En nariz adelanta algo una de sus principales características: vino extremo con una volátil algo subida, café, polvo de cacao puro, desván, sándalo, incienso, aceite esencial de naranja,arcilla, sirope, algarroba,especias orientales como de bazar,marroquinerías...

La boca es un cuchillo que casi hiere en su paso. Es denso, con mucho peso y volumen, sensación oleageinosa, perezoso de paso, muy amplio y envolvente, por momentos parece que te va a cansar pero esto no ocurre nunca, es de tremnda profundidad y las sensaciones que te deja darían para escribir un ensayo de cata.Muy, muy completo.

Ébano muy oscuro y cubierto con ribete yodado. Nariz intensa, profunda, expresiva, en la que destaca el azúcar quemado, los matices balsámicos, los toques de especias exóticas, algún apunte de uva pasa, recuerdos a frutos secos y un fondo de regaliz (raíz). En boca tiene buen ataque, excelente recorrido, magnífica acidez, muy buenos amargos, untuoso, estructurado, con mucha materia, concentrado, largo y enormemente profundo.

La casa de mi abuela, sacristía, la caja de puros de mi tío, muebles viejos, desván, caja de lápices, maderas, barnices, leche de coco, incienso, brandi, almizcle, flores, caramelo de ese líquido del flan, café, toffe, dátiles, piel de limón confitada, fruta escarchada, mermelada de moras, velas, botafumeiro, hierbas, lemon curd, pegamento, laca, polvo, cuero de zapatos nuevos, papel de seda, canela, polvorones, tabaco rubio...

Y con la copa ya vacía te sigue dando más y más.

Grande!

Enesima botella, mismas apreciaciones, misma conclusion, la acidez de este vino no es normal, esta desbarajustada, será todo lo viejo que queramos, todo lo escaso que queramos, pero sigo sin entenderlo.

Ya solo me queda una botella, sin esperanza alguna de que me cambie la opinion, a ver si consigo sacarle partido usandolo para emborrachar unos bizcochos que tengo.

Para mi es caro, porque sigue sin satisfacerme.

Vista: Marrón muy oscuro con menisco caoba de capa alta.
Nariz: dátiles, azúcar tipo caramelo, desván, solera, leche de coco, piel de naranja confitada, caco, café, mermeladas, hierbas, barnices, laca (poco a poco desaparece), miel, flores, tostados, nueces, más frutos secos, almendras tostadas, regaliz, pasas, polvo, mueble viejo, desván, cuero, moras, mandarinas...
Boca: sabroso, corpulento, lleno, amplio, con una acidez fantástico, dulce, masticable, largo de narices!
Lástima su precio.

De entre todos los embotellados que hemos catado de Toneles, sin duda este que pertenece a una pequeña saca que salió en 2006 junto con la Bota Nº2, primera edición del Fino Macharnudo Alto es de largo la mejor pues es la que más se aproxima al vino que hay en la Bota punta de la solera, quizá el mejor que hayamos catado jamás. Y este, insistimos, se acerca mucho siendo un vino realmente inimitable e inigualable que hemos tenido la suerte de disfrutar dos o tres veces. Los otros embotellados de Toneles son soberbios…pero no llegan a la esencia trascendental de este. Si les queda alguna botella tienen un tesoro.

¡Mi tesooooorooooo !

Marrón muy oscuro, casi negro y con ribete caoba. La capa es impenetrable. Cuando lo agitas, el cristal se tiñe de una especie de barro. Lágrima inmóvil, petrificada. Exteriormente parece limpio, pero no veo más allá. Brillante.
Punzante, duro, firme, alcohólico. Polvo, madera, barniz, yodo, piel de mandarina, café, chocolate, mermelada de fresa, balsámico.
Naranja, mora, desván, café y muchos recuerdos más. Se deshace en la boca. Es como caramelo derretido, chocolate amargo. Se mastica el azúcar. Licoroso, amielado.
Sobrecogedor. La acidez es tremenda. Si lo dejas en boca unos segundos más de lo habitual, nos recuerda a un Cognac.
Después de la última crítica, y como me quedaba una botella en casa, me dio envidia, y la abrí. Le pongo otro 10, porque es un vino oscuro, insondable y misterioso, con matices marcados y profundos, la acidez es brutal y el final es el más largo que he experimentado jamás.

Ayer cayó otra durante la cata de La Despeña. Está del amigo Jaime.

Esperaba ver por fin ese 10 que tantos le otorgan, pero seguiré esperando, a ver si en las botellas que aun nos quedan lo encuentro.

Color caoba oscuro, casi negro, yodada la lagrima, ambarina oscura. Lenta, espesa, pastosa.

En nariz es exuberante, higos dulces, azúcar tostada, arropes, cafés, suculento. Sabemos que es moscatel, pero si es ciega la mitad nos hubiésemos ido a un PX viejísimo.

En boca esa acidez concentra todas las miradas, acidez, acidez y más acidez, excesiva diría yo, por eso sigo sin verle el 10.

Tendremos que esperar varios años a que esa acidez se dome? Mientras tanto los más delicados buscamos el omeprazol salvador.

Pues eso, es una importante reliquia como lo sería el dedo índice de San Juan el Bautista, por su importancia histórica y espiritual (y siempre apuntando hacia el cielo infinito).
Es un mensaje complejo y simbólico, de gran densidad sobre un perfecto enfoque ácido. Inunda; hace salivar; se mastica y se mantiene casi hasta el infinito.
Genial como postre después del Fino Ynocente.

Abrí una botella con unos amigos que no conocían el Moscatel Toneles, y la pregunta que se impuso fue: ¿ es éste el mejor vino dulce del mundo?.

Yo creo que sí, al menos por ahora puede considerarse que es el mejor vino dulce que he probado nunca.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar