Cardenal Palo Cortado V.O.R.S.

Vino Cardenal Palo Cortado V.O.R.S.

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,5
Calidad-precio:
8,9

Bodega: Valdespino (Grupo Estévez)
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 20,50%
Varietales: Palomino.
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Criaderas y soleras

Varietales: Palomino.

Consumo: 2011 - ?

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - ?.

17 Opiniones de Cardenal Palo Cortado V.O.R.S.

Color caoba, bastante cerrado y ribetes más situado en los yodados.

Nariz que por sí sola ya te deja entregado desde el primer momento. Especias dulces como la canela, la vainilla,frutos secos, cítricos escarchados, aromas punzantes que enriquecen la paleta aromática,barnices, maderas finas, praliné, notas amieladas...

La entrada en la boca es cautivadora. Con la verticalidad tan característica de Marchanudo, arropa la albariza con con un entramado complejísimo y provoca o más bien evoca una gran cantidad de registros de sapidez,longitud, salinidad, misterio, señorial, armado, permanencia sobresaliente, umami. Un prodigio.

Cuesta contar tantas cosas de un vino tan complejo, un vino que emociona, que te llega a dar tanto que al final no sabes ni por dónde vas. Sólo hay algo que tienes claro, es una joya que no puedes dejar de oler y saborear.

Es un vino de los que cuesta hacer nota de cata porque es complejo, porque se mezclan los tostados, las almendras garrapiñadas, los recuerdos a brandy, el licor de avellanas, las flores ajadas...
Y luego la boca, que es un puro espectáculo y disfrute, cómo enviste contra el cielo del paladas para luego transformarse en terciopelo... Esa acidez, esas notas tostadas, esos torrefactos y ese punto casi goloso las ciruelas pasas fermentadas.

Visual:

Caoba con ribete ambarino.

Olfativa:

Nariz de gran intensidad, elegancia, franqueza y limpieza. Frutos secos (nuez, avellana), ebanistería, barnices, tostados, cáscara de naranja, especias (canela, curry) y un fondo de pastelería.

Gustativa:

Potencia, poderío, franqueza y complejidad. Es sápido, de paso y final amargo, persistente hasta la eternidad, con un postgusto a maderas nobles y a frutos secos. Grandioso!!!

Catado por segunda vez, mejorando aún las anteriores impresiones, que ya eran tremendas...
Color caoba oscuro. Muy denso.
Nariz muy compleja, el primer aroma y predominante parece caramelo tofee. Frutos secos, avellana, almendra. Fondo complejo de barnices, carpintería.
En boca presenta algo difícil de describir. Como un "corte" en boca, dejando una sensación posterior muy agradable. Postgusto larguísimo, no te deja ganas de comer ni beber nada más.
Mi primer 10.

Nos lo ofrecen en bodegas Valdespino (Grupo Estévez) para catar durante la visita.
Yo (pobre iluso) no lo conocía.
Me lo sirven en la copa, color muy oscuro, y desde que me lo llevo por primera vez a la nariz me quedo embobado. Intensidad altísima con una complejidad tremenda de aromas. Se identifican frutos secos, caramelos, aromas tostados, pero lo más llamativo para mí es un fondo tremendo a barnices, mueble antiguo, que hacen que este vino se transforme en algo magnífico.
La boca igual nivel, y el postgusto larguísimo con aromas impresionantes.
Difícil de definir, al menos para mí, un vino así.
Pero no se me olvida...

De color caoba intenso con ribete ambarino y aspecto limpio.
Enorme nariz, con buena concentración de frutas secas (orejones, naranja), nueces y avellanas junto a tonos de guirlache, curry, miel, mueble viejo y tabaco. Notas licorosas, caramelo toffe y algo de yema tostada.
En boca es muy complejo y potente pero equilibrado, con sabrosas notas de frutos secos, naranja confitada, tabaco y caramelo. Leves tonos salinos, acidez redonda y envolvente, apuntes ahumados, especias y dejes golosos que hacen de él un paso de boca muy profundo y compacto pero amable a la vez. Final de boca glicérico, con recuerdos especiados de vainilla, regaliz y confitura de naranja con postgusto gratamente amargoso de maderas viejas y almendra tostada.

Poco que añadir a los anteriores comentarios. A pesar de mis reticencias ante los vinos jerezanos, he de reconocer que éste me impresionó. Y también lo hizo su precio: unos nada despreciables 145,-€ en la web de la bodega. Me gustó su potencia, su complejidad, su persistencia. Me cuesta imaginar un maridaje mejor que un buen habano, una butaca cómoda y un par de horas para paladearlo con fruición.

Gracias a EuSaenz por dármelo a conocer.

Color caoba muy oscuro.
La nariz es intensa, la palabra que mejor la define desde luego es complejidad, frutos secos, especias dulces, canela y suaves vainilla, también clavo, notas elegantes de maderas finas, recuerdos a barnices, pastelería.... y siguen y cambian y no dejan de sorprender, cuesta apartar la nariz de la copa.
En boca sorprende por su potente entrada, su estructura, su acidez, un esqueleto que sostiene de forma elegante un conjunto de sensaciones de difícil descripción, salinos, amargos, frutos secos y esa peculiar crianza única en estos vinos. El final es de los más largos que recuerdo, de hecho creo que aún perdura... Un vinazo fuera de lo común, algo muy especial, para sentirse afortunado.

Caoba oscuro con reflejos yodados.

Nariz intensa, compleja, frutos secos, almendras, avellanas, especiados de canela, clavo y nuez moscada, maderas nobles, ebanistería, barnices, regaliz, balsámicos, crema pastelera. Un espectáculo de múltiples aromas recorre la pituitaria y nos deja sencillamente hipnotizados ante su complejidad.

En boca impresiona por su tremenda concentración sápida, con una acidez y una salinidad sin concesiones, pero con un equilibrio y elegancia que resultan casi imposibles de comprender si no se prueba. Final de frutos secos amargos, con una fuerza que hace salivar dejando una persistencia de varios minutos.

La solera de Cardenal está formada por seis botas más una Bota NO, la más vieja de todas y que permanece fuera del corrimiento de escalas. Esta muestra ha sido catada de dicha bota y lo cierto es que todavía es un algo más con respecto al Palo Cortado Cardenal VORS. La quintaesencia del Palo Cortado Jerezano y uno de los mejores vinos del mundo.

Color caoba intenso.
Nariz enorme en potencia y en complejidad. Sinfomia de frutos secos (almendras, avellanas, nueces) sobre caramelo, cafe y ahumados. Es un juego de aromas , se superponen unos sobre otros, con potencia muy grande , pero equilibrado al maximo . Ya sólo la nariz es un autentico espectaculo.
paso por boca como pse presume, potencia a la enesima , pero equilibrio magico. salinidad brutal con acidez marcada.......Potencia y frescura........magia

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar