Dr. Bürklin-Wolf Wachenheimer Mandelgarten Beerenauslese Scheurebe 1988
Dr. Bürklin-Wolf Wachenheimer Mandelgarten Beerenauslese Scheurebe 1988
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
Alemania
Tipo de Vino:
Blanco
Graduación (vol):
10,00%
Varietales:
100% Scheurebe
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.65
/
98
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
ELABORACIÓN
Fermentación en cuba inoxidable. Alcohol: 10.0 Acidez total (g/l): 11.2 Azúcar residual (g/l): 177 Composición del suelo: arenisca abigarrada/grava.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Dr. Bürklin-Wolf Wachenheimer Mandelgarten Beerenauslese Scheurebe
OPINIONES
5

Curiosamente otro vino que apenas se ha movido desde la última botella abierta en el año 2009. Igual que la anterior nos encontramos con un conjunto armónico y muy bien compensado entre la acidez y la dulzor, con una alta expresividad olfativa y gustativa a mieles, fósforo y notas críticas. Vino encantador y seductor

Caoba muy fuerte y oscuro
Aroma de extrema potencia ( decantado 3 h), uvas pasas muy concentradas, cera, miel, muchas flores, iglesia húmeda, humo de pipa. También hay una notable aportación mineral que se concreta en fósforo, hay mucho fósforo con un poco de pedernal. El aroma fine en notas cítricas. Todo muy coordinado.

En boca cuerpo medio. Muy muy dulce, como es de esperar en un BA, a pesar de ello tanto dulzor no agobia y se puede beber bien gracias a su elevadísima acidez, expresividad miel y flores de primer orden. Nada de petróleo. Enorme presencia y recorrido en boca. Largísimo, para reverenciar.

Ni recordaba haber catado previamente esta joyita. Tiene un bello color ámbar con algún destello anaranjado. La nariz es intensa, con gran profundidad, destacan los hidrocarburos, sobre todo ’petroleando, hay también algo de miel y de piel de limón. En boca tiene buen ataque, es goloso, untuoso, con magnífico equilibrio entre dulzor y acidez. Es muy largo, complejo y atractivo.

Ambar con reflejos anaranjados. Nariz de enorme profundidad, con abundantes recuerdos a hidrocarburos, piel de limón caramelizada, intensas flores y notas amieladas. En boca es goloso, glicérico, denso pero ligero, merced a una portentosa acidez. Gran recorrido y final atractivamente cítrico.

Este era el único vino no Riesling sino de Scheurebe que es un cruce de Silvaner y Riesling. Este vino ya son palabras mayores, su color es ámbar intenso.
La nariz es intensa amielada, con membrillo, floral, hierbas aromáticas, cítricos (limón asado), bergamota y melocotón.
En boca es muy potente sin concesiones, más denso, redondo con una gran acidez que equilibra perfectamente el nivel de dulzor.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar