Castillo de Monjardín Reserva Chardonnay 2008

Vino Castillo de Monjardín Reserva Chardonnay 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,1
Calidad-precio:
7,2

Bodega: Castillo de Monjardín
D.O./Zona: D.O. Navarra
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100% Chardonnay
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 8 meses en barrica nueva Allier "Único Chardonnay Reserva de España". La elaboración de este vino empieza por una selección de mosto que hace su fermentación en barricas nuevas de roble hendido Allier, procediendo después a una crianza en las mismas barricas durante 6 meses. El vino se guarda en botella de Bodega en condiciones óptimas de temperatura y humedad hasta completar los 24 meses.

Varietales: 100% Chardonnay

13 Opiniones de Castillo de Monjardín Reserva Chardonnay

Color dorado subido. Tiene una nariz de buena intensidad con aromas de melocotón, albaricoque, algo de mantequilla, tostados y un punto floral. En boca el vino tiene una gran acidez, buen cuerpo y un punto secante.

Color amarillo oro, reflejos dorados, limpio, brillante, buena y densa lágrima.
En nariz tiene una buena intensidad de aromas de envejecimiento con presencia notable de tostados, bollería, especias como vainilla y se entremezcla con aromas de fruta blanca, florales y cierta mineralidad.
En boca tiene cuerpo, hay buena acidez, se nota la fruta y también la madera, es elegante y con complejidad.

Un buen vino blanco que en nariz parece más joven que en boca.

Color amarillo dorado, aromas lácteos marcados, algo de cítricos y manzana golden. Pero en un fondo a col algo inconveniente. En boca es sedoso, con buena acidez, posgusto largo, y toques amargos poco marcados. Dominan sabores a naranja, mango y piña.
Consistente.

Color amarillo dorado de reflejos oro, limpio y brillante. 
Nariz de intensidad media con fruta tropical madura, notas predominantes de la madera, ahumados, notas florales, de lías y suaves herbáceos. 
En boca es untuoso, fruta tropical con notas florales, de cuerpo medio, agradable, de final ligeramente entre amargoso y toque salino de buena persistencia. 

A la vista se presenta con un color amarillo con destellos y ribete donde predomina el color dorado, limpio y brillante, con una buena lagrima. Por tanto un bonito color y es un buen empiece.

En la nariz tiene una buena intensidad, pero de entrada se nota la madera con sus tostados y panadería, lo cual ya no es lo mejor, también algo de vainilla y la fruta va apareciendo detrás tanto en le tiempo como en la expresividad.

Al paso por la boca, tiene una buena acidez, con la fruta y la madera pugnada, pero me ha resultado que la madera le tapa al resto. Fase final largo con un pequeño punto de amargor.

No creo que el tiempo le rebaje el punto de la madera a este vino y es una pena pues su fruta era buena y el color precioso.

Color amarillo dorado, limpio, brillante. Muy glicérico, forma una corona en la copa de la cual van cayendo grandes lágrimas.

En nariz, aparecen los tostados de la madera y notas a bollería, después se van abriendo pasos las notas frutales a albaricoque, melocotón y piña, con leves toques cítricos y ahumados.

En boca, presenta muy buena estructura, un gran cuerpo, resulta sumamente untuoso, mantecoso, perfecta acidez, saborreandose las frutas (albaricoque, melocotón y piña). Final cítrico y seco, dejando cierto amargor en la boca. Postgusto largo.

Buen vino, que puede estar en botella algún tiempo más.

Color amarillo dorado.
La nariz es de buena intensidad, fruta tropical, albaricoque, vainillas, ahumados y recuerdos a mantequilla.
En boca tiene buena entrada, fresco, cierta untuosidad, acidez muy marcada que da sensación de limón en boca, paso muy vertical y final de buena longitud tras el que quedan sensaciones de la crianza sobre fruta.
Le falta domarse más en botella.

Vino encerrado en una botella borgoñona y vestido con una sencilla y bonita etiqueta, en la que predominan el oro y el blanco.
A la vista se manifiesta con un bonito color amarillo dorado, limpio, brillante, con una buena y densa lágrima que se desliza con lentitud por la copa.
En nariz, recién abierto abundantes notas de roble Allier, después van apareciendo frutas ácídas, cítricos, notas de frutas de hueso y tropicales, feijoa. Después de una muy buena aireación, 24 horas, han desaparecido prácticamente los ahumados y la madera francesa de su crianza.
En boca está glicérico, con cierta carnosidad, un vino corpulento y con volumen. con una elegante y viva acidez que le dará vida por delante. Equilibrado. Vuelven a resurgir las frutas de la fase olfativa, cítricos, piña , feijoa, piesco, elegantes notas del ahumado de la madera de crianza. Elegante paso de boca. Es muy largo. Me dá una permanencia en boca de 3,15 minutos.
Un vino que por sus características de corpulencia y acidez, le vendrá bién más tiempo en botella. Mejorará en 2 o 3 años.

Color dorado muy pulido. Ribete de parecido registro, pero muy intenso. Buenos reflejos.
En nariz, intensidad media. Notas a fruta de hueso madura: Melocotón, nectarina...
A copa movida despierta algo de madera y algo de almíbar.
En boca, entrada golosa, de toques confitados.
Pasa muy bien, con una acidez muy integrada y leve, sin estar oculta con esa melosidad.
El final sorprende: de amargo fino algo picante, y muy largo.

Me gustan esos confitados y registros maduros. Muy agradables en un blanco.

Dorado intenso con reflejos acerados.
Aroma de buena intensidad con notas de vainilla, frutas con hueso como el albaricoque o el níspero, con un punto dulce de melocotón en almíbar, caramelo Solano, mantequilla y un fondo floral.
En boca tiene una marcada acidez, algo excesiva para el conjunto, ligera astringencia y un punto amargoso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar