La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

38 respuestas
    #32
    Álvaro Girón
    en respuesta a Mara Funes

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Mara Funes

    Creo que en esta historia no debiéramos mezclar conceptos. Una cosa es la solera, y otra los cabeceos de vinos de distintos tipos y procedencia. Todo depende de lo que se quiera hacer con la solera. Puedes mezclar, como es el caso mayoritario, mostos de diferentes procedencias, o, como es el caso de Inocente, y en otro tiempo muchos otros vinos, rociar las soleras con vinos de una sola viña o pago. Decir que la solera en sí misma destruye toda noción de terruño es un error. La solera de un vino de pago puede -y debe ser entendida- como la condensación en forma de vino de una larga historia de viña, entorno bodeguero y las decisiones que han tomado los hombres a lo largo del tiempo interpretando lo que les ofrecían la albariza y el albero. Es decir, un patrimonio histórico tan importante como la Catedral de Jerez. Lo que aportan las añadas es la representación de la variación en el tiempo, pero no necesariamente una representación mejor de lo que es o no es un terruño determinado.

    En cualquier caso, el tema del mayor o menor peso de la bodega es de geometría variable. Depende de las decisiones humanas -no es lo mismo una manzanilla que un pale cream- pero también de factores no siempre controlables del todo, como la mayor o menor implantación de una especie de velo de flor en detrimento de otras. De manera muy simplificada, hay finos y manzanillas en que la presencia de altos niveles de acetaldehido hacen que lo que viene de la tierra tenga un papel menor, mientras que en otros vinos, la flor se limita a afinar lo que viene de la albariza. Hay magníficas manzanillas bodegueras, y hay otras muy marcadas por el origen. No es blanco o negro.

    Observaciones finales. La historia no es, ni debe ser prescriptiva. Constatar la general dominancia de las añadas en una determinada fase histórica, y ahí está el artículo de Willy y Ramiro sobre ello, ni implica que debemos retornar al pasado, ni tampoco abona la idea de un progreso inevitable en el que las añadas quedan como una reliquia venerable, un anacronismo superado. La historia introduce -solo- elementos de reflexión para elaboradores y aficionados, que ya es mucho. Sólo el tiempo dirá, en forma de vino, si los nuevos vinos de añada constituyen una gran aportación al Marco. Muy posiblemente, a la vista de lo que se apunta, lo sean. En todo caso, otros serán los vericuetos del negocio del vino en la zona. Y ahí el debate no es añadas contra soleras, debate en mi opinión artificioso, sino si el CRDO ha de amparar a los nuevos vinos de palomino y otras variedades allí implantadas desder tiempo inmemorial

    #33
    Mara Funes
    en respuesta a Álvaro Girón

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Álvaro Girón

    Buenos días Álvaro:

    Mi intención con este hilo era únicamente dar a conocer un trabajo muy interesante que se está llevando a cabo en la zona, en ningún momento he querido decir que era el único o el mejor camino.

    Creo que para saber hacia dónde se dirige uno hay que saber de donde se viene y que para aprender del pasado hay que asimilar lo bueno y rechazar lo que no lo fuera tanto.

    Por lo demás, muchas gracias por tus siempre interesantísimas aportaciones.

    #34
    Álvaro Girón
    en respuesta a Mara Funes

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Mara Funes

    Debo haberme explicado muy mal, porque la cosa no iba por ahí. Conozco bastante bien lo que hacen Willy, Ramiro, Paola, Fernando, etc. Y no es que exploren una vía, sino varias: variedades olvidadas, vinos de pago y viña, asoleo, no fortificación, elaboración de dulces sin alcohol añadido, vendimias tardías, etc. Y en el caso de las añadas/soleras, tampoco veo que renuncien a nada, como es lógico, No son gente que piense precisamente en términos dicotómicos del tipo añadas frente a soleras. Lo suyo es algo intelectualmente más rico.

    El asunto . A lo largo de la discusión, de manera más o menos explícita, se han suscitado dos grandes temas. El del terruño frente a la bodega en Jerez -del que alguno venimos hablando desde hace una década en esta misma casa- y el de si la solera destruye o solapa el terruño. En el primer caso, he dicho que es un tema de geometría variable. No es lo mismo el Macharnudo-Jandilla de Domecq que un pale cream. Sobre qué me gustaría ver en Jerez en el futuro, creo que me he pronunciado con claridad meridiana durante demasiado tiempo: más albariza, más viña. El segundo me resultaba interesante porque evocaba un viejo prejuicio. Si no me equivoco era Ludwig Thudichum el que decía allá por 1873 que la solera destruía toda noción de "origen". Dicho de otra forma, es un tópico muy antiguo. Y mi respuesta es: depende. La solera, como todos los instrumentos, puede ser utilizada para muchas cosas. Pero hay pocos ejemplos en la historia del vino de una fidelidad a un terruño específico como la solera de Inocente. Cada copa de Inocente contiene 50 años de Macharnudo ¿Que es interesante y fascinante constatar las variaciones de añada a añada? Claro que sí. Pero cuando se tiene la oportunidad de tener, a la vez, una perspectiva diacrónica -las añadas- y una media histórica, una suerte de testigo de un estilo -las soleras- creo que lo suyo es no renunciar a nada.

    En cuanto a las "enseñanzas del pasado". Los historiadores decimos que la historia es el extranjero. Y no es sólo porque las trazas que nos permiten decir algo sobre el pasado son siempre insuficientes y de difícil interpretación, es que las cosas que sucedían hace 150 años eran distintas, y, sobre todo, los actores pensaban de manera distinta. La tarea del historiador es traducir esos escasos y difíciles de interpretar ecos del pasado en algo medianamente significativo para una audiencia contemporánea. En términos prácticos, cuando en un documento del XVIII sale una referencia a "vino blanco de manzanilla" no siempre es fácil entender qué se estaba diciendo exactamente, y algo muy parecido se puede decir de la palabra "amontillado". Y cuando ya hablamos de términos en desuso -"palma cortada"- nos encontramos con un sudoku historiográfico. Cuando además, como es el caso de Willy y Ramiro, uno se adentra en el terreno poco transitado de la Historia de la Técnica en el Marco de Jerez, la tarea redobla su dificultad, porque no hay marcos conceptuales o interpretativos de los que echar mano. Es decir que se trata de un texto novedoso, valiente y de inmenso mérito que servirá de base a otros estudios. Pero no es la "verdad", porque en historia, como en ciencia, no hay verdades absolutas, sino provisionales.

    En cuanto a las lecciones del pasado, soy algo más escéptico. Pierre Vilar decía que la historia servía para leer -es decir, entender- el periódico. Me conformo con que las aportaciones la historia del Marco nos permitan entender mejor donde estamos, entender mejor nuestro presente. No podemos "retomar" el pasado, porque no es en gran parte inaccesible, ni "rechazarlo", porque ha constituido lo que somos. La historia permite enriquecer nuestra reflexión sobre lo que nos sucede, y encarar con un bagaje de conocimientos mejor nuestras acciones futuras.

    #35
    Aardvark
    en respuesta a Álvaro Girón

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Álvaro Girón

    Buenos días Álvaro.

    Estando de acuerdo contigo en prácticamente todo lo que dices, solo una puntualización, ya que veo paralelismos con la historia reciente del país en el que me críe. El marco, por desgracia, dejó de prestar atención no sólo a uno, si no a varios factores en el pasado, sobre todo a partir de la década de 1980. Desde varios puntos de vista, la situación de los vinos del Marco llegó a ser tan preocupante, que es lógico que muchos, gente que puede ser como Willy y Ramiro (no los conozco más que de alguna cata), no se sintieran identificados con la realidad de esos años. Y ante esta sensación, lo que uno busca es su propia identidad. Mirar al pasado, releer la historia, buscarla, y en este caso, escribir una interpretación de ella, no es otra cosa que una reafirmación propia de los vinos del Marco. Es necesaria una reflexión, un cambio que se está llevando a cabo, y mirar de donde venimos es indispensable. Muchas veces esto no se hizo, y también por eso pasó lo que pasó. Seguramente, el volver a mirar a la viña sea la gran revolución del vino de Jerez en el futuro cercano. Y no es una novedad, si no recuperar una vieja costumbre.
    En cuanto a la fidelidad de una solera al terruño, me sorprende la polémica; una solera como la de Inocente es sin duda mucho más fiel al terruño que un vino de añada. Simplemente, porque un vino de añada nos cuenta que pasó en ese viñedo ese año, en cambio la solera, pues que paso allí los últimos seis o diez, por decir algo. Que después la mano del hombre intervenga en enmascarar o no el terruño (como dices no es lo mismo un vino seco que un cream) puede pasar tanto en un vino de añada como en un vino de solera. Pero creo que, frente a la visión más especifica de la añada, la solera añade perspectiva. Y aún así, creo que lo más interesante siempre será, si se elaboran con cariño y pasión, la coexistencia de ambas, ya que siempre la variedad enriquece.

    Un saludo, a ver si nos vemos el día 4!

    #36
    Álvaro Girón
    en respuesta a Aardvark

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Aardvark

    No soy de tirios y troyanos. Soy de Ramiro, Willy, Fernando, Paola, pero también soy de Jesús Barquín y de Paco del Castillo. Todo está muy bien, pero no caigamos en el adanismo. Paco del Castillo venía hablando de jereces cuando nadie lo hacía. Y entonces si que hacía frío ahí fuera. Muchísimo. Tanto como que todavía a Paco Jerez no le ha dado el reconocimiento que merece para vergüenza de todos. Se puede decir que Paco, con argumentos que no son precisamente para tomarlos a la ligera, ponía y pone a la bodega muy por encima de la albariza. Pero no es precisamente el enfoque bodeguero de Paco el que ha llevado al desastre al Marco, sino la pretensión absurda de inundar el mundo de vino desde una DO pequeña. Es imposible sin hacer fraude.

    En cuanto a lo del terruño. Hombre, yo sé que lo que se lleva ahora es la memoria de mosquito, pero uno viene participando en debates sobre el asunto desde hace más de una década. Y Navazos hace ya unos añitos sacó un blanco de añada, sin fortificar y de pago que se llama Navazos Niepoort. No es lo que se dice un tema nuevo. Los jóvenes han aportado gran conocimiento, afición por arrobas, y corren el riesgo de perder hasta la camisa con el riesgo que han asumido. Son valientes. Están aportando, en forma de vino, un testimonio, yo diría que casi irrefutable, de que en Jerez el terruño sí importa. Y lo hacen porque tienen un gran conocimiento del terreno. Ahora bien, y eso se puede decir de cualquier proyecto que empieza, sólo el tiempo dirá si nos encontramos con vinos verdaderamente grandes. Porque los vinos son trayectorias, y sólo los verdaderamente grandes envejecen bien. Confío mucho en ello.

    El artículo es muy interesante y tiene mucho trabajo detrás. Y no sólo de fuentes primarias, sino de interpretación. Pero ojo, estamos arañando la superficie. En Historia Económica Jerez está muy bien servido, pero no es el caso de la Historia de la Técnica. Nunca se puede decir ni en ciencia, ni en historia -como el título de este hilo sugiere- que hay un momento en el que se llega a una suerte de verdad revelada. Todo es provisional. Y más en un caso donde todavía estamos localizando fuentes.

    #37
    Aardvark
    en respuesta a Álvaro Girón

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Álvaro Girón

    Buenas Álvaro

    Con respecto al terruño ahora me he perdido un poco...más con lo de la memoria de mosquito....yo sólo menciono a Ramiro y Willy primero por que todo esto venia un poco a cuento del articulo del que Ramiro es coautor, y por ser ejemplos claros jóvenes emprendedores y curiosos en el Marco... no estoy defendiendo sus vinos, pero si la idea que puede haber detrás de algunos de ellos. Para mi gusto personal, Inocente es 100 veces más vino que Navazos Niepoort, y más barato ademas. Yo no veo debate, Macharnudo es Macharnudo. La prueba empírica es incontestable. Pero como decía, la coexistencia de ambos engrandece, y abre puertas a elaborar vinos mejores en un futuro, que al final es una de las metas más importantes a a conseguir. Demostrar quien sabe más de Jerez es estéril, es verdad que no hay verdades absolutas, pero con los conocimientos que se tienen la idea es hacer lo mejor posible, para que tanto los aficionados podamos disfrutar de mejores vinos como los trabajadores (incluyo a todas las partes) puedan vivir dignamente de ello.

    Saludos

    #38
    Álvaro Girón
    en respuesta a Aardvark

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Aardvark

    No digo que Navazos Niepoort sea mejor o peor, simplemente que es el primero de los vinos de pasto de la nueva hornada. Y cuando salió era todo más espinoso. No me estaba refiriendo a tí, ni a quién sabe más. Hablo de un ambiente general, de un país que es muy proclive al olvido. Sólo digo que el peor de los agravios es el silencio. Apoyo totalmente a Willy y Ramiro. Pero a condición de que no olvidemos a Isidro García del Barrio. Y entonces era mucho más difícil.

    #39
    Aardvark
    en respuesta a Álvaro Girón

    Re: La verdad sobre la historia de los vinos del Marco de Jerez

    Ver mensaje de Álvaro Girón

    Totalmente de acuerdo.

    Ademas, que ahora muchos enaltezcan la recuperación actual del terruño y critiquen lo que se hizo en los 80's y 90's no significa en absoluto que se tengan que olvidar las cosas buenas que se hicieron en esos tiempos, a quienes mantuvieron la idea de los vinos de calidad. Desde luego sacar una primera añada de un vino de un sólo viñedo es mucho más fácil hoy, en el actual contexto (justamente muy pro-Borgoñon dentro de los profesionales del sector) que cuando salió la primera Manzanilla Pastrana, por ejemplo. Olvidar cualquier cosa, sea buena o mala, ese silencio que acaba en olvido, empobrece y nos amenaza con volver, llevando a cometer los mismos errores en el futuro, y a olvidar los aciertos que si existieron.

    Un saludo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar