Blog de Verema.com

Les Ignorants. Un comic para los aficionados a la vid y al vino

Un comic para amantes del vino. Les Ignorants

comic-vino-les-ignorantsCuando se habla del comic en el mundo del vino todo el mundo piensa en la exitosa experiencia de la obra que traducida al francés, se titula Les Gouttes de Dieu. De este trabajo ya se han ofrecido comentarios en esta página de verema,  el 8 de diciembre de 2008. Y es que el prestigio de esta colección viene de hace años.

Yo pretendo hablar de un trabajo menos conocido que ha aparecido en este año y se ha dado a conocer en el Festival de la Bande Desinée de Angouleme de 2012.

Me refiero a Les Ignorants. Récit d’une initiation croisée, de Etienne Davodeau, editado en francés por Futurópolis.

Nos ha interesado esta obra como amantes de la cultura del vino, por su carácter didáctico y por el respeto que transmite hacia el trabajo del viñedo.

La trama consiste en el aprendizaje de un dibujante sobre las tareas de la viña, y de los procesos de elaboración del vino, realizando una comparación entre la producción de los comics, su gestación, diseño y edición, con el proceso de la vid y la elaboración del vino.

El personaje real es el viticultor productor Richard Leroy y la experiencia se desarrolla en sus viñas de Montbenault en Anjou (Loire).

Se describe un cultivo biodinámico, con grandes alabanzas a la doctrina de Rudolf Steiner, con la descripción de los desherbados manuales, el empleo de abonos orgánicos y la ausencia de sulfuroso en la elaboración de los vinos. Más o menos lo que hacen muchos agricultores y elaboradores que conocemos, y que no reciben ese rumboso nombre, que recuerda a un producto farmacéutico: “biodinámico.”

A titulo de ejemplo, un día nos explayaremos en mostrar el valor de los vinos de Calonge en Gerona, donde más que biodinámicos debemos decir decimonónicos, pero en el mejor sentido de la palabra, tanto por las viñas como por el producto.

Pero volvamos al tebeo. El dibujante experimentado, y neófito viticultor que parece por la casa de Richard, cuando este va a realizar los procesos de poda, cava, dar al hilo, desniete, deshojado y empleando el menor número de fitosanitarios posible para llegar a una vendimia amigable, llena de armonía y nada nerviosa (yo de esas conozco pocas).

Es interesante la relación entre dos oficios, que en principio poco  tienen que ver, como dibujar comic y labrar las viñas; pero a lo largo de la historia se desarrollan lazos de unión entre actividades, personajes y técnicas que vinculan los dos oficios.

Por otra parte, es muy importante la dignificación que se hace del agricultor, del viñador que trabaja la tierra, a quien se considera como geólogo, químico, biólogo y un poco experto en las artes de la naturaleza.

comic-y-vino-les-ignorants Esa fórmula tan francesa de la valoración del pequeño trozo de tierra, ese “terroir”, que por si solo tiene un carácter extraordinario, que se lo va a transmitir al vino mediante le trabajo cuidadoso del labrador. Y además este pretende ser lo menos agresivo posible con ese trozo de tierra viva, que intenta no herir con maquinarias impetuosas, ni con productos agresivos, sino trabajarla calladamente, escuchando los pájaros del entorno.

El dibujante trata de transmitir una característica del viticultor basada en su espíritu luchador, por ser lo más natural y pegado a la tierra y a la cepa, y trata de establecer como una agrupación o colectivo de estos “vignerons militants” que poseen un especial cariño por la tierra y por las elaboraciones naturales.

Aquí nos aparecen autores como Jean François Ganevat, otro de los luchadores de los vinos “bio”, con sus  blancos de Jura, de chardonnay y savagnin, elaborados con ese cuidado manual que predica todo el comic.

La polémica del empleo del azufre en la elaboración y conservación de los vinos, se repite a lo largo de la obra, y se plantea como una máxima a alcanzar, muchas veces poco comprendida por los periodistas y prescriptores. De paso aparece la figura de Robert Parker, sin demasiado predicamento.

Se plantea la recuperación de las viejas prácticas como mejora de la calidad, hecho este que venimos reivindicando en nuestros estudios de la cultura tradicional del viñedo, y además se mantiene la máxima de “lo pequeño es bello”, alabando las bodegas de reducidas producciones.

Como espacio de presentación y de exhibición compara el autor, los grandes Festivales del Comic de Angouleme o Saint Malo, con Salones de presentación de vinos, ya que los comics como los libros y los vinos se han hecho para entenderse.

Hay también referencias al turismo que genera el comic y el enoturismo tan de moda en toda Europa, para conocer ambos productos.

Quizás por eso dedica un capítulo a la producción de vinos que hacen unos personajes de un comic histórico que relata la experiencia de unos médicos que trabajan en Afganistán, y que posteriormente se han dedicado a elaborar vinos en Pecharmant. Regis Lansade y Robert Saleon, después de su experiencia en Médicos sin Fronteras, han optado por elaborar vinos dentro de esa teoría de la viticultura biodinámica.

La relación  entre libros y vinos es evidente y toda la obra mezcla la vida y las experiencias de viticultores y dibujantes.

A nosotros como estudiosos del paisaje del viñedo, nos gusta una frase que habitualmente repetimos:” il n’ya pas de grand terroir viticole que ne sois pas un bel endroit. Je le pense tres serieusement.”

Es un trabajo, que aunque en nuestro país no valoremos lo suficiente el valor didáctico y comunicador de los comic, que casi les llamamos “tebeos”, con un término que los margina; esta obra está llena de contenido, como un buen libro de enología, con una filosofía muy concreta la de viticultura biodinámica.

En la obra los dos amigos, dibujante y viticultor, acuden a la Fundación Cartier a visitar una exposición del genial artista gráfico Jean Giraud, “Moebius”, y es como un homenaje a este autor que fallece en marzo de este año.

Este trabajo pone en relación dos artes, que parece no tengan relación, el cultivo de la viña y la elaboración de una banda dibujada, como les gusta llamarle a los franceses, o comic, término más hispano.

Pero la relación viene desde la lengua, “viñeta”, es un dibujo que se hace en un libro, como también lo es una pequeña superficie plantada de cepas. No hay que olvidar, tampoco,  lo que nos dice Ivan Illich, y que a mi me lo contó mi amigo Carlos Coello, aquel autor al comentar el Didascalicón de Hugo de San Víctor, nos da otra etimología, que como la anterior, une viña y producción escrita o dibujada:”Cuando Hugo lee, cosecha; recoge los frutos de las líneas. Sabe que Plinio ya había observado que la palabra página, puede referirse a las líneas del viñedo consideradas en su conjunto. Las líneas de una página eran los hilos del enrejado que sostiene las viñas.”

Por estas citas, y leyendo y disfrutando el comic, nos damos cuenta de que dibujante y viticultor, con las carencias en sus profesiones no conocidas, pero sabios en cada uno de sus oficios, se enseñan mutuamente, se complementan y dejan de ser “ignorants”.

El comic por lo tanto puede ser un catecismo, un manual para el que quiera aprender de las tareas de la viña, de su ciclo anual y de la elaboración y degustación del vino. Eso si “vinos bio”

Recomendamos leer:
Santiago J. Suárez Sosa
EL VINO EN LA VIÑETA
Vinoletras,nº 2

Luis Vicente Elías Pastor
Dptmo. de Documentación y Patrimonio Cultural
Bodegas R. López de Heredia Viña tondonia.  Haro La Rioja.

  1. #1

    Dani C.

    ¿No hay versión en castellano? Yo es que de francés... ni papa... Voy a echar un vistazo a ver si en inglés lo encuentro.

    saludos
    Dani

  2. #2

    JoseRuiz

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Por favor, si encuentras algo, compártelo, ¿vale?

    Saludos,

    Jose

  3. #3

    Luis Vicente Elias

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    No hay versión en castellano, pero si alguna editorial se anima, yo me atrevo a traducirlo.
    saludos
    Luis Vicente Elías

  4. #4

    Diego Descorche

    en respuesta a Luis Vicente Elias
    Ver mensaje de Luis Vicente Elias

    Lo he comprado hace poco en castellano. La editorial se llama "La cúpula".
    Muy bueno el libro.
    Un saludiño.

  5. #5

    Senda Olivos

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Yo también lo he leido en castellano, un libro interesante y ameno que se termina de un tirón. Lástima que la traducción realizada no vaya a pasar a la historia de la literatura, creo que en algunos términos relativos al trabajo en viña no se ha estado del todo acertado. En cualquier caso una obra recomendable para los amantes del vino.

  6. #6

    Jjdomingo

    Gracias a este artículo, lo sugerí para que me lo regalaran estas navidades. Así ha sido. Lo he leído prácticamente de un tirón y me ha gustado mucho. Me parece muy recomendable.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar