Placeres vinícolas

Dejad que los Niños se Acerquen al Vino

Ya hace tiempo que le vengo dando vueltas a este tema, y tras una conversión hace un par de días con José Luis Louzán, me he decidido a ponerlo por escrito.
Mucho se habla por todas partes de la cultura del vino, de recuperar la cultura del vino, de que los jóvenes no beben vino.. Y por otro lado no dejamos de ver en los medios imágenes de jóvenes imberbes en estados lamentables a base de combinados de licores de 40º o más bebidos en cantidades que me harían palidecer hasta a mi.
¿Cómo conjuntamos una cosa con otra? Pues haciendo que beber vino deje de ser un tabú y que vuelva a formar parte de la vida diaria de las familias y los chavales. Y me explico.
En mi casa, desde que tengo memoria, siempre había vino. A granel, si, pero siempre había una garrafa de blanco y una de tinto, amén de una cajita de cervezas. No recuerdo en aquella época de mi niñez y adolescencia ver a mi padre comer con agua. Y mucho menos a mi abuelo, con aquella jarra que ponía "Deus fixo a muller e dixo: hai que roela". Por lo tanto, el vino formaba parte de mi vida diaria. Ver a alguien beber vino era lo normal.
Los que ya tenemos cierta edad, hemos sido iniciados en los sabores del vino desde niños. No pasaba nada porque un padre o una madre diese a probar un sorbito de vino al crío. Nadie se escandalizaba porque una niña bebiese "rosadito" (vino con gaseosa). Desde niños mi abuela nos daba de merendar muchas veces sopas de caballo cansado (pan duro remojado en vino y espolvoreado con azúcar).
Nadie de mi núcleo familiar es alcohólico, y a todos nos gusta disfrutar de un buen vino con la comida.
Todo esto me lleva a dos reflexiones. En primer lugar, el ver el consumo de vino como algo cotidiano y normal puede hacer que de adultos sigamos esas costumbres aprendidas en casa y hagamos del vino la bebida que acompaña nuestras comidas. Por otro lado, nada excita más la curiosidad de un adolescente que lo prohibido. Un adolescente que ve a sus mayores consumir vino, u otras bebidas alcohólicas, con moderación y responsabilidad, no buscará eso como seña de rebeldía. "Si es lo que hacen mis viejos, eso no mola para estar con los colegas".
Creo sinceramente que si desterramos esos falsos puritanismos y dejamos que el contacto con el vino tenga lugar bajo tutela familiar responsable, y desde edades tempranas, es mucho más probable que de adulto esa persona siga consumiendo vino y haciéndolo con moderación.
 
La imagen está tomada del blog de Uvinum.
  1. #1

    pepecano

    LO que comentas de la merienda de pan remojado en vino también lo hacían en casa. Hace poco los comentábamos, si hoy le dan una merienda asi a un niño meten en la cárcel a los padres y sin embargo ni mis hermanos ni yo somos alcoholicos por merendar pan con vino.

  2. #2

    Llevataps

    No es que esté de acuerdo en todo; aunque has sabido canalizar muy bien la idea. Tu explicación convence.
    Creo que antaño, los chicos empezaban a trabajar duro ya a una corta edad y si conseguían estudiar, también trabajaban en el negocio familiar. Por tanto quien se porta como hombre o mujer maduros, merece un vaso de vino y otras compensaciones. Pero eso no puede ser a una corta edad. Una pequeña cantidad de alcohol tiene fuerte efecto para el principiante. Recuerdo mi primera copa de cava, en la finca familiar, rodeado de la familia; pero no se cuantos años tenía, aunque yo era el mayor de mis hermanos. Mi tío fue el que decidió servir a los chicos, y nos gustó a casi todos. Tardamos años en volverlo a probar.

  3. #3

    Smiorgan

    en respuesta a pepecano
    Ver mensaje de pepecano

    Los meten en la cárcel y antes los apedrean. No sé, creo que ir de un extremo otros como vamos siempre en este país, no es bueno.
    Saludos.

  4. #4

    Smiorgan

    en respuesta a Llevataps
    Ver mensaje de Llevataps

    No espero que todo el mundo esté de acuerdo, de hecho espero que mucha gente se lleve las manos a la cabeza, pero de verdad lo pienso así. Y es lo que he vivido.
    Cuando en la aldea de mis abuelos íbamos a segar la hierba o a sacar las patatas, los niños compartíamos la taza de vino con los mayores. y no pasaba nada.
    Saludos.

  5. #5

    Swinsword

    Madre mía! Ahora veo este tema.

    Pues yo de "pequeño" me daban los sábados un vasito de "rosadito" con mucha gaseosa. Era más que nada para darle color y un sabor. Y me gustaba!

    Y amis amigos en el pueblo torta de pan con vino y no ha pasado nada!

    Aunque mi priber contacto con el mundo del alcohol fue con 3 años, que me tomaron el pelo y me dieron un vaso de sidra diciéndome que era Fanta de limón.. y me lo bebí de trago.

    De esos barros estos lodos xDDDDDDDDDD

  6. #6

    jacomur

    Totalmente de acuerdo con lo que escribes. A los niños hay que educarles, en casa, en su introducción al consumo del vino. Pero desde que desapareció la botella de vino en las mesas familiares, se dejó de ver como una cosa de lo más normal, tomar vino o vino con agua o gaseosa. Saludos desde Comillas.

  7. #7

    J-Carlos

    Pues al menos en Galicia está totalmente prohibido que los menores de edad consuman bebidas alcohólicas. Y suministráselas conlleva multas a partir de 3.005,07€.

    Ley 11/2010, de 17 de diciembre, de prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad.

    Artículo 12 Limitaciones al consumo, venta y suministro

    1. Queda expresamente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas por menores de edad.

    2. Queda expresamente prohibida la venta y suministro de bebidas alcohólicas a menores de edad.

    Artículo 23 Infracciones graves

    Constituyen infracciones graves:

    1. El incumplimiento de las limitaciones al consumo, venta y suministro contempladas en los apartados 2 y 3 del artículo 12º de la presente ley.


    Artículo 27 Sanciones

    1. Las infracciones a la presente ley se sancionarán en los grados mínimo, medio o máximo, en atención a la gravedad de la infracción, la naturaleza de los perjuicios causados, el riesgo para la salud y la intencionalidad o reiteración, de la siguiente forma:

    b) Infracciones graves:
    i) Grado mínimo: de 3.005,07 a 6.010,12 €.
    ii) Grado medio: de 6.010,13 a 10.517,71 €.
    iii) Grado máximo: de 10.517,72 a 15.025,30 €.

  8. #8

    Ingrid Pistono

    En mi casa consumimos bastante vino. Mis hijas lo han visto en casa siempre. Llegada la adolescencia, les he sugerido probar muchas veces. Normalmente no les gusta, suelen preferir bebidas mas dulces, pero van entendiendo que hay muchas cosas detrás de una copa de vino.
    A pesar de que en alguna ocasión les he ofrecido ponerles una copa con la comida, siempre dicen que no. Pierde gracia si los carrozas te lo ofrecen, como decís alguno.
    No las incito a beber, sí a probar.
    Fuera de casa, a saber lo que pueden llegar a probar, pero al menos no es un tema tabú. Me preguntan, saben que no pueden mezclar, que el azúcar añadido les sentará fatal, que no se tomen una gin o un ron de marca desconocida, etc.

    Lo de la merienda de pan remojado en vino, seguro que no hizo daño a nadie, pero hoy en día carece desentido.

    www.verema.com/blog/dolce-vita

  9. #9

    Smiorgan

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Hola J-Carlos.
    No discuto ni planteo aquí la legalidad, sólo expreso mi idea de que dar un sorbito de vino a un niño no hace ningún mal. Prefiero un niño de 16 que tome medio vaso de vino con gaseosa en casa que uno de 16 de botellón en un estado lamentable.
    Saludos.

  10. #10

    Smiorgan

    en respuesta a Ingrid Pistono
    Ver mensaje de Ingrid Pistono

    Esa merienda, Ingrid, era algo tradicional. Está claro que ahora pocos niños en España comparten el trabajo de siega de la hierba, cosecha del maíz o recolección de las patatas, que era cuando nos daban esa merienda más de "adultos".
    Saludos.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar