Suertes del Marqués Los Pasitos (Vinos parcelarios) 2011
Vino Suertes del Marqués Los Pasitos (Vinos parcelarios) 2011
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Baboso negro (SINONIMIAS: Albarín Negro (O), Alfrocheiro Preto (PT), Bruñal (ZA), Caíño Gordo (PO), Tinta Francesa (PT) Peso Racimos: 110 g Nº Racimos/Cepa: 8 Kilos Racimo/Cepa: 0,95 g Peso Madera de Poda/Cepa: 1,22 kg) Datos tomados de ICIA
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 20 a 29,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.23
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,8
Opiniones de Suertes del Marqués Los Pasitos (Vinos parcelarios)
OPINIONES
4

Dos años después y el vino confirma lo que comenté en su día, es sin duda el mejor tinto canario que he probado.
Picota claro, capa media-baja, limpio y brillante.
Buena definición olfativa, eminentemente primaria. Violetas, fruta roja, tierra húmeda, mentolados, tabaco de pipa y mineralidad.
Boca refinada con un paso fresco y mucha acidez. Trago perfumado y ligero con muy poca huella maderosa. Tampoco el alcohol es protagonista, 13.5º que no se notan. Flores silvestres, bayas, fresas, campo mojado y piedras.
Final de largo recorrido.
Lo mejor de todo es que se encuentra en un inmejorable estado de forma, mejor aún que la primera vez.

Rubí con ribete rojizo y capa media-alta.
Buena intensidad en nariz con tonos florales, frutas rojas en licor, un marcado fondo especiado y mineral, hierbas aromáticas, tabaco de pipa y ahumados. Con más aire aparecen toques fúngicos y de tierra mojada, así como de cacao. Nos recuerda ligeramente a un nebbiolo piamontés. Complejo.
En boca muestra su gran personalidad, es un vino especial, con sus aristas pero perfectamente accesible por su buena acidez y su perfecto balance. Final especiado y ahumado, con un tanino presente pero noble y una buena persistencia, quedando recuerdos minerales. Directo y sorprendente.
Un baboso de verdad, elaborado con un 100% de raspón y pisado de la uvas, embotellado sin filtrar. Vino sin concesiones, fuera de toda moda, un tinto canario lleno de personalidad y fuerza que pese a su escasez y precio (unos 40 euros), merece la pena ser descubierto. Un tinto anti-globalización.

Rosáceo con borde del mismo color. Capa baja. Limpio y brillante.
Nariz profunda y completa en la que los tonos primarios sobresalen maravillosamente. En un primer momento nos recuerda a un Pinot joven, aunque poco a poco los aromas evolucionan hacia otros registros. Muchas violetas, grosellas, tostados, tierra húmeda, maderas, tabaco, chocolate amargo y una cierta dosis mineral.
Boca refinada y femenina. Poco alcohol y barrica aún por domar. Tanino juvenil, excelente acidez. Paso punzante, floral, frutal y ahumado. Sabores nítidos y puros. Al final queda un recuerdo pedregoso.
Postgusto largo y campestre.
Un tinto increíble que no habría acertado a ciegas ni en un millón de años. Es verdad que no haber probado hasta ayer nada de "baboso negro" tampoco ayuda. Parece mentira como en Canarias o Sicilia se puedan hacer tintos tan afilados y minerales.

Un vino para fans. Bellísimo aroma de betun neto, flores (violetas) y con menos influencia de la barrica de lo que uno pueda esperar, bien definido en boca y tirando a mayores sorpresas.
Reproduce en boca una matizada gama de sabores muy isleños (frutas mas idoneas y cercanas), es una estructura con fondo mineral, una persistencia notable, es elegante y delicado con la tamizada barrica que el tiempo va a moderar.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar