Placeres vinícolas

Uno de Sicilia y Uno del Véneto

Ya hemos comentado que Sicilia se ha convertido en una de las regiones vinícolas más importantes y activas de Italia, con unas 200000 Ha de viñedo donde se cultivan muchas variedades tales como Nerello Mascalese, Nerello Capuccio, Frappato, Fiano, Aglianico, Catarratto, Inzolia, Grillo, Moscato di Panteleria, Malvasia delle Lipari, y otras foráneas. La Nero d’Avola es quizás la uva tinta estrella de Sicilia y produce vinos de intenso color, aromas muy frutales y muy agradables el paladar.
Caruso & Minini nace como el resultado de la idea de Stefano Caruso, tercera generación de una familia de bodegueros, junto a  Mario Minini, propietario de una empresa de marketing. Juntos fundan la bodega en el año 2004 en la ciudad de Marsala, y actualmente disponen de 120 Ha de viñedo en el interior de la provincia de Trapani entre Salemi y Mazara del Vallo, en los que cultivan Grillo, Catarratto, Inzolia, Nero d’Avola o Perricone, así como las francesas Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Syrah y Merlot. Elaboran más de 15 vinos repartidos en 15 gamas que incluyen espumosos, tranquilos y Marsala, así como aceites. Terre di Giumara es el nombre de la propiedad de la familia Caruso, que suministra todos los productos, el vino y el aceite de oliva que Caruso y Minini distribuyen en los mercados nacionales e internacionales. El nombre "Giumara" proviene de una planta que crece espontáneamente en los viñedos, la giummara; es una enana palmeada con hojas perennes típica de Sicilia, que a menudo forma muebles y adornos en muchos jardines de la isla.
Terre di Giumara Nero D'Avola 2016 (IGT Terre Siciliane, tinto joven 100% Nero D'Avola, Caruso & Minini) se elabora tras una cuidadosa selección de uvas vendimiadas a mano. Maceración y fermentación durante 15-20 días en cubas de acero inoxidable a una temperatura de 25ºC, fermentación maloláctica en acero y posterior crianza de 1/3 del vino en barricas. Es un vino de color picota de buena capa con ribete violáceo. A copa parada destacan aromas terrosos que dejan paso a una buena carga de cerezas y ciruelas sobre un fondo balsámico. En boca es muy frutal, con una acidez fresca y un tanino muy alegre. Un vino muy rico del que resulta difícil no servirse una copa tras otra.
La región del Véneto tiene una larga tradición vinícola y es una de las zonas con mayor producción de Italia. Las colinas en los alrededores de la ciudad de Verona producen los vinos más famosos e importantes de la región, como por ejemplo el Bardolino, Blanco de Custoza, Valpolicella y Soave. En la familia del Valpolicella se encuentra el famoso Amarone de Valpolicella, considerado uno de los mejores vinos italianos. En el área de las llanuras cerca del río Adigio se producen vinos a partir de cepas como Garganega, Pinot Bianco, Chardonnay y Trebbiano Soave, mientras que en las colinas en los alrededores de Vicenza y Padova se cultivan Merlot, Pinot Noir, Breganze, Tocai, Pinot Bianco y Vespaiolo. El área circundante de Venecia produce vinos como Lison Pramaggiore y Vinos del Piave.
Gerardo Cesari fundó su bodega cerca de la ciudad de Verona en 1936, y en la década de los 70, su Amarone fue el primero en venderse por todo el mundo. Controlamos unas 100 Ha de viñedo en las áreas más históricas de Valpolicella y Lugana, repartidas en cuatro parcelas: Bosan (situado en Corrubbio di Negarine, suelos limo-arcillosos con un poco de aluvión calcáreo donde se plantan Corvina y Rondinella), Il Bosco (al sureste de Castelrotto, suelos calcáreos de piedra caliza roja con sedimentos de arcilla ligera, se cultivan Corvina y Rondinella), Centofilari (entre las localidades de Peschiera del Garda y Pozzolengo, se destina fundamentalmente a Turbiana y algo de Chardonnay) y Jèma (situado en Sant’Ambrogio, el suelo es aluvial-morainal, con una primera capa de caolín seguida de una capa media de piedra, y se dedica en exclusiva a la Corvina). A partir de estos viñedos se elaboran 6 gamas de vino, incluyendo Amarone, Valpolicella Ripasso, Soave o Bardolino, así como aceite y Grappa.
A la gama Classic pertenece el Cesari Valpolicella Classico 2016 (DOC Valpolicella Classico, tinto joven, 75% Corvina, 25% Rondinella; Gerardo Cesari). Fermentación y maceración de 10 días en acero, donde tiene lugar también la maloláctica y un reposo con sus lías de unos 4 meses posteriormente reposa en botella un tiempo antes de salir al mercado. Tenemos un vino de color rojo granate de capa media con reflejos rubí. Nariz de intensidad media, con moras muy maduras, hierbas aromáticas, balsámicos y tabaco. En boca deja recuerdos de fruta como confitada, algo goloso, con cuerpo medio, acidez correcta y tanino muy fino. Sin grandes complejidades pero muy rico.
Dos vinos jóvenes de regiones italianas muy diferentes, de disfrutar sin esperar grandes alardes de complejidad, de compartir con amigos acompañando a pastas con salsas de carne o risottos.

 

P.D.: Sigo sin poder subir imágenes al blog, y Verema sigue sin responder a mi mail, por lo que los post siguen, en su mayoría, sin imágenes.

  1. #1

    Josep_Gallego

    Dos zonas siempre interesantes y poco conocidas por aquí. Saludos!

  2. #2

    Smiorgan

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Pero cada vez más conocidas, creo. Los vinos de Sicilia que he probado me han gustado mucho, y del Véneto tanto los Amarone como algún otro que he probado de Masi Agricola sin una gozada.

    Saludos.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar