Blog Bodega Ateneo

Nabal Reserva 2015

Entrada original en Blog Bodega Ateneo

Lejos, casi como en un océano de tiempo, se encuentra mi última visita a una bodega, en este caso a las Bodegas Nabal en Gumiel de Izan, una mañana del frío enero castellano. Nada más salir de la autovía A1, la visión de la bodega en lo alto, cual nido de águilas, impone respeto y añade presencia a este balcón al Río Gromejón, que no muy lejos de allí, encuentra al caudaloso Río Duero. Antes de encontrarme con Mapi Melado, que me guiaría por la bodega, uno debía mirar desde el mirador de la entrada, divisando las viñas y el constante paso de viajeros que suben desde Madrid hacía Burgos, País Vasco y Francia. No podría contar con los dedos de dos manos las veces que Daniel Navarro, una de las cabezas más visibles de Bodegas Lerma, me había invitado a conocer este nuevo proyecto en la Ribera, y por fin había llegado el momento.

Una vez dentro de la bodega, que incluye también un hotel y salones de actos, lo primero que agrada ver es que la bodega es lo importante, y toda la construcción está basada en los trabajos de elaboración del vino. La loma se excavó a conciencia y permite que la entrada de uva en tiempos de vendimia, sea por gravedad, evitando el daño del fruto. El laboratorio se encuentra colgado de la sala de fermentación, vigilando cada proceso casi a simple vista, lo cual habla muy bien del diseño arquitectónico. La sala de barricas, se asemeja a un templo románico, dando una sensación de inusitada paz, necesaria para la correcta crianza del vino.

 

Lugar especial es la sala de catas en la que vemos un huso descomunal, en la que pronto estará el club de la bodega, y que da paso a una sala de barricas muy especial, donde descansan los vinos cuya crianza será mucho mayor y exigente, con una puerta de madera realmente impresionante. Acabé la visita probando varios vinos con Mapi y con Oscar Navarro, entre ellos el Nabal Crianza 2015, su muy interesante Nabal Rosado 2019, un coupage de tempranillo, albillo mayor y garnacha, y este Nabal Reserva 2015 que hoy os traigo al blog.

El Nabal Reserva 2015 está elaborado por Bodegas Nabal desde Gumiel de Izan, y pertenece a la D.O. Ribera del Duero. La mayor parte del viñedo procede de Gumiel de Izan, pero al abastecerse de pequeños viticultores y majuelos muy viejos, su uva también procede de zonas cercanas como Sotillo de la Ribera, Gumiel de Mercado, Quintana del Pidio o La Aguilera, entre otras. Este vino es un tempranillo con una crianza de 20 meses en barrica. Presenta un color rojo picota de capa alta, ribete granate y lagrima densa y lenta de recorrido (14,5%). Nariz profunda, fruta roja madura, balsámicos, coco, alcohol muy equilibrado ya. Amplio en boca, aún se marcan los 20 meses de barrica, algún despunte de fósforo, cuerpo medio y punto dulzón, levemente compotado, fruta roja madura, con la acidez ajustada y un final con regusto cremoso que nos devuelve a la barrica. Como ya me pasó con un vino de reciente publicación, lo abrí demasiado pronto, estará mucho mejor en un par de años, pero mi sed de vino es como la sed de sangre de un vampiro, imposible de refrenar, y menos en estos tiempos. Era la botella 3246 de 8888, y recomiendo su guarda.

R.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar