Opiniones de Laurent Perrier Brut Millesime
OPINIONES
8

Amarillo dorado con la burbuja mas fina vista en la cata

Nariz al inicia algo cerrada que se torna en un abanico impresionante y equilibrado. Flor blanca y amarilla, algo de fruta y notas de reposteria de gran finura. Frutos secos garrapiñados. El aire juega a su favor.

Muy elegante, conserva porte y frescura, bastate seco, con estructura y volumen relativo pero con un paso excelente. Final largo.

Color amarillo dorado, burbuja pequeña de lenta ascensión.
La nariz es de buena intensidad, notas de fruta blanca fresca y también con apuntes más madures, flores blancas, recuerdos a mantequilla, ligeros cítricos y sensaciones minerales.
En boca tiene una excelente entrada, fresco, muy cremoso, excelente acidez que equilibra las sensaciones golosas, con buen peso, estructurado, elegante y pleno de fruta y mineralidad. Final muy largo que deja sensaciones cítricas y minerales.
Un gran Millésime

Un gran champagne, cremoso, potente, muy apto para tomar con la comida y muy frutal. Color amarillo dorado con unas burbujas finas y seguras. En nariz aromas equilibrados, fruta blanca, aparecen flores y bollería. Notas minerales. En boca es muy sabroso, cremoso, con una buena acidez, y muy largo el gusto. Muy elegante y franco. Expléndido.

Champagne potente, aromático (muy frutal, leves tostados, especias sutiles). Muy joven aún para disfrutar totalmente el tremendo potencial de esta añada: acidez natural, sensación corpórea intensa, gran longitud y amplio posgusto. Burbuja abundante, indomable todavía. Probablemente será un vino longevo y elegante. Eso sí, ya se desenvuelve -obedeciendo al estilo tradicional de la Maison- con elegante pureza, denotando la limpieza obsesiva en los procesos de elaboración que Lauren Perrier cuida de forma extrema , perfilando una nitidez aromática precisa y una boca directa y franca que, con el paso del tiempo ganará en complejidad y riqueza de matices. Vino de guarda.

Sugerente amarillo dorado tomado.

En nariz es una locura, con un espectacular equilibrio entre intensidad, complejidad, viveza y crianza. Fruta de hueso no muy madura, flores blancas, bollería fragante, levaduras, minerales, frutos secos e incluso alguna aromática tipo hierba luisa.

Si en nariz era una locura, en boca es para ingresarte en el frenopático directamente. Esférico, amplio, sabroso, de tacto casi cremoso, y con una burbuja delirante.

Qué maravilla.

Cortesía de Marqués de Riscal en su Aula.

A la vista presenta un color amarillo dorado, con unas burbujas finas verticales y con una buena corona, brillante y en conjunto un color a destacar.

A la nariz se muestra de entrada fresco y con una buena franqueza, van apareciendo los detalles de la fruta de hueso como el melocotón, algo de mantequilla y detalles de cítricos.

En la boca, de entrada sorprende su potencia, con un llenado de la boca a destacar.
Largo, muy largo.

Cata realizada en el aula de Marqués de Riscal.

Catado en El Aula Marqués de Riscal

Champagne de 10 años, no lleva vinos de reserva, tan solo los procedentes de la magistral añada 2002. En nariz las notas de crianza se presentan con buen protagonismo. Muy franco y delicado, donde continúa apareciendo fruta de hueso como el albaricoque y el melocotón. En boca su equilibrio es la nota destacable, sabroso y rico que invita a seguir disfrutando.

Amarillo dorado intenso , limpio y brillante. Burbuja fina, lenta y continua que no forma corona.
Nariz muy intensa con flores blancas en primer termino apareciendo despues pan recien tostado, bolleria recien hecha , mantequilla y un muy suave fondo ahumado.Hay tambien frutos secos (almendras, avellanas) que permanecen en un segundo plano.
Paso por boca cremoso, con una muy buena estructura y una muy buena acidez. Carbonico muy bien integrado
Postgusto muy largo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar