Opiniones de Laurent Perrier Grand Siècle
OPINIONES
13

Amarillo pálido con reflejos verdosos.
La nariz muestra la clara presencia de la chardonnay. Es un champagne muy mineral, con notas de frutos secos y un atractivo fondo frutal.
En boca muy bien armado, excelente equilibrio, magnífica integración del carbónico y buena acidez. Complejo y atractivo. En el retronasal aparecen recuerdos a hierba recién cortada.
PVP aprox. 84€

Amarillo pálido, espuma abundante, límpido, brillante.

Limpio y franco en nariz: cítrico, herbáceo, floral, fruta blanca, algún tostado... Delineado, no especialmente complejo, muy equilibrado.

Sabroso, acidez pronunciada, fresco, carbónico agradable e integrado, concentrado y delicado a la vez. Largo.

Mi impresión es que todavía no ha alcanzado la complejidad y riqueza de sensaciones que Grand Siècle ofrece en su madurez; posee la materia prima adecuada y todo el potencial necesario para una adecuada evolución hacia la excelencia, pero en estos momentos, a mi modo de ver, es un proyecto.

Perfectamente bebible y disfrutable, aunque en un registro diferente al de los Grandes Vinos de la Champagne de corte maduro y complejo. Ofrece ya, eso sí, la elegante y delicada finura sustentada en un predominio -sensorial- de Chardonnay, que caracteriza a esta Cuvee de Prestige desde su creación a finales de los cincuenta.

Dorado pálido brillante, burbuja fina y abundante.
En nariz se muestra con intensidad y franqueza y resulta deliciosamente armónico. Notas florales iniciales, frutas blancas frescas, especias, bollería recién horneada, toques minerales muy livianos y perfectamente ensamblados, frutos secos, piel de cítricos, anisados y balsámicos. Nariz de enorme limpieza.
En boca es un vino finísimo, elegante, una delicia. Tiene una soberbia acidez refrescante y poderosa, es de paso redondo y cremoso mostrando peso y prestancia, siendo largo y apetitoso en el final que nos deja recuerdos frutales, cítricos y minerales. Carbónico perfectamente integrado. Buena persistencia.
Grand Siecle es sin duda una de las cuvées más destacadas de entre los grandes productores de champagne y destaca ante todo por su proverbial finura. Es una caricia, una delicia, un vino adictivo de esos que nunca nos cansaríamos de beber si no fuera por su elevado precio, claro. Muchas gracias por el detalle, Fonso. Enorme vino.

De color dorado palido,en nariz es intenso,fino,frutos secos,bolleria,floral,cierta mineralidad muy fina, en boca es brillante,muy equilibrado,refrescante,con una burbuja pequeña continua,elegante,ligeramente algo mineral,cremoso y un final muy largo,sin ninguna duda es uno de los grandes.

Amarillo dorado. La nariz es intensa, expresiva, con gran profundidad, comienza con una bella reducción que da paso a sensaciones de corte maduro, con algo de bollería y frutos secos y un fondo floral bastante ligero. Suaves sensaciones cítricas. En boca tiene un magnífico ataque, resulta cremoso, con excelente integración del carbónico, su acidez es notable, dotándolo de nervio y vertebrando el paso por boca, con muy buena estructura y largo, larguísimo.... Seguramente la botella de Grand Siècle que mejor recuerdo me ha dejado.

Color ligeramente mas evolucionado que su antecesor

Que puedo comentar 6 meses mas tarde que ha ganado en, sutileza que se adivina las notas pasteleras, que recoje un punto de almendras y floral, y una nota mineral....

Su paso por boca es mas elegante fresco y persistente parece que no va con el el paso del tiempo, sigue contundente y educado sin duda si merece estar en los altares.

Amarillo paja destellos dorados con un ligero toque verdoso.

Buena intensidad frutal en nariz con recuerdos de manzana, melocotón, pera y notas cítricas con presencia de fruta tropical, frutos secos y bollería.

Su entrada es elegante estructurada y con una acidez que hace de el un vino sabroso y equilibrado, con recuerdo de margarina y fruta blanca su recorrido es notorio, no hace falta estar en los altares para ofrecer sin duda un champagne digno de elogio por su calidad

Tomado en Lavinia París, impecablemente servido, maridado con salmón salvaje y foie gras. Bonito color amarillo brillante, de diminuta burbuja y corona persistente. Aromas florales frescos al principio que evolucionan a manzana asada, licor de moras, pasteles y suaves cítricos. Finura y equilibrio lo definen. Boca cremosa, fácil y muy agradable. Final largo que te pide repetir..y repetir...
Muy recomendable. Buena RCP.

(Magnum) Dorado pálido con algún destello verdoso. Lo encontré algo más ligero que en la cata anterior, con un equilibrio entre las notas maduras y las más ligeras. Atractivos recuerdos a tiza, algo de frutos secos, suaves ahumados, flores blancas y alguna nota cítrica. En boca tiene buen ataque, es fresco, con muy buena integración del carbónico, dando lugar a una atractiva cremosidad, en el paso tiene con nervio, muy buena acidez y notable longitud. Excelente estructura.

Dorado intenso ligeramente evolucionado, de burbuja mediana, lenta y abundante. Limpio y brillante.
Aromas ligeros y elegantes, inicialmente muy florales con violetas y azahar que van abriendo en toques de higos, café e incluso anisados como el hinojo. Resulta muy complejo, pero con una vivacidad excepcional. Aparecen también notas minerales y de frutos secos.

En boca se muestra potente, contundente, largo y vínico. Tiene una excelente acidez y un final largísimo donde devuelve esos frutos secos y las sensaciones minerales. Tiene muchísimo cuerpo, es un champagne para una comida entera sin rechistar. Llena el paladar y se expande, es muy amplio y cremoso.

Fabulosa esta cuvée superior de Laurent-Perrier, un champagne con mucho cuerpo y gran estructura producto de un ensamblaje de los mejores viñedos y las mejores añadas. Perfectamente presentado en una preciosa botella de “diseño”. Su precio, unos 80 euros, está casi acorde con la calidad y presentación que recibimos. Un grande.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar