Opiniones de Atteca
OPINIONES
13

Cereza de buena capa con ribete granate claro. Nariz con aromas terciarios que conducen al vino bajo la serie reductiva señalando a la especias dulces y las hierbas medicinales, además de una fruta del bosque pocha. Hay notitas de tueste y hollejo en maceración con cierta sensación de ligereza. Maderas viejas, desván, cueros, notas cárnicas, aceitunas negras y hierbas aromáticas. En boca es rico, frutoso maduro, con la fruta negra integrada en los cacaos evolucionados que te hacen dudar con los torrefactos. Por retronasal salen los cárnicos y los especiados. Posgusto que deja un recuerdo láctico de la fruatlidad aportando sensaciones de fluidez. Un vino plácido en las formas que recuerda a sus señas de identidad antiguas, pero ya evolucionadas, es complejo, agradable ( a baja temperatura mejor ), y está rico aún.

Rojo granate de ribete anaranjado. Capa alta. Brillante.

Nariz media con notas ahumadas, regaliz negro, aceituna, algarroba y algunos recuerdos minerales. Recien abierto leves notas de quitaesmalte.

Entrada intensa, sabrosa, muy buena acidez, frenazo, aceituna negra, tanino marcado pero algo rugoso. Intensisimos tostados. Sabroso y de final medio.

Rojo granate con algo de evolucion, lagrima glicerica e intensidad media.
Aromas de corteza de naranja, ahumados ligeros, aceituna negra, cafe, notas minerales. Aroma de quitaesmaltes muy sutil.
Gran volumen en boca, buena estructura, tanino maduro y acidez marcada. Postgusto licoroso.

Color rojo picota brillante
En nariz es intenso y especiado, muchas frutas negras en compota

En boca tiene un buen ataque, sabroso, persistente, muy frutal, tostados bien marcados y sensación bastante picamentosa. El final es largo y persistente
No me ha convencido el exceso de matices de pimienta-especies que tiene este vino

Creo que ganara en botella, pero me ha parecido durillo y excesivamente especiado en boca
Pese a todo hay que valorar la complejidad del mismo

Volveremos a catarlo

Estamos ante un pedazo de vino a un precio sobre los 11 euros.

Hay que decir que visualmente ya el vino destaca, capa alta, glicérico, con un color cereza oscuro muy brillante y ribete granate.

En nariz es tremendamente frutal, frambuesas, fresas, cerezas en licor, ciruelas, todas ellas sobremaduradas.

Se aprecian también las notas torrefactas, cacao, regaliz, toffee, notas lácteas y especiadas junto a un fondo mineral.

En boca es goloso, fresco, con un paso tan fácil que no hace que se sientan en ningún momento, los 15º de graduación.

Taninos dulces, bien integrados y que con pinta que aún se van a pulir mas en la botella.

Conjunto en boca armónico, muy frutal y con una persistencia media.

Relación calidad precio, excelente.

Presentación de la botella muy interesante. 15º de alcohol que impresionan un poco en la etiqueta pero que luego no son para tanto...

Tomado en una comida con 3 amigos más en la que hubo entradas, pescados, carnes, postres, etc.

Vista: rojo picota, ribete rubí-violáceo, capa alta, limpio, brillante con muy buena lágrima.

Nariz: potente, fruta roja madura, regaliz, ligeros especiados, sotobosque y ahumados.

Boca: buena entrada, fácil, con cuerpo y estructura pero goloso, sabroso y muy afrutado; fantástica acidez pero equilibrado, taninos presentes y todavía por pulir un poco más en botella. Buen final de mediana longitud que deja una magnifica impresión y que invita a continuar bebiendo.

Me ha gustado tanto a mí como a mis 3 comensales. Fantástico vino y mejor RCP.

Si resulta apetecible este Atteca tan expresivo , con su sensación varietal tan marcada, goloso, cremoso, en su estilo habitual, pero en esta añada quizás con mayor euilibrio. La boca resulta deliciosa, amplio, voluminoso, expansivo y frutal, tremendamente frutal

Cereza picota con ribete azulado de buena capa.

Un bomboncito en nariz. Frutas del bosque, trazas minerales y licorosas, alguna nota de pastelería y un final muy fresco con aromáticas y regaliz de palo.

En boca es delicioso, con buen ataque. Esférico, expansivo, licoroso de nuevo. Buena acidez. Ralladitas de cacaos y frutillas.

Notable longitud.

Otra buena añada, menos "marcada" que la anterior, más equilibrada.

Vista: De aspecto limpio y brillante, con color rojo picota y riebete granate con tonos violetas, capa alta y densa lágrima que tiñe la copa.
Nariz: De intensidad media-alta, franco, bien presentes sus aromas frutales (fruta rojo madura), acompañados de toques ahumados y de regaliz rojo. En su conjunto resulta agradable y de cierta golosidad.
Boca: Con buena entrada, sabroso, jugoso, afrutado, con buena amplitud y estructura, de calidez bien compensada, con los taninos presentes y una acertada acidez, esa que le aporta al vino el necesario equilibrio y su buena jugosidad. Su final es de media persistencia.
En resumen, una buena elaboración de garnacha de tierras aragonesas, donde gustan de elaboraciones con alto contenido en alcohol pero buscando, y consiguiendo, un buen equilibrio en su conjunto. Sabroso y afrutado y con buenas maneras para gustar a gran cantidad de personas y acompañar muchos platos de cuchara y parrilla, entre otros.
La botella es elegante y con cierta distinción, lo que también se agradece cuando se trata de poner en la mesa un vino que ya desde el principio condicione positivamente la impresión de los comensales.
Su precio ronda los 11 euros.

Vista: cereza picota oscuro con ribete azulado, capa más alta que media.
Nariz: frutos rojos y negros muy maduros, mermeladas de fruta negra, hojas secas, tostados, roble cremoso, especiado, balsámico, lácteo, café, tabaco rubio...
Boca: es muy goloso, buena acidez, frutal en el paso, cálido pero no ardiente, sus 15º están fantásticamente bien integrados, taninos jugosos bien pulidos que todavía mejorarán, agradable amargor, y persistencia notable.
Bastante poso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar