Opiniones de Didier Dagueneau Pouilly Fume
OPINIONES
4

Vuelvo a catar este vino y lo cierto es que esta botella resultó muy inferior a la anterior. El vino estaba en aparente buen estado, con un color pálido y brillante, sin embargo daba unas notas algo sucias en nariz, como de fermentos y algún recuerdo animal, que se disipaba con el aire, pero que no terminó por ausentarse del todo.
En boca sí que se mostraba más recio y rectilíneo, mostrando la acidez y la definición que tanto me gustaron la anterior vez que lo caté, pero aún así tampoco ofrecía ese carácter tan austero y definido que esperamos en los vinos del gran Dagueneau.
Por tanto cabe pensar que la evolución de las botellas de este vino puede ser variable, algo que siempre supone un peligro en un vino que ya cuesta en torno a los 50 euros. Vale la pena gastar un poco más e irse al soberbio Silex o al igualmente placentero Pur Sang. Pero si sale una botella como la anterior, este es igualmente un gran vino.

Amarillo palido, limpio y brillante. Ligera lagrima densa.
Nariz de buena intensidad, cerrada al princpio, pero que al airearse se abre y empieza a demostrar su gama de olorres. fruta blanca al principio, algo de citricos y un fondo mineral que perdura y perdura durante su disfrute. Mas tarde , al evolucionar aparecen mantequilla y lacteos sin perder ese fondo mineral.
Paso por boca con buen cuerpo, densao y , profundo y directo. Inunda la boca de mineral sobre fondo citrico y una elevada acidez que le da frescura.
postgusto largo envolvente y, como no , mineral
Dagueneau, siempre sera Dagueneau

De color pajizo, limpio y brillante.

Nariz de media intensidad, se muestra algo cerrada en el inicio. Necesita aire. Con ese aire nos va mostrando una delicada capa floral acompañada con un fino toque cítrico y un encantador fondo mineral, siempre intrínseco a los vinos de este mágico productor. Con más aire muestra notas herbáceas y de fruta fresca como mango o albaricoque. Pero siempre predominan las sensaciones minerales y el pedernal.

En boca nos muestra su todavía innegable juventud. Es directo, limpio, fresco e incisivo. De una fina y marcada acidez. Delineado, como cortado por un láser. Es largo y muy amplio en el final que nos deja una marcada nota cítrica y mineral. Buena persistencia. Enorme frescura y limpieza. Muy joven todavía a pesar de ser su vino básico (pensé que estaría más accesible). Estuvo perfecto con unos mejillones a la provenzal.

Nos encontramos ante un vino del gran Dagueneau. Limpio, ácido, incisivo, mineral. Fantástico. Falto de botella, pero perfecto en su definición. Precio 45 euros, es algo caro. Mirándolos con objetividad, los vinos de Dagueneau son caros, en mi opinión no pueden competir con los "Grosses Gewachs" de los grandes productores alemanes por RCP, pero son vinos sellados con el marchamo de lo auténtico, con el marchamo de su terruño y de una agricultura radical. Vamos, que son vinos con alma. Y eso tiene un precio, claro.

Sirva esta cata como nuestro particular homenaje a este grande del vino, a este "enfant terrible" del Loira que siempre nos deleitó con esos vinos tan personales. Sus vinos desde luego ya no serán los mismos sin él. Y los amantes del lado blanco de la fuerza, entre los que yo me sumo, nos hemos quedado sin uno de los grandes. Descanse en paz.

Color amarillo claro muy brillante. En náriz aromas tropicales, cítricos y minerales. En boca es graso, muy largo y equilibrado. Un caracter muy particular y que nos da idea de como han de ser el resto de vinos blancos de esta bodega, que los probaré próximamente. ¿Y este es el básico?. De los mejores sauvignon blanc que he probado. Lo tenían expuesto en Vilaviniteca y realmente es una buena propuesta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar