Opiniones de Maravides Mediterraneo
OPINIONES
4

En mi ficha indica 100% Tempranillo.
Es de un aroma profundo, muy especiado, hay vainillas, café, fruta negra confitada, pimientas, con un estilo muy marcado, dirigido. Notas tostadas, ahumadas y aspecto vegetal que flota...

La entrada en boca es de tacto untuoso y cremoso, sientes las mokas, los toffees, hay fruta negra, madura, confitada, con una acidez algo tapada, pero que esta y levanta al vino. Va gustando, es como un café con leche en un día de invierno, reconforta, es amable, sedoso, el tanino quiere marcar, aunque no puede.

Capa alta ribete que evjdencia su juventud.Fruta madura, negra, en concreto ciruela, especiados del roble como vainilla, coco, café, caramelo, torrefactos, pimienta, tambien garriga. Es untuoso, lacteos, yogour. Final largo.

Que agradable es encontrarse de vez en cuando con vinos como este. Un vino de corte mediterráneo, como su propio nombre indica, con buena intensidad de color, buena intensidad aromática pero una boca suave, aterciopelada, sin agresividades ni por exceso de madera ni por exceso de extracción. Un vino apetecible desde el primer sorbo.

De oscuro color picota, con violáceos en el borde que te indican la juventud del vino, la frescura. Con buena capa. Nariz elegante, franca, de verdadero olor a vino joven. Fruta madura, moras, ciruela negra, entre notas florales de violetas. Un fondo especiado y balsámico muy adictivo, regaliz, eucalipto, chocolate…

En boca es educado, sin aspavientos; un vino dócil. Taninos suave, pulidos, y de nuevo vuelve la frescura y el frescor en via retronasal. Te está pidiendo más.

Rojo picota de capa media-alta, reflejos violáceos en el ribete. Lagrima gruesa y lenta.

Nariz de intensa a ciruela negra, regaliz rojo, suaves notas florales y un fondo con notas tostadas y de especias dulces. Vainilla y suaves cacaos, frutillos de zarza y piedra negra. Con aireación aparecen notas leñosas maduras y de monte bajo.

Entrada noble, que te acaricia desde el inicio, con unas notas intensísimas a vainilla y cacao que se conjugan a la perfección con una gran intensidad a fruta y flor. Cuerpo medio, tanino presente pero redondo y dulce. Recuerdos a pastel de frutas del bosque, pétalos de rosa y un punto suave anisado y ese toque tan mediterráneo a monte bajo. Final de buena duración, bastantes caudalías.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar