Trucos para cuando no te siguen el ritmo

119 respuestas
    #31
    Swinsword
    en respuesta a Lovecft

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Lovecft

    Cuando notas la mirada ardiente giras al cabeza o miras el plato y buscas cambiar la dinámica con algún tema que le interese, pero sabes que ella te odia por dentro xDDD

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

    #32
    Joaquin1965
    en respuesta a Swinsword

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Swinsword

    No hablemos del colegio!!!, que, aunque les estoy agradecido, sólo de rememorar algún recuerdo se me quitan las ganas de comer :-)))) En mi caso, no fue en el colegio donde lo aprendí; fue en casa, que es donde de verdad a mi me enseñaron a valorar este tipo de cosas.

    Un saludo!

    #33
    Lovecft
    en respuesta a Swinsword

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Swinsword

    Ese leve gesto con la cabeza diciendo..."hazlo su tienes huevos "

    No está muerto aquello que yace eternamente. Y con el paso de los eones, hasta la muerte puede morir

    #34
    Swinsword
    en respuesta a Joaquin1965

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Joaquin1965

    El colegio de la vida!!!

    A mi mi madre si no me comía lo que tenía en el plato, no me levantaba de la mesa o lo tenía para cenar / desayunar. Y de pequeño era muy mal comedor.

    Hoy en día me como hasta las babas, jajajaja

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

    #35
    Swinsword
    en respuesta a Lovecft

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Lovecft

    Esa semisonrisa irónica como diciendo: haz lo que quieras, que luego te vas a cagas, jajajaja.

    Una barrica de vino puede realizar más milagros que una iglesia llena de santos

    #36
    Juanjosantos
    en respuesta a Elisabet Lucena

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Elisabet Lucena

    A veces es posible, como en tu caso, pero en muchos otros casos, te aseguro que "No hay tu tía": ya sean parejas, amigos o familiares.

    Depende mucho de la manera de ser de cada cuál.

    Yo hasta los 22-23 años tampoco bebía vino ni me gustaba mucho el vino. Tampoco comía "cosas raras" (es decir, nada que se saliera de lo tradicional y lo de "casa"), pero como tú, el "espíritu curioso" se apoderó de mí y es lo que me hizo descubrir el mundo del vino y, por ende, ampliar mis horizontes gastronómicos (era un coñazo salir de casa autolimitándome por mis absurdas manías por muchos alimentos, sobre todo verduras y "cosas raras").

    A día de hoy, no por nadie que me haya aleccionado (ni convencido ni instruido), yo mismo no me conocería si me viera hace 20 años. Bebo todo tipo de vinos y como de todo, sólo me faltan los insectos, gusanos, escarabajos y saltamontes (todo se andará) ;)

    En cualquier caso, como te digo, hay personas que son muy limitadas en el comer, en unos casos por cuestiones de salud (comprensible), otras porque no comen determinados grupos de alimentos por su dieta (veganos, etc) y otras porque, sencillamente, no salen ni quieren salir del sota-caballo-rey.

    Si a los 23 no has salido del sota-caballo-rey, no hay problema, hay tiempo. Si a los 39-40 sigue uno con, exclusivamente, "la comida de mamá", la cosa ya pinta peor para sus acompañantes.

    En mi caso, sí es cierto que he ido alejándome de salir a comer y cenar con viejos amigos, familiares, etc, que sé de buena tinta que son "problemáticos" en esto del comer: bien porque no les apaña muchas cosas de comer, pasan del vino, todos los restaurantes les parecen caros, ponen pegas para todo, etc... Al final, ellos ven que no van a tu rollo y tú ves que tampoco cuadras mucho con ellos en lo gastronómico. El ser humano, al fin y a la postre, salvo por obligación laboral, de compromisos puros de familia directa, etc, ... se termina juntando y acercando por afinidades. Si uno no tiene afinidades con determinadas personas para ciertas actividades, si se puede escabullir, claramente lo hace.

    PD: Como dice el dicho "amigos hasta en el infierno". Hay gente a la que nunca llamaría para ir a comer a un restaurante, pero sí para ir al fútbol, al gimnasio o ir a ver una película, por ejemplo. Cuando uno se va haciendo mayor, sabe de cada persona de su círculo, qué puede esperar, y para qué actividades podría contar con él/ella.

     

    En la victoria mereces beber champagne; ¡en la derrota lo necesitas! (Napoleón Bonaparte. 1769-1821)

    #37
    Otilio Haro
    en respuesta a Herni

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Herni

    Yo pasé por ahí, y te vaticino que acabará bebiendo y comiendo lo que tu. Salvo alguna excepción. Hasta entonces te diré que, no te cortes en pedirte la botella entera y llevártela si sobra (fuera prejuicios estúpidos), tires más de carta que de "degus" aunque salga menos rentable y cómete aquello que le sobre o no le guste.

    Si el tema ya viene por su estado de buena esperanza, como creo que es el caso, teniendo como consecuencia que le sientan mal la mayoría de alimentos y vomita, es el momento de equlibrar el gasto y ahorrar. Tu te pides entrecot o solomillo y ella mortadela de aceitunas. Total, lo va a tirar... Fuera bromas ¡Disfruta, coño!

    Un hombre ha de tener vicios, a ser posible de categoría, o cuando llega a la vejez no tiene de qué redimirse.

    #38
    Juanjosantos
    en respuesta a Herni

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Herni

    Esa situación es complicada y exige de mucha comprensión por tu parte. La otra parte va a ver que tampoco te sigue y también se sentirá incómoda.

    Al final, lo mejor es el respeto, vino por copas, pedirse la otra persona lo que quiera y tú lo que quieras. Ni obligar a la otra parte a comer y beber lo que no quiere ni en la cantidad que tú comerías, ni a ti a pasar hambre, no comer lo que quieres o no beber vino porque la otra parte no beba.

    Si la compañía es coyuntural (comida de negocios, conocida reciente): cambia de compañía para la próxima comida (salvo que sea el negocio de tu vida y te salga rentable empresarialmente repetir la situación).

    Si la compañía es un amigo: busca a tu amigo para otros menesteres más afines contigo (es decir, evita quedar con él para ir a comer a un restaurante).

    Si la compañía es una amiga (porque uno está soltero, divorciado, etc), mejor cambia de amiga y de compañía para la próxima comida. Si eres amante del buen comer y beber y quieres compartirlo con alguien que lo valore, aún estás a tiempo de huir de alguien que no te sigue el ritmo.

    Si la compañía es permanente (pareja sentimental), mal asunto. En eso no congeniáis, aunque supongo que ya lo sabrías desde que la conociste (aunque quizás cuando uno tiene 20 y pocos lo que menos le importa son los homenajes gastronómicos, el vino, si la chica te sigue el rollo restaurantero y toda esta parafernalia de gente de 30+)...

    Si la compañía es permanente pero no es la pareja, sino un hermano, o un cuñado, tu suegro ó suegra, pues ajo y agua, a aguantar a la familia (tanto sanguínea como, sobre todo, la política)... el consuelo es que, con ciertos familiares, estas situaciones quizás no sean tan frecuentes como lo serían con tu pareja (con suerte, sólo te verás en estas comidas de compromiso, unas pocas veces al año).

    Y no queda otra... bien mirado, ir a comer a un restaurante en plan "homenaje",  es como invitar a alguien a acompañarte a un concierto de Música Clásica, a la Ópera, o al Teatro cuando ni lo aprecia ni le interesa lo más mínimo: su falta de interés, actitud apática (igual hasta se duerme), te harán no volver a contar más con él para este tipo de actividades.

     

    En la victoria mereces beber champagne; ¡en la derrota lo necesitas! (Napoleón Bonaparte. 1769-1821)

    #40
    Elisabet Lucena
    en respuesta a Lovecft

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Lovecft

    Di que sí. Podéis compartir la velada perfectamente. tú te pides lo que t apetece y ella también. Al fin y al cabo, cuando pides platos de carta y no un menú designación, cada comensal solicita lo que más le apetece.

    Y lo de la botella de vino, ¡me parece perfecto! siempre que conduzca ella o volváis en taxi a casa ;)

     

    #42
    Elisabet Lucena
    en respuesta a Lovecft

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Lovecft

    ¡Qué mal pensados sois!

    Esas miradas que os lanzamos son miradas de amor, de preocupación por vosotros, no de reproche, ni de advertencia, ni de cuando estemos solos hablamos tú y yo que aquí hay mucho público ;p

    #43
    Juanjosantos
    en respuesta a Otilio Haro

    Re: Trucos para cuando no te siguen el ritmo

    Ver mensaje de Otilio Haro

    Jejeje ;)

    Ni mucho menos. Vas seleccionando y, además, es lo razonable creo yo. Vas haciendo amigos afines a ti y más ahora con esto de Internet, Verema, etc.

    Yo tengo grupos de Whatsapp de amigos del vino de Alicante y ninguno de mis amigos de toda la vida anda ahí porque no les interesa el vino ni la gastronomía lo más mínimo.

    Es absurdo llamar a alguien para ir a ver un partido de fútbol si no le interesa el fútbol lo más mínimo. O llamar a un colega para irte con la bici si no tiene bici ni le interesa el mundo del ciclismo.

    Lo inteligente es ir acompañado a una actividad con alguien al que le guste o, al menos, le cause curiosidad, aquéllo que es objeto de la cita. Lo demás, es forzar situaciones y forzar a personas (algo que, EMHO, me parece poco inteligente).

    Y sí, a veces, puede ser conveniente hasta hacer o ir a determinadas cosas uno solo que tener que "sufrir" y "hacer sufrir" a alguien de acompañante de algo que no le interesa lo más mínimo. Mi ejemplo es el gimnasio. Cuando iba, terminé por no intentar convencer a nadie que se apuntara conmigo, era una tortura, llevabas a algún amigo de prueba, y luego quejándose de agujetas, que era muy duro, etc. Al final, terminé yendo solo al gimnasio y haciendo nuevos amigos allí que sí les iba el asunto.

    Otro ejemplo: las catas de vino (sobre todo las que son temáticas o de cierto nivel que sobrepasa el "Iniciación a la cata de vinos"). Terminas viendo que es mejor muchas veces ir tú solo y hacer nuevas amistades afines al tema allí mismo. Llega una edad, en que prefieres "el mejor solo que mal acompañado": te das cuenta que es absurdo querer convencer y adoctrinar a otros para que vengan a acompañarte a algo sobre lo que no tienen ni pizca de interés.

     

    En la victoria mereces beber champagne; ¡en la derrota lo necesitas! (Napoleón Bonaparte. 1769-1821)

  • Más leído
  • Más recomendado

- No hay entradas a destacar -

- No hay entradas a destacar -

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar