Pan

430 respuestas
    #41
    Jorditec
    en respuesta a Kintiman

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de Kintiman

    Yo sólo las he hecho una vez, con una receta de internet... riquísimas, pero es un plato muy muy contundente (un plato para un día bien frío de invierno y un tinto corpulento)
    Respecto a la sopa de ajo, últimamente en vez de sopa hago casi una crema de ajo, muy espesa, pero por casa nos encanta.

    Saludos.

    Jordi

    #42
    jose
    en respuesta a Kintiman

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de Kintiman

    Te dejo la de Abraham García. Yo no le pongo tomate y si añado unos gajos de naranja justo antes de ponernos a esto de comer...

    --

    Ingredientes (4 o 6 pax):
    - Media hogaza bien reposada, cuando menos del día anterior.
    - 250 gr. de chorizo fresco (ojala de ibérico)
    - 1/4 kilo de panceta fresca
    - 2 tomates
    - 200 gr. de pimientos verdes (cuerno de cabra).
    - 200 gr. de pimientos rojos.
    - 4 dientes de ajo.
    - Aceite de oliva.
    - Sal gorda.
     
    Elaboración:
    En las cocinas de algunos restaurantes he podido presenciar, no sin sonrojo, unas infortunadas migas que para ganar tiempo se trituraban con la maquina de picar carne ¡ay si mi abuelo levantara la navaja! Las que usted y yo perpetremos, no digo que con diestra navaja, pero al menos piquémoslas a cuchillo y de un grosor análogo al medio centímetro. Acto seguido machacaremos a conciencia un par de ajos junto a poquita sal y tras diluir el majado en medio vaso de agua caliente, humedeceremos con él intensamente el pan que, cubierto con un paño, dejaremos reposar no menos de tres horas.
    En mi aldea, donde las migas y especialmente en la primavera, cuando las cabras se desbordan de leche, eran el almuerzo de cada día, el pan de éstas se dejaba serenando desde la víspera, es decir, ya picadito, humedecido y tapado como he sugerido.
    Al filo del alba en amplia sartén de hierro, sobre las trébedes y la brasa crepitante, se procedía a dorar en un prudente chorro de aceite; primero los ajos restantes, que se reservaban; acto seguido la panceta, que tornándose crujiente aumentaba la grasa del fondo. En ella se arrugaban los pimientos y el tomate en gruesas rodajas que se guardaban al amor de la lumbre junto a la panceta.
    Por último se freían los chorizos que aportaban, amén de su aroma, suficiente pimentón para que el pan, que los sucedía en la sartén, adquiriera esa apetecible tonalidad cobriza. El encorvado tiempo, medido en mi infancia por el cuco y el sol, que requerían las laboriosas migas dependía de la intensidad del fuego o la premura de las tareas del día que despuntaba, pero nunca era inferior a media hora. Treinta minutos en los que hay que remover sin denuedo hasta que las migas, sin secarse internamente, adquieran su dorada tersura característica.
    Migas que se comían en la propia sartén, con cucharas de madera o cuerno y acompañadas inicialmente con las chacinas y verduras fritas (en otoño con uvas), y ya en el tramo final generosamente cubiertas con leche de cabra, cocida desde la víspera y enfriada al relente, que las neveras estaban por llegar.

    --

    Saludos,

    Jose

    #43
    jose
    en respuesta a Jorditec

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de Jorditec

    Es contundente, sí. No olvidemos su origen. Platos como las migas, gachas, atascaburras, tiznao, gachamiga... Invierno cerrado, cielo gris plomo y el recetario que cabía en un zurrón o una alforja quien tuviera mulilla.

    ¿Vino corpulento? Pues el que hubiera. El vino del tío Pistón, con más cuerpo, con menos... El que hubiera en cada pueblo y cayera bien en la bota :-)

    Saludos,

    Jose

    #44
    Jorditec
    en respuesta a jose

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de jose

    Mi abuela paterna era jumillana, y me enseñó a hacer una buena gachamiga (y a beber en bota)

    Son comidas todas ellas con calorías suficiente para aguantar el frío y la larga jornada en esos tiempos. Ahora tenemos que ir con cuidado con ellas (yo al menos) ya que se pueden acumular en la cintura.

    Saludos.
    Jordi

    #45
    jose
    en respuesta a Jorditec

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de Jorditec

    Hay que evitar que se pierdan esos platos para siempre y quedan ya pocos eslabones que se puedan mantener. Esa generación ya se está yendo, si no se ha ido ya y sólo queda que nosotros no permitamos que eso ocurra.

    En cuestiones de lorza, pues hombre, hay que comer de todo, pero también siendo consecuente con el gasto calórico y la actividad que desarrollamos cada día. No necesitamos 5000 calorías si trabajamos en una oficina. Si estamos descargando muelles, pues igual sí. ¡Menos foie y más gachamiga! 8-)

    Saludos,

    Jose

    #47
    Kintiman
    en respuesta a jose

    Re: Pan sobado, de brillo o candeal

    Ver mensaje de jose

    Pues nunca he hecho migas en casa, pero igual ha llegado el momento de la verdad, jeje.
    Me apunto esa receta del gran Abraham.

    Las cosas son como son y no como se presentan.(Contraetiqueta de El Pecado) jeje.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar