Noticias del Vino

El cava introducirá “premium” en sus etiquetas para frenar la fuga de más bodegas

Javier Pagés, recientemente elegido Presidente del Consejo Regulador del Cava, ha llegado al organismo con unos objetivos claros. Se han terminado los tiempos de la lucha por el volumen. Más botellas no siempre equivale a mejor negocio. "No me entusiasma hablar de botellas", concede Pagés, más preocupado por darle valor al producto y eliminar cualquier rastro de la asociación entre cava y licor de baratija. "Vamos a trabajar para prestigiar el cava a ojos del consumidor". La introducción del término "premium" en las etiquetas de las gamas altas y el endurecimiento de los requisitos para poder comercializar reservas y grandes reservas son las principales medidas a corto plazo.

Tras la estrategia se esconde el afán por frenar la dispersión que sufre el sector, donde varias bodegas rebeldes se han alejado del paraguas cava para emprender su propia aventura, caso de Clàssic Penedès o el proyecto Corpinnat. 

Javier Pagés recoge de Pedro Bonet, último presidente, un saldo de 250 millones de botellas vendidas en el último ejercicio. "Este va a ser un buen año, parecido al pasado", avanza el presidente, poco inquieto por unos balances que revelan un pinchazo de las ventas del 5% en el mercado español. El mercado exterior, que representa un 66% del negocio, marcha a buen ritmo. Alemania, Estados Unidos y Francia compran más y, Bélgica y el Reino Unido, piden menos botellas pero las pagan más caras. Una situación que vive su ejemplo principal en Japón: "las ventas han sufrido una caída importante (de hasta el 12%) pero han crecido en valor", señalan Pagés y el secretario general del Consejo, Alexandre Comellas. 

Centrar los esfuerzos en la gama alta es la línea de trabajo que se fija el ente regulador del cava. Reserva, Gran Reserva y cava de Paratge Qualificat, términos que identifican a cavas con una crianza mínima de 15, 30 y 36 meses, respectivamente, son el motor para lograr el grado de diferenciación y exclusividad que persigue la DO Cava, cada vez más ansiosa por alejarse de las marcas blancas y de propuestas como el prosecco, muy golosas en volumen de ventas a bajo precio pero un arma de doble filo a la hora de prestigiar el producto.

El Consejo Regulador trata de evitar que las seis bodegas que impulsan Corpinnat se replanteen su desapego respecto de la marca cava, "estamos hablando con ellos", concede Pagés. A la vez, el plan trata de poner las bases para evitar más huidas. "Juntos somos más fuertes", dice Pagés, presidente desde hace tres meses.

Para lograr una mayor penetración de la marca cava, el Consejo Regulador también elevará notablemente el gasto en campañas de marketing y comunicación. Los 800.000 euros anuales que gasta ahora, se van a "triplicar o cuadriplicar", según Javier Pagés.

  1. #1

    J-Carlos

    Pues para el mercado exterior puede ser interesante, no sé, pero aquí todas esas denominaciones como "premium" significan bien poco. Mientras existan tantos cavas por bastante menos de 2 €, poco pueden hacer.

  2. #2

    ahalliwell

    No estoy seguro que vincular la calidad del producto a más tiempo con lías sea siempre el mejor formulario. Hay millones de personas que están encantadas con el Prosecco por ejemplo por su estilo afrutado y con pocos de estos sabres de pan etc. No todo el mundo le gusta el estilo Gran Reserva ni Cava ni Champagne. Así que pregunto si enfocar en tiempo con lías como indicador de calidad siempre va a sevir a los consumidores.

Herramientas del blog


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar