Grupdetast

Visita a Bodegas y Viñedos Sentencia

El pasado miércoles día 23 de octubre, una parte de Grupdetast acudimos a los Pedrones, en concreto a Bodegas y Viñedos Sentencia de Alberto Pedrón. Era nuestra segunda visita, todavía quedaba el eco de la primera y no sabes con qué mayor intensidad sentíamos, sí la hospitalidad de Alberto o la grandeza de sus vinos.

El paraje La Fuente, en pleno corazón de la comarca Utiel-Requena, es uno de esos lugares mágicos que parecen haber sobrevivido al paso del tiempo.

Catamos prácticamente todos los vinos, muchos de ellos pendientes de terminar la fermentación alcohólica y algunos otros, la maloláctica. Sin duda esta añada dejará huella, por lo distinta y prolongada en el tiempo, las diferencias de maduración y la buena sanidad del fruto. Ahonda en la personalidad del terruño y Alberto sabe ahora de forma muy clara que es lo que quiere. Es consciente de la calidad y sabiduría de su viñedo, la variedad de terrenos, microclimas y de uvas.

De las muestras en depósito resalto la moscatel, son dos cubas del mismo viñedo pero distinta fecha de vendimia. Claramente hermanas pero con personalidad propia. Varietal sin agotar, aromático sin perfumes superfluos, con la carga natural de las flores blancas y de los cítricos, soberbias ambas. El vino que elabora se llama Las Bairetas el 2018 es un poco más civilizado pero su potencial augura una evolución que ahora mismo ninguno de [email protected] sabe lo que va a pasar.

La Bobal es la dueña y señora, domina la bodega con una paleta tan amplia que te sientes orgulloso de que personas como Alberto hayan sabido reivindicarla y sacar de ella, todo lo que lleva dentro. Hay muestras raciales, rústicas, armadas, con un tanino canalla y una acidez propia que maravilla y equilibra todo. Al mismo tiempo hay Bobales viejos que son pura profundidad y complejidad, sedosos sin hastío, paladeantes, puro sabor y esencia, me dejan sin palabras...

 

Como el día no acompañaba mucho y algunos de nosotros tenían que regresar no muy tarde, subimos a la bodega, dejando los viñedos para otro día (la visita anterior fue prácticamente campo) y nos centramos en los vinos embotellados. El inicio fue para un vino que conocemos desde su concepto, inicio, desarrollo y puesta en la calle. Nos gusto su evolución, "seriedad", la Royal no solo sirve para elaborar vinos ligeros y frescos, deja también una huella densa y sabrosa.

 

Método Ancestral Fetiche Royal

Es un vino expresivo, más por definición que por poderío aromático. Se sienten los frutos rojos, moras y endrinas, un frescor vegetal, hierba verde, litines, pan grille y se aprecia al fondo "densidad". Es atractivo y deja un recuerdo a la nuez verde y a la pimienta fresca.

En la boca es fresco y vivo, frutal, con un ataque bonito y bien medido, burbuja saltarina y fundente. Saboreas un ligero toque de licor de cerezas, punto salino. Acidez fina e integrada, sabia, lo paladeas, jugoso en el recorrido, es alegre y sereno. Punto seco final que lo alarga, es un espumoso que gana en botella y en la copa, adquiere cierta complejidad.

 

Indulto 2017

Es un vino franco y directo, con contenido y potencia. Muestra una fruta bien madura en forma de moras y grosellas, es como una suave mermelada que habla de la añada, envueltas en regaliz. Ensalza a la variedad, punto balsámico y con una rica y equilibrada crianza. 

En la boca marca con un antes y un después, trae el recuerdo de lo percibido en la nariz, con textura. Pero hay una acidez que le dota de ligereza, frescor y jugosidad, la fruta manda y señala. Con mucha vida por delante, sin duda ganará y crecerá adquiriendo mayor complejidad y armonía, si cabe. 

 

Sentencia 2010

Aromático, rico, fragante, parece ir a su ritmo, describe y marea. Es un vino con personalidad propia, se ha hecho a sí mismo. Se siente todo lo que ha sido con una carga de eucalipto, alcanfor, monte bajo, pimientas, clavo, linimento, uva pasa, ciruela y arándano seco, endrinas. Todo con definición y recato, elegancia, el tiempo lo ha limado y templado, sabe apretar sin ahogar.

En boca ratifica el paso del tiempo es pura raza y elegancia, definición clara y varietal, se aprecian todas las técnicas de elaboración y ensayo, ensambladas y nada incoherentes. Con peso frutal y una rica acidez, es sabroso con espacio y recorrido, no tiene final, largo. Me deja sin palabras, solo quiero disfrutar y centrar todos mis sentidos en él.

Bravo Alberto. Emociona y habla, marca un antes y un después, me gusta tu camino y solo puedo dar gracias por compartirlo con todos nosotros.

 

Lluvia rosado 2017

Muestra un toque vinoso, es fino, ligero punto frutal, serio, real, sin golosinas, con una fruta roja sincera, tímida y madura, quizás la mayoría no la comprenda. Percibes fresas maduras y golosas, cerezas entre el verde y la rica oxidación noble.

En la boca está fresco el canalla, con textura y una rica acidez, es sabroso y paladeante, con nervio y con fruta al igual que un punto seco que lo alarga y profundiza. (De momento no tengo su foto).

  

Serán muy pocas las botellas pero muy grande su contenido.

Calidez.

En plena faena...

 Alberto nos regalo con dos vinos no elaborados por él. 

 

Por un lado el Marko Edición Especial 2015, Hondarribi zuri,Hondarribi Zerratia y Petit Manseng. Con 14º y un ligero paso por barrica que deja más que una impronta, elegancia y contundencia sin perdida de amabilidad y de frescura. Es otro mundo y otro concepto. Tiene larga vida por lo tanto lo mejor está por llegar. Ahora disfrutas de su raza, la buena crianza y como la Hondarrabi no se arruga para nada y saca su verdad y su frescura. Tremendo...

Y después el Subtil Rosé Tardatio de Jordi Raventós. 100% Malvasia Rosada de Sitges viñedos de 5ha situados en terrenos calcareo de de la zona del Garraf. Cepas de 7 años de edad.

Un vino con un carácter especial, que para quienes ya hemos catado unos cuantos, te sorprende por las formas y por su contenido. Sutil y claro, fresco y complejo, con terruño y fruta, longitud y espacio, fácil, ligero y con alma. Hay que prestarle atención, sin duda la mía la tiene. 

 

"Fuera" de carta un vino de Tempranillo del 2017, de la finca del abuelo. Un ensayo o prueba no catada desde su elaboración. Nos sorprendió por descubrir una Tempranillo fuera del clon plantado por estos lares, tan productivo y nada franco, que da como resultado vinos enclenques, que o bien están verdes o sobre madurados. Aquí encontramos fruta y especias, un buen alcohol y una acidez templada y equilibrada, con recorrido, grácil y amable.

El postre fue el Ariyanas 2008 , un moscatel de la Sierra de Málaga.

Tan profundo como sincero, varietal sin exceso, limpio y profundo. Placer, nervio, suave dulzor, punto seco, terruño y definición, no tengo palabras.

 

Alberto en sus viñedos y con su verdad.

 

Gracias por parte de todos, una y otra vez ...

  1. #1

    Josep_Gallego

    Magnífico relato de una visita que tengo pendiente. Alberto pone el alma en sus vinos y se nota cuando te acercas a ellos. Además un gran anfitrión por lo que veo. Gracias!

  2. #2

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Gracias Josep y te animo a que visites el viñedo y la bodega, Sin duda Alberto sabe de forma sencilla pero muy clara entregarte toda la verdad de sus vinos, muy interesantes y originales. Un abrazo.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar