Dehesa de Luna 2010

Vino Dehesa de Luna 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,3
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Bodega Dehesa de Luna
D.O./Zona: V.T. de Castilla
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: 40% Tempranillo de "El Viñazo", 40% Syrah y 20% Cabernet Sauvignon de la viña "La Mata de la Culebra".
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 6 meses de crianza en barrica de 225 litros: 80% roble francés y 20% americano.

Varietales: 40% Tempranillo de "El Viñazo", 40% Syrah y 20% Cabernet Sauvignon de la viña "La Mata de la Culebra".

6 Opiniones de Dehesa de Luna

Bonito color rubí de ribete violáceo. De capa media-alta, brillante, de lágrima densa.

En nariz presenta una intensidad media alta, resaltando a copa parado los aromas a fruta roja, en especial de mora y ciruelas. con la copa en movimiento se vuelve una nariz más compleja y atractiva, saliendo aromas balsámicos (con un toque de regaliz) y fondo de monte bajo.
En boca tiene una entrada suave. Bien estructurado y equilibrado. La fruta roja resurge en el postgusto. Muy agradable.

Un vino bien elaborado que un tiempo después sigue manteniendo una buena forma, con presencia frutal y correcta acidez.
No es un vino espectacular, pero sí es un vino que resulta agradable de beber sin complicaciones.
No destaca ningún punto en especial más que su buen conjunto.

Color picota, ribete violáceo, limpio, brillante, capa alta, lágrima densa.
En nariz hay buena intensidad de fruta roja madura también fruta negra, leves balsámicos, algo de lácteos.
En boca es suave, cuerpo medio, fresco, frutal, acidez suficiente, equilibrado, taninos maduros. Persistencia media.

Un vino bien elaborado, correcto en todo y a buen precio.

Picota brillante de intensidad media-alta.
Nariz de buena intensidad, frutal -ciruela y cerezas en licor-, balsámica -regaliz y pino-, junto a unos suaves recuerdos a maderas tostadas, a lácteos y a proteina de carne.
Boca cremosa, fresca, muy redonda y equilibrada, tanino pulido. Retronasal con notas de cerezas en licor, regaliz, lácteos, suaves especiados, tostados y chocolate. Grato final que nos deja en boca durante un buen rato el recuerdo a cerezas en licor, chocolate y tostados.
Espectacular en boca y sencillísimo de beber.
Debido a su calidez, es preferible tomarlo a un máximo de 16 grados.
85

De color picota viváceo con marcados tonos violáceos en el contorno. Brillante con buena capa. Lágrima bastante densa que sin embargo no tinta la copa.
En nariz, buena intensidad que empapa la nariz con relativa rapidez. Se nota mucha fruta roja, y además muy fresca, símbolo de materia de calidad. A copa movida he notado mucha aroma a fruta negra, principalmente mora. En este momento es aún más balsámico, con incluso alguna nota láctea que lo hace finalizar muy agradablemente.
En boca, entra muy bien y muy suavemente, pasando verticalmente. Acidez media y agradable, que con un amargo lo justamente persistente, lo hace mu equilibrado y apetecible.
El final es bastante lácteo, cosa que invita a seguir bebiendo constantemente.
Un muy buen vino para disfrutar en cualquier momento solo o con comida suave.

Dicen que para hacer un buen vino hay que tener buena uva y, sobre todo en las bodegas más novedosas, esto pasa por haber diseñado un proyecto que arranca, sobre todo, en una buena planificación del viñedo y acaba en el ensamblaje de los vinos por el enólogo. La construcción de la bodega pasa, incluso, a un segundo plano en la ejecución del proyecto. En el caso de la bodega Dehesa de Luna, el trabajo en el viñedo de José Ramón Lissarrague y de su Director Técnico, Jose Luis Asenjo, unido al asesoramiento de Ignacio de Miguel en los coupages de los vinos, se está notando añada tras añada.

Este Dehesa de Luna 2010 se muestra con un bonito color rojo rubí de capa media, con ribete violáceo muy brillante y lágrima densa (glicérico). La nariz es bastante compleja si bien domina la frutosidad, con notas de frutas rojas maduras (ciruela) y frutos del bosque (arándanos), entremezcladas con aromas de hierbas aromáticas, monte bajo, regaliz, notas especiadas y balsámicas. En boca es amplio y carnoso, con buena estructura, con frescura final y un retrogusto que nos recuerda las notas primarias y un ligero y agradable amargo final típico de la crianza en barrica. Muy rico y con una RCP buenísima.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar