Señorio de Lazan Reserva 2000

Vino Señorio de Lazan Reserva 2000

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
89
Puntuación Media:
7,9
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Pirineos
D.O./Zona: D.O. Somontano
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13º%
Varietales: 50% Tempranillo, 45% Cabernet y 5% Maristel
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 14 meses en barrica y 14 meses en botella.

Varietales: 50% Tempranillo, 45% Cabernet y 5% Maristel

42 Opiniones de Señorio de Lazan Reserva

Color picota madura, menisco granate rojizo, limpio, lágrima abundante.
En nariz hay buena intensidad de fruta roja madura, presencia de especias y de hierbas aromáticas, madera presente.
En boca es ligero, cuerpo medio, de trago medio, hay fruta y especias pero aún destaca presencia de acidez correcta, taninos presentes, herbáceos con cierto amargor final. Persistencia media alta.

De una época en que Somontano quería parecerse a Rioja en su elaboración, con largas crianzas en madera y botella. La ventaja es que están durando como los Riojas. Años después sigue correcto, así que su compañera va a esperar.
A casi 10€ se compraba en la gasolinera antes de cruzar el túnel de Bielsa para ir a esquiar a St Lary.

Cereza con tonos apicotados.
Especiados, hierba húmeda de monte bajo, toques balsámicos (mentol), cerezas en licor, mineral sobre fondo de fruta roja silvestre.
En boca muestra acidez correcta y buen paso. Sin halagos.
Después de lo que me habían dicho y leido, esperaba más. Quizá no le he sabido interpretar.

Corcho supertintando, negruzco. Picota subido, ribete atejado. Nariz con aromas medios a fruta roja y levemente especiado, quizás vainilla y poco más. En boca buen paso pero una vez pasa nos olvidamos de él.O el vino está de capacaida o mi botella no estaba muy allá (lo dudo).
Me sorprendió negativamente. Mala RCP.
Un vino...dormido.
P-D: Al dia siguiente esta mejor, apuntes de regaliz y alguna nota vegetal. Más rico.

Rojo cereza no muy intenso con tonos atejados propios de crianza. En nariz predominan las frutas maduras, los tostados y atisbos de miel procedentes de la monastrell, mucho más marcados de lo que me esperaba, además de madera. En boca presenta la fruta madura pero de manera menos pronunciada que en nariz,astringencia que denota unos taninos bien equilibrados, así como sorprende como el pequeño porcentaje de monastrell se hace protagonista. Vino bien estructurado, bien elaborado pero con el listón un peldaño por debajo de lo esperado.

Seis meses después, en nariz me da las mismas sensaciones que describo más abajo, pero en boca, aunque le veo las cualidades que también comento, es un pelin más astringente.
No se si influye el momento en que lo cate anteriormente o es que esta botella estaba un pelin más "fiera".
De todas maneras un buen vino y una buena RCP.

En vista tonos picotas centrales que van volvíendose rubíes hacia los extremos y con menisco ligeramente atejado. Lágrima fina y densa. Elegante.
En nariz despliega un excelente abanico de aromas: frutas rojas, en licor, chocolate, balsámicos, tabaco, torrefactos, notas de caramelo tostado, vainilla y carne.
En boca se muestra aterciopelado con un ataque sedoso, elegante, equilibrado, con justa acidez y buena intensidad.

La presentación, clásica pero muy equilibrada nos conduce sin sorpresas a lo que insinúa. Un vino de color cereza picota de capa media y que se aprecia la crianza. De lágrima notoria pero de pocos aromas,que sin embargo dejan entrever tostados y frutos rojos, el paso en boca resulta muy estimulante. El maridaje con el ternasco ha resultado muy acertado, pues a la sorprendente gran calidad de la carne el vino creció y resultó una experiencia muy placentera.

Apicotado, equilibrado y limpio.
En nariz muestra especiados clásicos, almíbares y vainilla aunque inicialmente cueste descubrirlos.
El paso por boca, mejor que nariz. Suave, equilibrado en relación a la madera, un tanto corto en recorrido pero con post gusto y acidez correctas.
Etiqueta clásica que acompaña lo que contiene su interior.
El maridaje con la Paletilla de Ternasco de Aragón del Grupo Pastores, un éxito. Me ha sorprendido grátamente. Jugosa, sabrosa y rápida. La tomamos con patatas a lo pobre de guarnición: EXCELENTE!!. Habrá que ir a buscarla al Hiper.
El Ternasco sube notablemente la cata.

Un vino que, desde la apertura, muestra la crianza prolongada en barrica y botella, que le dotan de un equilibrio impresionante.
Rubí de picota pendiente de la última maduración de capa media; tanto en nariz como en boca destacan cacao, canela y clavo en fusión armonizada con la madera, taninos suficientemente marcados, y una acidez que "aviva" el trago.
Gama media en una bodega que sigue apuntando alto, con sentido moderno, al tiempo que se respetan las tradiciones de mayor valor enológico. Y con precios muy razonables en sus diferentes presentaciones.

En vista color cereza picota, de capa media-alta. Lágrima densa y lenta.

En nariz aprecio un fondo especiado, chocolate, fruta roja, vips-vaporoux. La madera la encuentro bien integrada.

En boca quizás algo falto de acidez, de entrada aterciopelada, no demasiado complejo, taninos maduritos y final secante.

Un vino para comer con él, más que para catar a secas. La armonía con el ternasco me ha parecido ideal.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar