Grupdetast

Nueva cata Grupdetast, por parejas.

El pasado día 30 de enero realizamos la primera cata del año.

Fue organizada por Axel Pitarch en el Plaerdemavida.

La cata la orientó por parejas, se trataba del mismo vino en diferentes añadas y poder descubrir la evolución o no, de los mismos. Siempre las catamos a ciegas y se descubrían las botellas, una vez catadas las dos muestras. 

Las primeras de la noche:

Aleph blanco de bobal 2017

Color pajizo con destellos cobrizos.

Intensidad media, se siente la fruta blanca carnosa, fondo seco, rasgo vegetal, hay frescor. Al movimiento surge un alcohol medicinal, toques metálicos y pulpa de cítricos secos. 

En boca tiene más tacto de lo intuido en la nariz, el alcohol se aplaca. Surge una nota de verdor, un toque amargo y una acidez un poco desnuda, sin duda echa en falta a la fruta y poder conformar un buen conjunto.

Aleph blanco de bobal 2016

Es de un aroma más concentrado frente al anterior. Se siente una fruta blanca melosa, hierbas secas y flores, sensación de frescor dentro de un marco de intensidad media y algo monocorde.

En boca es meloso, con cierto volumen. Se aprecia el verdor de forma menos punzante, la acidez se intuye y la fruta no se palpa.

 

Seguimos la cata con dos nuevos vinos.

Tio Raimundo 2014

Es fragante, se palpa la crianza biológica, sin notas punzantes. Hay patente una manzana entre asada y madura, manzanilla seca, almendra cruda y avellanas tostadas. Es profundo y sereno, rico aspecto de hierbas medicinales, penicilina, nuez verde y un grato fondo balsámico. 

En boca entra con tensión, puntito salino, muy seco, corpulento, se pega, tanico, ensalivante, la nariz llega por completo a la boca de forma agradable y sensitiva, es largo y profundo. Impresionante durante toda la noche un alarde de elaboración, la Moscatel "desaparece" y nace un nuevo concepto, cargado de matices y complejidad.

Tio Raimundo 2013

En esta añada se aprecia la manzana más fresca, conjunto aromático amplio, tiene otras maneras, se muestra diferente, recuerda a un vino naranja con notas de hollejo, licor, hierbas, resalta el ajenjo, notas cítricas y una buena oxidación. 

En boca se muestra bravo, con carácter, seco y contundente, dentro de unas formas sensibles y serenas, quizás por momentos algo desvaídas, se ha ido el fondo encontrado en la añada anterior, le influye mucho la comparación. Visto desde lo que es se trata de un vino diferente, sin la complejidad de la crianza biológica pero gana en la frescura.

 

Damos un cambio de tercio con dos nuevas botellas.

Quinta Dos Roques 2016

Es de un aroma fino y delicado, sensitivo, al movimiento fragante. Hay una rica ciruela blanca, manzana y pera, con frescura. Toque herbal, floral, miel e hinojo, pulpa de cítricos, cáscara de nuez verde, mantequilla.

En boca tiene tensión, entre untuoso y fresco, punto salino y una rica acidez, paso liviano, nada carente de contenido, fondo seco que lo aguanta y lo alarga. Envolvente.

 

Quinta Dos Roques 2013

Le damos tiempo, se intuye la crianza su estancia en la barrica. Buen peso frutal y de las especias, curry, notas a hierbas y flores silvestres, alcohol fragante y melocotón en almíbar.

En boca tiene un tacto untuoso se trama con las notas finales de la nariz, acidez fina casi insinuante, lo paladeas. Se va quizás un poco pronto pero dejando un grato recuerdo.

 

Hacemos un descansillo, en este caso solo hay una botella y se trata de un espumoso.

 

Vértice Gouveio 2010

Hay que darle tiempo, muestra una manzana sabrosa casi la muerdes, evoluciona hacia la asada. Frescor vegetal, fondo licoroso, va bajando y se queda un conjunto algo plano.

En boca la entrada es fresca, el carbónico y las burbujas se intuyen más que se sienten. Es agradable, fluido, sabroso, sin mucha consistencia, se nota que su mejor tiempoa ya ha pasado, aún y todo lo entrega todo hasta el final.

 

Entramos con los vinos tintos.

La Garriga 2014 

La copa se llena de una carga aromática tremenda, hay laurel, eucalipto, un fondo balsámico, fragante y especiado. Monte bajo, notas de tostados, es todo un recital, violetas, toque animal, terruño, sotobosque. Luego gira y todo ese recital se torna menos internacional (recuerda y mucho a un vino australiano) y viene hacia el mediterráneo, con hojas de pino secas y resina. 

En boca es fresco con un buen peso frutal,se hace comedido frente a la intensidad de la nariz, agradable y fluido, redundan los aromas y se armoniza el conjunto. Pequeño pero matón. 

 

La Garriga 2011

 Nos encontramos a un vino cargado de aromas terciarios, cueros y especias, madera envinada. Buen peso de la fruta negra y sazonada. El aire le beneficia y muestra un vino con amplitud, grandeza y profundidad.

En boca es fresco, fluido y amplio, buen peso frutal, redondo, con una rica acidez, saca su interior dulce, maduro, más el terruño. Frente a la añada anterior parece menos influido por la vinificación. 

 

Terminamos de nuevo con una sola muestra. 

Ex-Ex11 2013

Me quedo algo parado, si bien transmite y se aprecia una rica y fina crianza es algo corto. Hay fruta en forma de moras y arándanos, tramadas entre especias, como las pimientas y el clavo pero con poca consistencia y peso, le pedimos más para convencer y rematar.

En la boca hay armonía y frescura con algo de tensión. Rica acidez, paladeante, se muestra algo descarnado y es inevitable la comparación con los vinos anteriores y francamente, no da la talla. Quizás sea injusto pero es tan clara la poca diferencia lo grandes que han sido los Garriga y lo delicado, enclenque del Ex, nos deja sin palabras. Ya te pillaremos de nuevo. 

 

Fuera de cata rematamos con el vino dulce de Perelada.

También fue algo "abducido" por el siguiente vino, no obstante guarda armonía y bienestar dentro de un marco de crianza nada pesada. Complejidad bien entendidas, equilibrio de fuerzas.

 

El Fondillón de Bocopa, que sin ser un gran ejemplo, supo estar a la altura de las circunstancias. Con un fondo sereno algo diluido pero que precisamente ayuda a entenderlo y a disfrutarlo, más, si cabe.

 

Foto de familia.

 

 

Y no podemos dejar de poner las fotos de la cena, maravillosa y en armonía con los vinos. Os animo desde aquí, a visitar Plaerdemavida.

Sardina ahumada sobre una cama de cuscús, semillas y brotes crujientes, más mayonesa de berenjena.

 

Croquetas de pollo al ast, en esta ocasión más suaves y con menos tropezones, siempre maravillosas y cargadas de Mari, sensibilidad y sentido. 

 

Milhojas de berenjena, pisto y ensalada de frutas, frescor e intensidad...

 

Materia prima, un clásico con fundamento y buen hacer...

 

Y el broche final, costilla de cerdo asada a baja temperatura, suave tierna y melosa, bañada entre la felicidad de sus jugos y la mostaza. Un lujo. 

 

En fin y faltan los postres que son todo un ser dentro del restaurant, no son el final o un complemento, gozan de personalidad propia. Frescos y divertidos.

 

Mil gracias Axel y María, al Plaerdemavida, al Grupdetast.

 

Arrutzi Nájera. 

 

  1. #1

    Josep_Gallego

    Interesante propuesta una vez más, de esas cosas que enseñan. Enhorabuena por el disfrute!

  2. #2

    Polidori

    Menudo homenaje compañero, estoy salivando como los perros de Pavlov, a seguir bebiendo y disfrutando.

  3. #3

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Polidori
    Ver mensaje de Polidori

    Una gozada, la verdad....

  4. #4

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    La práctica hace maravillas. Saludos.

  5. #5

    Josep_Gallego

    en respuesta a Arrutzi_Najera
    Ver mensaje de Arrutzi_Najera

    Por eso sigo practicando también sin cesar... Saludos!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar