Grupdetast

Tras Las Viñas, una cata homenaje al libro de Josep Roca e Imma Puig.

La idea o la chispa que suscitó la cata, fue la lectura del libro -Tras las Viñas- de Josep Roca e Imma Puig.

Recomiendo que entréis dentro de él, como dicen sus autores, es un viaje al alma de los vinos.  Porque si bien el vino es el protagonista, lo es de una forma diferente. Comparte con los creadores y con el terruño, un espacio de comprensión, donde nos sirve de escusa para conocer a quienes están, detrás de esos maravillosos vinos.

El tándem Josep-Imma es maravilloso, se traman y la lectura es fluida, tanto que, a veces es difícil saber quién te habla, pues solo suena una única voz. Describen y dibujan el paisaje, los motivos que los llevaron a la elaboración, la búsqueda de la identidad y de la diferenciación.

Hay varios nexos de unión entre [email protected] y por destacar solo algunos de ellos, es la del sentimiento y arraigo al terruño y la defensa e interpretación de las variedades autóctonas. La mínima o justa intervención para que lo que luzca de verdad, sea la uva y el terroir, y no la tecnología, algo que sucede de forma un tanto abusiva en el mundo vinícola.

Bien, pues nos pusimos manos a la obra en busca de los vinos y tropezamos con varios hándicaps, uno de ellos, el precio, son caros. Y por otro lado, aunque internet es un balcón con una amplísima oferta, no todo se puede adquirir sin ciertas dificultades. Dicho esto, decidimos ir a por lo posible, y tuvimos la ayuda de Els Vignerons (distribuidor de muchos y buenos vinos, internacionales y nacionales, con establecimiento abierto en Valencia), de nuestro querido amigo Dan Gil. El resto en diversas webs de aquí y allá, y formamos la cata, con un hilo conductor un poco distinto pero que a nosotros nos motivaba.

 

 

El primer vino fue Jhana 2017 de Castell d´Encús en Costers del Segre. Un vino elaborado con las variedades Merlot y Petit Verdot. En palabras de Raül Bobet, -El concepto de hacer un vino rosado parte de querer dignificar al máximo los buenos vinos rosados, que son aquellos que tienen un buen potencial de envejecimiento, equivalente a los grandes blancos-. Con una crianza de cuatro meses en barricas usadas.

Color piel de cebolla asalmonado.

Es de un aroma curioso y armado, tan tenue como claro. Alcohol balsámico, pequeñas notas cítricas, naranja pulpa y cáscara, panadería, miga caliente y masa madre. Frutal rojo, toques ahumados, vegetal fresco, todo de forma leve y agradable. Va ganando con el tiempo, se amplían las sensaciones.

En boca tiene algo más de garra y de cuerpo, si bien es ligero, casi etéreo. La acidez es fina y delicada como el punto "goloso" de la fruta bien madura, crece. Nos deja un retrogusto que recuerda a la ceniza y al incienso. Es un vino con alma, para saber entenderlo.

Mientras escribo estas notas me pongo una canción que pienso son tal para cual, Luz de Outono de la pianista Michele Ribeiro con Salvador Sobral.

 

El segundo vino fue Foradori Fuoripista Pinot Grigio 2016 Vigneti delle Dolomiti (Italia).

Es un vino que llama la atención desde el inicio por su color cobrizo, fruto de la permanencia de los hollejos durante ocho meses en ánforas de barro. Es un vino suave, tenue, le cuesta. Muestra una fruta "roja" escarchada, arándano, hierbas secas, manzana, carne de membrillo, arcilla, sensación melosa, lías y suaves toques auvados. Más que débil es delicado.

En la boca tiene cuerpo toma estructura y da forma a todo lo sentido en la nariz. Hay unos ricos amargos, tánico, al paso medio parece un tanto acuoso si bien se va agarrando al paladar. La acidez tapada parece algo justa (aunque ensalivas) si bien trabaja ante el tacto maduro y "goloso" de la fruta. Final que recuerda al campo y a la lavanda.

En la habitación suena una bella canción de Kenny Burrell junto a Grover Washington Jr., Asphalt Canyon Blues.

Continuamos con Foradori en esta ocasión con el vino Fontanasanta Nosiola 2016 Vigneti delle Dolomiti (Italia).

Marca su ritmo, en inicio se siente la fruta blanca, membrillo junto a cera y lías. Es tan discreto como complejo. Alcohol fragante, floral seco, piedras de rio, jabón de tocador, piñones tostados y una brisa cítrica.

En boca se muestra más vivo gracias en parte a una acidez rica y tenue, es fresco y delicado, lo paladeas. Se siente la fruta, aunque me gustaría mayor peso, que no expresividad. Serio punto amargo que lo eleva y lo mantiene.

Me hubiera encantado tener una copa entre las manos escuchando esta canción sinuosa como el vino, que va poco a poco hasta hacerte bailar. Tuyo (Narcos Theme) de David Finck.

Damos un cambio a la cata con nuestro cuarto vino y viajamos a Georgia en concreto a las zonas de Kakheti, Sighnaghi.  Pheasant´s Tears Mtsvane Tibaani 2016 de la variedad Mtsvane. Prensado directo, fermentación alcohólica en Qvevri (ánforas enterradas en tierra) con levaduras autóctonas.

El artista estadounidense John H Wurdeman se sintió atraído por la música folclórica del antiguo estado soviético de Georgia y acabó atrapado por el vino y su curiosa y ancestral forma de elaboración.

Es de un aroma natural "civilizado". Es floral entre fresco y marchito, al igual que herbal. Sientes la manzana y la naranja tanto su pulpa como la cáscara. Es un efluvio de la fermentación, del hollejo macerado junto con un aspecto sanguino y terroso. Se muestra intenso y claro, limpio y directo, muy buena definición del estilo y de la variedad, pues no queda tapada por la vinificación.

En boca tiene peso y alma, es agradable, con un punto seco y amargo tan valientes como ponderados, le dota de carácter. Todo se equilibra y se articula gracias a una acidez viva y jugosa. Auvado, alcohol fragante, es largo, paladeas una nuez y la tierra en forma de ánfora.

Aunque está muy claro con que música casa este vino me voy con Paul Halley y la Choral Works y el tema Magnificat, Tone II.

Vamos a por el último vino blanco, Heymann-Löwenstein Winningen Röttgen Riesling Trocken Gg. Mosela Alemania.

Quiero destacar antes de comenzar a describir el vino que, si bien los descriptores pueden parecer comunes a los vinos de la zona y elaborados con la variedad Riesling, tanto sus formas como su fondo, son tremendamente personales y únicos. Personalmente he sentido una definición tan clara como natural, carente de artificio y basada en la verdad, aun que ello conlleve un riesgo y un problema.

Sus maneras son distintas, se significa, no se amplifica, es franco, perfumado y divertido, con un toque clásico, limpio y claro. Hay notas de hidrocarburos, entre goma caliente y el queroseno, suaves casi insinuantes. Toque medicinal, mineral, fragante, herbal, con un profundo aspecto floral, a miel y cera, terroir. La fruta vive en forma de pomelo y fruta de hueso...

La entrada en boca es fresca rica y algo brava. Paso sabroso te espabila gracias a una rica acidez que gusta y no pica, parece más quizás por la falta de un poco más de peso frutal, que no está ausente. Se bebe fácil se va un poco antes de tiempo dejando un recuerdo de mineralidad y naturalidad, tenue pero largo. 

Lo que daría por tener, además de las notas y el vivo recuerdo, una copa de este vino y poder sentir, llorar y gozar, con Joe Barbieri y su tema I´m a Foll to Want You.

Fuera de cata se suma otro vino blanco aportado por nuestro amigo Josep Gallego. Se trata de Vihnas Velhas White wine de Luis Pato 2003, vinho regional Beiras, Portugal. Este vino es una mezcla de 3 variedades de uva: Bical (50%) en suelo arcilloso-calcáreo, Cerceal (25%) y Sercialinho (25%), en suelos arenosos. Fermentado en depósitos de acero inoxidable durante 4 meses.

Es un vino curioso producto de su estancia en botella que ha desarrollado unos registros únicos y singulares. Catado a ciegas (como todos los demás) dio mucho juego, sobre todo por lo de creer que estaba encabezado con alcohol, cuando contiene tan solo 12º.

Recuerda a la avellana tostada, la cera y la miel blanca, flores como la mimosa, frutal maduro, manzana y pera, algo de membrillo y sensaciones melosas, lías, ahumados.

En boca se muestra tan tenue como fresco, mascas una rica manzana y paladeas gracias a una sana, viva y vertebradora acidez. Se vive y se siente, con tacto, recuerdas o chupas las lías, las cremas y un fondo tostado.

En este caso y quizás nada tenga que ver, mientras escribo me ha sugerido escuchar el tema Sonara de Pearl Django Eleven.

Entran los vinos tintos de la mano del Calcareo Granito de Tupungato Malbec 2015, elaborado por Michelini Bros & Sanmartino (Superuco) en Mendoza, Argentina. Leyendo el libro quedas arrasado y atrapado por la personalidad y capacidad de trabajo de Matías Michelini.

Suelo Aluvional, calcáreo en granito.

Frutal de carácter maduro y en sazón, tan claro y rico, como expresivo. Con una suave nota volátil, que como suelo expresar en otras notas de cata, es un perfecto vehículo para transmitir la verdadera esencia del vino, sin molestar, prestando más autenticidad, si cabe. Surge una curiosa nota vegetal que recuerda al pimiento asado, fruta golosa en forma de moras y arándanos, tramados en una tenue crianza especiada. Al tiempo surge la terrosidad, violetas y monte bajo.

En boca es rico, la acidez se hace notar y articula al vino, lo lleva hacia lo jugoso y lo vivo, me gusta. El peso frutal es más ligero a lo apreciado en nariz, el tanino es fino y sabroso. Menos estructurado de lo que nos acostumbran desde su procedencia, gana en elegancia y personalidad, paso fluido y agradable nada carente de intensidad.

Ahora lo hago un tanto queriendo este tema no me lo sugiere, sé claramente que son tal para cual. Digo yo... Andrea Razzauti y el tema We Kissed junto a Paul Brown.

Proseguimos la cata de forma un tanto valiente o arriesgada, o al revés, como queráis. Pues se trata de otro vino de la bodega, en esta ocasión es el Calcareo Coluvio de Altamira Malbec 2015.

Suelo Aluvional, coluvial y calcáreo.

Es de un aroma entre fresco y maduro, sientes la mora de barranco y la endrina. Algo de laca de uñas, entre las especias destaca la pimienta roja. Notas herbales y a piedra caliente junto con garriga y ahora frutos rojos como la cereza.

En boca tiene peso frutal, tacto y estilo, la crianza se palpa, es cremosa. El tanino está entre que se agarra y resbala gracias a una acidez tan fina, como sabia y paladeante. Con un estilo de formas delicadas y equilibradas, fresco y amplio, terroso y de suave rusticidad. Curioso.

Leo las notas entre acordes de Pedro Aznar y Manuel García con el tema, Cactus. 

Llegados a este punto Diego Navarrete, organizador de la cata junto a quien escribe, decide de forma acertada cambiar el orden de cata y servimos a continuación el Foradori Teroldego Sgarzon. Weinberg Dolomiten (Trentino Alto Adige. Italia). La variedad Teroldego es el oro del Tirol, de los pagos procedentes de los viñedos Morei y Sgarzon, buques insignia de la bellísima Piana Rotaliana. Cilíndrica es la forma de las ánforas (elaboradas en Villarrobledo), en las que se crían estos vinos durante un año.

Le damos más aire y espacio, sale un puntito volátil que no tapa, sino que destapa a una rica fruta madura y bien sazonada, con peso, identidad y personalidad. Hay moras y arándanos envueltos en una sensación pausada y de crianza, concentración y terruño.

En boca es amable, entrañable, concentrado y rico, sabroso y dulce de una fruta sana y madura, bien sazonado. Acidez fresca y serena, lo paladeas y lo sujetas en la boca sintiendo su acertado paso por las ánforas, hay otra forma de sentir el sosiego del vino sin especias y más con la tierra y con la variedad.

Este vino es como el saxo de Coleman Hawkins en el tema Love Song from Apache" junto a su cuarteto en Today and Now. 

 

Y llegamos al vino final de la cata, se trata del Calcáreo Rio de los Chacayes Malbec 2015. De los ya conocidos Michelini Bros & Sanmartino (Superuco). Suelo aluvional, calcáreo y con piedras de rio.

No se utilizan herbicidas químicos - Se elabora mediante prácticas biodinámicas, como en el resto de los vinos catados de ellos, en esta cata.

Antes de escribir algo más me pongo el tema Poule D´Eau de Jean Pierre Mas.

Es de un carácter frutal concentrado, resuena un suave eco de la volátil, hay moras de barranco y endrinas. Con un poco más de peso que no definición respecto a sus hermanos. Fondo vegetal, monte bajo y flores azules.

En boca sigue la senda frutal, mascas las moras, es sabroso, rica y ponderada acidez, limpia el tanino atrevido que quiere y no puede. Delicioso, fresco, joven y con sentido. Mineralidad intuitiva. Augura una muy buena evolución.

La cata de ayer fue para mí más de sentir que de escribir, por eso me he puesto al día siguiente con ella, para poder plasmar con claridad, o eso creo, todo lo que nos deparó la cata, con estos grandes vinos. En honor a la verdad me hubiera gustado (no sé si la responsabilidad de la organización y eso que Diego ejecutó a la perfección todo el servicio y explicaciones de los vinos) que hubieran sido más directos, menos insinuantes.

Gracias a Plaerdemavida, nuestra segunda casa, por acogernos y crear una rica cena para la cata, con armonía y su buen saber. Gracias Mari y Axel, una y otra vez.

Gracias también a nuestros invitados, Josep Gallego, Rodrigo García y Ricky Wigley.

 

Diego Navarrete y Arrutzi Nájera.

 

 

 

  1. #1

    Vicent Escamilla

    Fabulosa descripción!

  2. #2

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Vicent Escamilla
    Ver mensaje de Vicent Escamilla

    Se intenta, por eso me arrimo a tu vera...

  3. #3

    Josep_Gallego

    Fue un placer poder estar en la cata, muy buenos vinos que como dice Vicent has descrito magistralmente regalándonos además un puñado de temas que habrá que escuchar. Vinos de perfiles muy diferentes de los que aprender y disfrutar. Muy interesante catar tres Malbec tan diferentes, a ciegas cada uno me pareció de un sitio distinto. Gracias de verdad y seguro repito pronto si hay hueco.

  4. #4

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Para ti, siempre. Quito a quien haga falta. A Diego o a Vicent. Es broma. Los Malbec fueron una gran sorpresa, por su definición, distinta incluso contraria a lo que nos llega y con un estilo e interpretación del terruño como hasta ahora no había conocido. Un abrazo.

  5. #5

    Miryam777

    Tu sentir lo has plasmado fantásticamente con tus letras.... Enhorabuena por el disfrute y la magnífica cata que tuvisteis. Saludos y felices fiestas!!!!

  6. #6

    Ralfilauren

    ¡Brutal! Buenísima la idea y seguro que deliciosos los vinos, solo he probado los de Elisabeta Foradori.

  7. #7

    diego_nv60

    Se aceptan donativos para poder realizar la cata del resto de productores que aparecen en el libro, con 6000 euros podemos apañarnos.....jejejejejejeje

  8. #8

    Josep_Gallego

    en respuesta a diego_nv60
    Ver mensaje de diego_nv60

    El tema merecería un crowdwunding seguro

  9. #9

    diego_nv60

    en respuesta a Josep_Gallego
    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Es un placer compartir copa y mantel contigo. Hueco siempre habrá. Un abrazo

  10. #10

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Miryam777
    Ver mensaje de Miryam777

    Igualmente Miryam un abrazo y un chin, chin...

  11. #11

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a Ralfilauren
    Ver mensaje de Ralfilauren

    Pues trata de catar los vinos de Michelini son muy interesantes, un abrazo.

  12. #12

    diego_nv60

    en respuesta a Arrutzi_Najera
    Ver mensaje de Arrutzi_Najera

    Arrutzi, además de un maestro, eres muy bueno haciéndonos evocar sensaciones. No se si algún día tendremos al alcance la tecnología para grabar emociones y reproducirlas, pero leyéndote no nos hace falta esa tecnología. Cuando quiera volver a sentir esa cata, solo tengo que volver a leerte.

  13. #13

    Arrutzi_Najera

    en respuesta a diego_nv60
    Ver mensaje de diego_nv60

    Muchas gracias Diego, realmente es esforzado y sabes que lo hice enseguida con la memoria bien fresca. Fue intensa y bonita, algo nerviosa y curiosa gracias a unos vinos fantásticos, al igual que vosotros. Un abrazo compañero.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar