Bodegas con encanto

Aires de la Mancha – Paraíso vitivinícola

 

Tras un primer artículo donde hablaba de una de las bodegas más chiquititas de la Denominación de Origen Jumilla, como era Bodega Barón del Solar. Ahora le toca el turno a una DO tan desconocida como olvidada durante siglos y que hoy está dando pasos de gigante para alzarse a la altura de los más grandes. No en vano es la zona vitivinícola más grande del mundo con un 6% de la producción Mundial. Se trata de la Denominación de Origen La Mancha y en éste caso hablaremos de la Bodega Los Pozos.

El marco que la rodea es totalmente maravilloso, bañado por la majestuosidad de las Tablas de Daimiel, es una de las zonas de cultivo de la vid que estaba siendo expoliada y su uva destinada a ser vendida y convertida en vino de otras bodegas, hasta que por allá por los años 80, un grupo de agricultores decidieron dar el paso para hacer su propio vino, de forma tradicional, artesanal y sobre todo muy humilde. Aunque la humildad fuese sólo en la comercialización y campañas de Marketing, ya que se construyeron las bodegas más modernizadas de todos los alrededores.

Así nació Clavileño, un tinto joven resultado del buen trabajo de esos agricultores que no se resignaron a cambiar su uva por unas cuantas pesetas y perder la oportunidad de crear su propio vino.

Clavileño, era aquel caballo de madera con un clavo en la cabeza que fue utilizado en la segunda entrega de Don Quijote de la Mancha para burlarse de Alonso Quijano y de Sancho Panza. Además es desde hace mucho símbolo de la comarca de Las Tablas de Daimiel. Por ello no pudieron escoger un mejor nombre para un caldo joven y desenfadado.

Con un rojo picota intenso, tiene un primer ataque fresco y juvenil, siendo muy goloso y sabroso en su paso por boca, dejando ese aroma a fruta en su largura. No es un vino de autor, pero es caldo divertido y sobre todo desenfadado. Ideal para los aperitivos con carne como buen crianza.

La opción de Clavileño blanco es escogida si quieres maridar un buen marisco o pescado. Se trata de un vino blanco procedente de uva Airén, cuya recolección, extracción y maceración se realiza a temperatura controlada, para convertirse tras la fermentación en un vino blanco goloso y divertido.

Con el paso del tiempo fueron creando surgiendo los grandes crianzas y los reservas. Y el que continúa hasta nuestros días es Castillo de Daimiel. Un Reserva que tras la fermentación alcohólica, a temperatura controlada descansa durante 12 meses en barricas de Roble para luego afinarse en botella durante ése mismo tiempo. Un vino con una base importante de Tempranillo 75% y un 25% de Cabernet Suavignon. Sin duda es uno de los vinos que acaba sorprendiéndote, con un primer ataque intenso en boca, con taninos pronunciados que hacen que su paso por boca sea sedoso y suave, pero largo y persistente en el retro nasal, con aromas a tostados y sobretodo muy afrutado.

Pero el vino estrella es Las Tablas. Se trata de un vino blanco, procedente al igual que el clavileño, con uva Airén, pero en éste caso semidulce. Embotellado con Rhin su particularidad del éste blanco es que cuando todavía no ha completado el proceso de fermentación se congela el mosto para parar la fermentación. De ésta forma un porcentaje pequeño de azúcar todavía no se ha convertido en alcohol, lo que se consigue un vino de menor graduación y mayor dulzor, que además aporta un hilito de espuma cuando se sirve a temperatura adecuada (inferior a 7 grados) Es un vino especialmente recomendado para aperitivos, para acompañar cualquier variedad de canapés, y por supuesto algún marisco y pescado.

La bodega Los Pozos tiene algún brut muy interesante que me llegó a sorprender en su momento, y que aunque le faltan algunos meses más de botella, tiene la particularidad de poder convertirse en uno de los espumosos con mayor prestigio de España que no proceda de la Denominación de origen Cava.

Se trata de una bodega que recupera las mejores artes de la viticultura manchega y que aportará su granito de arena para elevar en un futuro la Denominación de Origen La Mancha a la altura que se merece.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar