Albariño do Ferreiro Cepas Vellas 2011

Vino Albariño do Ferreiro Cepas Vellas 2011

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,2
Calidad-precio:
4,5

Bodega: Bodegas Gerardo Méndez
D.O./Zona: D.O. Rías Baixas
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Sin crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 11 meses sobre sus lías.
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: La vendimia se inició el 4 de Septiembre del 2011. Después de la maceración y fermentación se conservó en depósito durante 11 meses embotellando el 24 de Septiembre del 2012.

Varietales: 11 meses sobre sus lías.

7 Opiniones de Albariño do Ferreiro Cepas Vellas

Hay vinos en los que es preciso esperar años para descubrir lo que encierran y disfrutar de ellos. Es el caso de este vino. Si eres paciente vas a descubrir lo mejor de él.
Vino encerrado en una botella bordelesa, vestida con una original etiqueta que desprende elegancia y modernidad y en la que sobresale el color verde. Corcho que la cierra de calidad.
A la vista un color amarillo pálido, limpio y brillante. Buena lágrima que fínamente se desliza por el cáliz de la copa.
En nariz frescas frutas de cítricos, blancas y de hueso. Notas de mineralidad.
En boca es muy elegante, muy fresco y vivo. Retornan los elegantes cítricos percibidos en la fase olfativa. Es untuoso, aterciopelado y glicérico. Con mucha carga frutal. Mineral. Con una elegante y presente acidez que invita a beber y que le va a dar 3 o 4 años en perfecta forma. Gratííísimo paso de boca. Es un vino muy largo. Me da una permanencia de 3,30 minutos. Sin ninguna duda un "grande" de Rias Bajas.

Color amarillo claro, menisco verdoso, transparente, limpio, lágrima fina y escasa.
En nariz hay buena intensidad de fruta blanca, algo de tropical (melon, piña), flores blancas, herbáceos y minerales.
En boca es suave, fresco, cuerpo medio, con fruta de hueso y algo tropical, cítricos, buena acidez, minerales. Buena persistencia.

Buen albariño.

Amarillo pálido, brillante y destello acerado.

Con una intensidad media, casi timorata, desprende aromas a manzana reineta asada, suaves anisados, ralladura de lima, caramelo de limón, puntas salinas, flor de tipo blanco.

Teniendo en cuenta que lo tomamos después de un As Sortes 2005 pletórico (le hicimos un flaco favor, sin duda) se muestra vivaz y ágil en boca. Mandan de inicio los dejes cítricos, trazas minerales(pedernal). Me pareció algo plano de matices y desde mi humilde punto de vista no estuvo a la altura de su reputación y fama. No deja de ser un buen vino, pero... sin emocionar

Tampoco me pareció destacable por su longitud.

Amarillo verdoso con ribete casi transparente. Aspecto limpio y lágrima fina.
En nariz es evocador, destaca su mineralidad inicial junto a notas de fruta blanca de hueso, mandarina y herbaceos, así como agradables flores blancas, lías finas, caja de puros y leve dulcedumbre frutal de fondo.
En boca tiene un recorrido ligero pero untuoso, con notas de fruta de hueso y melón al inicio, seguidas de tonos cítricos frescos y limpios, acompañados de toques florales y acidez afilada, algo de tiza y piedra humeda. Paso de boca sabroso, refrescante y delicado, con final varietal y postgusto mineral.

Llevaba tiempo con ganas de probar esta añada aún sabiendo que al vino le faltaría tiempo en botella. Hoy tuve la oportunidad y el resultado es una decepción total.

A la vista aparece de color amarillo pálido brillante y con lágrima abundante.

En nariz sólo hay sulfuroso que no se va ni con aireación, muy poca fruta. Después de un buen rato aparece algún cítrico pero el sulfuroso no desaparece en ningún momento.

En boca el vino está sin conjuntar, acidez por un lado, alcohol por otro y el sulfuroso sigue notándose.

En resumen, no sé si sería la botella, si será que le falta tiempo pero la decepción fue total. Es más, comentando con otra gente en la vinoteca me decían que la añada anterior también defraudaba. Habrá que darle otra oportunidad pero ya con muchas reservas.

Un vino de susurros, un vino emocionante en nariz, porque nos quiere enseñar su grandeza. Un vino elaborado respetando la enorme calidad de sus cepas y su magistral terruño, un vino de placer. Nariz compleja,viva en fruta, destacando su mineralidad. En boca muy fresco, acompañado con registros cítricos que son acentuados en este añada.

Cata realizada en Dom Vinos por Gerardo Méndez (Bodegas Gerardo Méndez)

Pajizo con destellos verdosos. Respecto al básico de la bodega el Cepas Vellas muestra más volumen y más profundidad, con ciertos atisbos minerales, un atractivo carácter cítrico, notas herbáceas y algo de flor blanca. En boca muy falto de botella, aunque hay más materia su marcada acidez tiene ahora todo el protagonismo, dotandole de un increíble espinazo de acidez que lo conduce a lo largo del paso por boca. Buenos amargos cierta mineralidad. Muy largo, pasa fluido y resulta muy vertical. Falta muchísima botella....

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar