El Titán del Bendito 2007
Vino El Titán del Bendito 2007
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
15,00%
Varietales:
Tinta de Toro de cepas centenarias del Pago La Jara
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.4
/
92
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,0
Opiniones de El Titán del Bendito
OPINIONES
5

A la vista se muestra con un color picota alto, con ribetes y destellos de color aun violáceos, con una capa de tipo alta y lágrima que muestra una densidad muy alta.
En la nariz se presenta cerrado de entrada y con sensación de alcohol, a pesar de estar la botella abierta un buen rato antes y ser servido con le efecto Venturi, tenuemente aparece fruta de tipo negra, y algún detalle de la madera.
Al paso por la boca, resulta con una potencia alta y poco mas puedo decir. Fue difícil llevar la cata de este vino, a pesar de entregarle paciencia.
Como conclusión, me gusta mas el Domino del Bendito, quizás mas fácil de tomar e incluso de catar.
No puntuaré y le daré una segunda oportunidad,
Botella con etiqueta color negro típica de la casa y con contraetiqueta con suficiente información. No me gustan estos tipos de decoración en las botellas, aunque cada día se ven más.
Cata realizada con el club de catas en un local especializado en vinos.

Presenta un color rojo picota de capa media-alta, con lágrima densa y tintada.
Nariz compleja y potente, con mucha fruta negra madura, cacao, finos tostados, regaliz y toques especiados bastante pronunciados.
En boca es un caballo desbocado que enseguida se ‘centra’, astringente hasta la médula, de esos que te ‘seca’ las encías sólo con meterlo en la boca, carnoso, fruta negra a raudales, tostados finos en un segundo plano, que no quitan protagonismo para nada. Buen tanino y buena acidez. El final es largo y envolvente que deja un retrogusto a regaliz muy rico...

Botella tomada en restaurante.
De color rojo picota de capa media-alta, ribete rubí y lagrima densa que tiñe la copa.
En nariz se muestra con una gran intensidad, fruta negra sobremadurada, lacteos, tostados y torrefactos, chocolate negro, especias dulces, regaliz y maderas finas.
En boca tiene una entrada potente, con cierta golosidad, taninos presentes, muy buena acidez y un postgusto bastante largo con recuerdos tostados y especiados.
Muy bueno.

Bonita nariz de fruta negra madura con notas especiadas de pimienta negra y algo mineral en el fondo. Un magnífico Toro, algo subido de precio. Repetible.

Botella sin etiquetas ni cápsula que me regaló, tras un pequeño forcejeo, Tony Terryn directamente de la jaula en mi visita a su bodega y viñedos el pasado mayo. Se comercializará en otoño, según me comentó.
Bebido a lo largo de dos horas sin decantar y servido inicialmente a 14º.
Picota profundo casi negro con borde rojo, capa alta y lágrima fina, espaciada y muy lenta. En movimiento mancha la copa y ya se aprecia su cuerpo y carácter glicérico.
En nariz predominan inicialmente aromas a fruta roja, frambuesa e incluso fresas en almíbar de azúcar. Complejo, muestra toques verdes y de hojarasca, apuntes minerales. Evoluciona hacia fruta más negra, bizcocho e indicadores de su crianza, tostados, vainillas, canela, pimienta y sobre todo chocolate negro y torrefactos. Fondo alcohólico siempre presente en cuanto aumenta la temperatura.
En boca se encuentran los dominios de este vino, potente, apabullante, llena la boca con una agradable frescura que invita a masticarlo y en ese momento aparecen las notas licorosas y astringentes que se quedan pegadas en la boca tras el trago. Rico y con gran cuerpo.
El retrogusto es muy largo con predominio de las notas de fruta y sobre todo regaliz de palo.
Buen corcho en perfecto estado.
Pese a mantener la línea de sus antecesores en cuanto a alcohol y potencia este 2007 me ha parecido más complejo, elegante y menos directo que sus antecesores.
Aún es muy pronto para valorar este vino, necesita botella para ensamblarse, afinar e integrar esa astringencia y quizá definir más nítidamente todas las notas complejas, más allá de la fruta, que ahora sólo se apuntan en nariz. Tengo la impresión de que Tony ha hecho algunos cambios en la madera respecto a añadas anteriores. Imprescindible vigilar la temperatura de servicio.
Volveré para ver su evolución aunque las siguientes botellas haya que pagarlas, como siempre.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar