Regajal 2006
Vino Regajal 2006
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
15,00%
Varietales:
uvas tempranillo (45 %), cabernet sauvignon (25%), syrah (20%) y merlot (10%)
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.67
/
93
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,0
Opiniones de Regajal
OPINIONES
23

Siempre me ha parecido que este vino tiene un perfil bastante simiar a los Ribera del Duero “modernos”. Servido a ciegas, 4 de los 5 catadores lo identificaron como tal.

Presenta un color picota de capa medio-alta y todavía con tonos granates.

En nariz tiene buena intensidad, frutas rojas maduras y un punto licorosas, especias y algo de cuero, ha desarrollado tonos de pimiento verde de la cabernet que no recordaba de anteriores catas.

Boca bastante potente, donde la botella ha hecho muy bien su trabajo limando ese exceso de madera que presentaba hace unos años, ahora está más redondo y deja menor sensación de astringencia. Frutas del bosque, vainilla, un toque mineral (grafito) y un buen final con un punto de amargor interesante.

Buen vino.

Nariz madura, especiada, con notas balsámicas y fruta roja madura, frutas del bosque, caramelo de fresa y nata. Ligeramente licoroso.
En boca es un vino muy amplio, algo licoroso también. Taninos dulzones pero con cierta acidez aún que le da equilibrio. Posgusto con mucha fruta madura, endrinas, mina de lápiz. Largo largo...
Queda una botella de esta añada. No le dejaré mucho descanso, pero esta estaba realmente mucho mejor que la anterior.

Color picota, de capa media-alta, ribete ligeramente teja. No es muy limpio, presenta cierta "turbidez".

Nariz intensam madura, frutas negras muy maduras, regaliz, ahumados.

En boca es goloso, dulzón (quizá le falta ya un punto de acidez). final largo y persistente. Buena estructura, taninos pulidos, cierta sensación secante.

En estos momento saún se puede beber pero no está en su mejor momento. Habrá que ir bebiendo lo que me queda de esta añada.

Cerrado al principio, mejora con la decantación, aq probablemente también lo hace con paciencia. Como siempre expresivo y potente, complejo, frutal, con una buena integraciñon de sus maderas y con una boca amplia, pero sin rugosidades ni astringencias. Junto a 12 Volts, un vino ideal para convencer a clásicos de que existen otros vinos buenos o para ampliar horizontes sin gastar mucho

Un ejemplo de que en Madrid se está trabajando por elaborar buen vino y, en algunos casos, se está haciendo francamente bien. Bien vestido en un cereza picota de capa alta, con una orilla estrecha y más luminosa aportada por la Cabernet, con tonos granate-parduzco. Nariz muy intensa que gana con la aireación con notas de frutas del bosque en primer término y una madera muy bien integrada, sutil, que aporta aromas de cacao fino, especias dulces y una cremosidad que ennoblece el conjunto. En boca tiene buena acidez, taninos dulces y un elegante amargor final con un postgusto largo. Excelente vino y buena RCP. Bien por los vinos de Madrid.

Color picota cerrado con ribetes cardenalicios.

En nariz es intenso con detalles de frutas negras, con especies y tostados.

En boca es carnoso, elegante, con unos taninos integrados y algo dulces.

Tiene un fase final larga con algun detalle de tipo amargo, pero agradable.

Me ha gustado

Color y aspecto igual que en la cata anterior.
Su nariz es potente, ha desaparecido el toque de reducción, se destapa con unas notas a yogur de frutas del bosque, frambuesas, moras, grosellas, muy buenas notas a silex o algo parecido, ciertos toques especiados y un toque balsámico.

En boca entra potente con buena persistencia, muy redondeado, todo bastante bien ensamblado y con la astringencia ya domada, taninos dulces pero que no hacen pesado el vino. La nota amargosa ha desaparecido. Postgusto a paté de aceitunas.

La evolución de este vino es notoria en calidad, está girando hacia la esencia que desde el 2005 Ignacio de Miguel ha pretendido, ese toque mineral propio de una tierra dura y ubicada en un entorno majestuoso. Apareciendo incluso notas salinas propias de vinos minerales con giros hacia el cuarzo, incluso me atrevería a maridar con un potente pescado a la sal “Lubina, Pargo”.

Fecha de cata y degustación 15-03-2009.
Vista: Fluido y brillante. Cereza picota de capa alta con menisco grana.
Olfato: Con copa quieta es intensamente floral (violetas y rosas), aunque lo primero que se percibe son olores de carpintería. Tras agitar la copa se expresa muy frutal, percibiéndose también notas de pastelería, arrope, especias, maderas aromáticas, caramelo y chocolate negro. El olor de barricas nuevas no desaparece en ningún momento.
Gusto: Al primer ataque es dulce y cálido. Desarrollándose muy maduro y rico en primer término, pero amargo y duro en el desarrollo, y con una despedida excesivamente cálida. Es un vino de cuerpo medio y gran recorrido, serio y contundente, con astringencia todavía, y con unos taninos amargos de la crianza que se imponen a todo lo demás, y que sumado a un final manifiestamente alcohólico, hacen de él un vino, en absoluto de trago largo. Necesita botella y aun así, no sé…
Corcho un 10.
Le doy un 6. La barrica se ha enseñoreado del vino, la uva no pudo con la madera. No me ha gustado.

Se viste de color picota oscuro e intenso con ribete violaceo, limpio y brillante con lágrima que tinta la copa.
Su nariz es potente, al principio tiene un toque de reducción que hace necesaria su oxigenación, luego empiezana salir las notas a frutas rojas y negras, predominando la frambuesa y la mora, notas tostadas que se van integrando perfectamente en el conjunto, especiado y elegante.
En boca entra potente con buena persistencia, muy amable en boca, todo bastante bien ensamblado y con la astringencia ya domada, sus taninos están muy bien madurados y son dulces, presenta una nota amargosa que con la oxigenación desaparece.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar