Sacristía AB Manzanilla Primera Saca 2016

Vino Sacristía AB Manzanilla Primera Saca 2016

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
9,5

Bodega: Sacristía AB (Selección de Antonio Barbadillo Mateos)
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: Palomino Fino 100%
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Seleccionada entre las soleras de las bodegas de Sanlúcar esta Manzanilla por su larga crianza, personalidad y elegancia. En este caso, se trata de una manzanilla de Bodegas Francisco Yuste (como ya en ocasiones anteriores). Ha sido embotellada en rama, directamente de la bota, sin ningún tipo de manipulación para así preservar toda su esencia de este vino único. Seleccionada en Julio, esta primera saca 2016. Vejez media de 10 años.

Varietales: Palomino Fino 100%

6 Opiniones de Sacristía AB Manzanilla Primera Saca

Una botella más, 3 años después de su saca.

Descorchada y con parte interior del corcho aglomerado cabezudo bastante manchada y con tonos negruzcos, partículas y algún cristal de bitartrato. Huele muy bien.

Visual

Anaranjado-ámbar con tonos algo ocres, ligeras partículas puntuales que indican que no fue filtrada, con brillo pero con algo de opacidad también cuando superamos la media botella en copa, buena lágrima, fina y abundante de lenta caída.

Visual evolucionada, más de amontillado joven que de manzanilla pasada ya pero, en cualquier caso, fenomenal (9,1)

Nariz

De bastante intensidad a musgos, cantos rodados húmedos, hongos y setas, tiza, velo de flor, salmuera, salinidad a raudales, yodo, mineralidad, balsámico-mentolados, frutos secos (almendras y avellanas) tostados, ligeras notas de barniz y acrílicos que indican claramente su amontillamiento, madera de bota vieja sanluqueña y camomila en infusión.

Muy compleja y de bastante intensidad. Ha perdido cierta frescura aunque no su carácter salino, mineral y ligeramente punzante. (9,6)

Boca

Ataque de buena potencia y contundencia, fresca y sabrosa, extremadamente seca, algo punzante, de extremada sapidez, mineralidad y salinidad por doquier, volumen medio-alto de notable expansividad en boca, almendras tostadas, mentolados, densidad media plus, cuerpo alto para una manzanilla y de estupenda estructura en el paso por boca. 

Final muy largo, enorme, con notas que recuerdan levemente la cáscara de naranja madura, pera de agua muy madura, herbáceos en infusión, salinidad y mineralidad por doquier en un retrogusto balsámico y yodado unido a una retronasal con notas de musgo, setas y, de nuevo, mentolados, yodados y minerales que la redondean excepcionalmente bien.

Una pasada de boca: intensa, compleja, seca, contundente, redonda, equilibrada, expansiva, sápida a raudales y muy fácil de beber. (9,8)

Gran manzanilla con 3 años desde su saca y que, aunque se está amontillando, no es problema: es y será una pasada de vino por bastantes años. 

PVP que rondaba los 15-16€ (aunque a precio de distribución pude conseguirla a algo menos de 13€).

Excelente RCP.

Dorada en copa, media intensidad, algo de turbidez, untuosa en lágrima. Especial. Botella magnum numerada y con etiqueta customizada por Cristina González Verdi.

Aromas limpios, profundos, pronunciados. Deja notas de azahar, hazmín, minerales, mar, camomila, hojas de te....albero. Desarrollada en su punto.

Boca seca, con alcohol bajo, acidez baja y sedosidad, suave, limpia, pura, como el LCR. Cuerpo medio.

Camomila, piel de naranja, azahar, limón, mar, tiza.

Gran equilibrio de sus componentes estructurales que denotan extraordinaria calidad, apta para el consumo actual porque ya está desarrollada, pero que si la dejamos, puede que nos encontremos más de una sorpresa.

Armonías con ensaladilla rusa de verano.

 

 

Otra botella más con 4-5 meses desde la cata anterior.

Visual: amarillo con tonos ámbar, limpia al inicio pero hacia el final se ven muchas pequeñas partículas que denotan su "no filtraje", brillante y con cierta lágrima.

Nariz: de muy buena intensidad a velo de flor, flores marchitas poderosas, aldehídos, almendras y avellanas tostadas/amargas muy prominentes, notas a barnices y pinturas, bota vieja, balsámicos-mentolados importantes, ligeros herbáceos y, sobre todo, salinidad a raudales, brisa marina, salmuera, marisco, notas yodadas y potente mineralidad. Muy compleja y de buena intensidad desde el descorche y, sobre todo, 48 horas después del mismo.

Boca: ataque fresco y muy sápido, extremadamente seca, de bastante potencia, buen cuerpo y estructura, densidad media, entra afilada pero se va expandiendo elegantemente y casi que se mastica en boca (esas almendras tostadas), la acidez es más bien baja pero queda compensada por su sapidez y complejidad. El paso por boca es tremendamente rico y sabroso, mineral y, sobre todo, salino (muy marino). El final es de notable longitud, con notas en retrogusto a frutos secos tostados y amargos, mar, salmuera, salinidad y mineralidad y, en retronasal, barnices, ahumados, flores marchitas, aldehídos, balsámico-mentolados y velo de flor que la redondean maravillosamente bien.

Gran vino, una vez más. Con varios meses desde que salió a la venta esta "Primera Saca 2016", está espectacular ahora mismo. Una auténtica pasada. La RCP es excelente sin paliativos.

Primera saca del año de una manzanilla que en poco tiempo se ha convertido en una referencia, la Sacristía AB que Antonio Barbadillo selecciona de las botas de Bodegas Yuste y que embotella en media botella y en unos pocos mágnum.

Dorso intenso brillante, reflejos cobrizos. Intensa y fragante en nariz, de menos a más, agradeciendo el aire. Frutos secos, hierbas en infusión, ahumados, brisa marina, trazas yodadas, un fondo mineral. En boca es seca y esencial, poderosa, con cierta concentración, dejando en el final recuerdos de frutos secos amargos y esas sensaciones salinas con una larga persistencia. Vino con gran peso y mucha materia.

Año tras año, la Sacristía AB se consolida como una de las mejores manzanillas del mercado, vieja y esencial, de trago más corto pero un disfrute máximo desde que se embotella. A nosotros nos gusta mucho en su fase inicial. Gran vino y a gran precio, unos 15 euros.

Vista la experiencia con esta botella: recomiendo abrir con antelación, tomar a 10-12ºC (no muy fría) y dejarla en copa un buen rato (luego explicaré por qué).

Visual: amarillo-anaranjado oro viejo, con destellos ocre-cobrizos claros, se ve (en esta botella) bastante limpia y brillante. Posee buena lágrima de rápida caída.

Nariz: de notable intensidad a algo de fruta blanca leve, flores blancas, flores marchitas, tostados de la madera, buenos aldehídos, etanal, velo de flor potente, salinidad, brisa marina, marisco, salmuera, frutos secos tostados (avellanas y almendras), ligeros herbáceos, ligera mineralidad y, sobre todo, tierra albariza (tiza).

Boca: ataque poderoso pero delicioso, con bastante volumen y salinidad, densidad media plus, acidez razonable, equilibrada, elegante, sabrosa (muy sabrosa) y, sobre todo, muy profunda. El paso por boca es amable y salino. El final es largo, muy largo, dejando un rastro a salmuera, marisco, frutos secos tostados (avellanas sobre todo) y flores marchitas en retrogusto y retronasal que la hacen una de las grandes manzanillas del Marco de Jerez ahora mismo.

Tengo que comentar que, recién abierta huele muy fresca y muy bien. Pero luego pasa una fase, de unos 20 minutos, algo reductiva: donde los aromas animales, pieles y carne fresca se apoderan (en nariz) de la manzanilla servida en copa. Son aromas terciarios muy frecuentes en vinos tintos debidos al uso de barrica vieja. No es, en conjunto, un aroma desagradable, pero durante un rato, "tapa" bastante (al menos en esta botella), el resto de aromas típicos de una gran manzanilla como ésta.

Se usaron hasta 3 copas para corroborar lo citado en el párrafo precedente.

Pasado ese lapso de tiempo y ganando temperatura, esos aromas animales decrecen enormemente para imponerse los aromas a frutos secos, flores marchitas y, sobre todo, tiza, velo de flor y salinidad a raudales.

También, si se abre con tiempo la botella, evitamos más estas "reducciones" (que en la botella del viernes pasado, cuya nota de cata acabo de subir, no existió)...

Me ha gustado bastante en conjunto. Tiene una bonita visual de manzanilla vieja y algo pasada, una nariz bastante buena y compleja en general, pero dentro de ello, con una fase algo reductiva en nariz (al menos ahora mismo y la botella que he probado)... Desconocía esto en esta manzanilla y, como comentaba, el viernes pasado la pude catar y no la noté para nada así (por lo que podría ser de la botella, pues he cambiado varias veces de copa y, cuando pasa el lapso citado de tiempo, pasa parecido). En boca, sin embargo, es una auténtica "bestia" y tiene todos los ingredientes para ser una de las mejores manzanillas del Marco: una salinidad, profundidad y complejidad como muy pocas.

Botella de 375 ml.

Catada el viernes 11 de noviembre en Tiza y Flor Vino y Cultura (Alicante) casi en primicia.

Visual: Amarillo dorado anaranjado-oro viejo, relativamente limpia, brillante y de buena lágrima.

Nariz: de buena intensidad a crianza biológica (acetaldehídos), velo de flor, manzana madura, flores marchitas, camomila, frutos secos tostados (avellanas) y almendras fritas.

Boca: de ataque potente, sabroso, salino, con notas a frutos secos y aldehídos en el paso por boca. Final largo, muy largo con notas, de nuevo, a frutos secos, flores marchitas y aldehídos.

Muy buena esta Primera Saca 2016 de Sacristía AB.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar