Restaurante Entrevins en Valencia
  

Restaurante Entrevins

102
Datos de Entrevins
Precio Medio:
44 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 11,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo y lunes

Teléfono

Restaurante Entrevins Restaurante entrevins valencia ruzafa Entrevins As Sortes 201 Entrevins en Valencia Berberechos express Restaurante en Valencia Bonito curado a la sal, crema de almendras, lechuguitas y encurtidos Restaurante Entrevins Salmorejo con langostinos Entrevins Prensado de cocido Entrevins en Valencia Merluza con puré de celeri Restaurante en Valencia Vaca vieja Restaurante Entrevins Entrantes Entrevins Mango y torrija Entrevins en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Entrevins Entrevins Entrevins en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Entrevins Entrevins Entrevins en Valencia Manitas de cerdo con foie y rúcula Restaurante en Valencia Botifarra de pato, calabaza y jengibre Restaurante Entrevins Jurel sobre aguacate Entrevins higo caramelizado sobre bizcocho Entrevins en Valencia Restaurante en Valencia Restaurante Entrevins Entrevins

102 Opiniones de Entrevins

Entrevins
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: - 10
9.0 10

Abreunvinito 16/03/18 18:44

Fecha de visita*: 15/03/18

Tras una buena mascletá en fallas, un complemento perfecto es una comida en un sitio cercano (lo del coche en fallas es cada vez más locura) y si hay algo que celebrar, mejor no arriesgar e ir a valor seguro.

Seis para comer es el número ideal para ese pequeño comedor con ventana a la calle y con un servicio en sala con el plus de que parece un servicio privado. Tras los comentarios de Guillaume, arriesgamos a una opción inhabitual como es el arroz de principal, pero ya legaremos.

Arrancamos con unas buenas aceitunas negras y unas bebidas previas: cocacola, agua con gas, cerveza y una manzanilla pasada La Goya de Delgado Zulueta. Habían preparado un buen tinto Galia 2014 descorchado con más de una hora previa, pero antes aquí hay que tomar algún champagne y el elegido fue Francis Boulard un blanc de blancs extra brut. Nos descolocó la nueva etiqueta de Galia aunque el vino ya lo conocíamos (https://www.verema.com/vinos/116169-galia-2012/valoraciones/1315793-hermano-mayor-bodega). El servicio y pese a estar aislados fue de rellenado de copas casi siempre, además de decantar con tiempo el tinto.

Para comer y de forma compartida al centro de la mesa tenemos un buen aceite de Finca San Blas arbequina y el pan individual de calidad:

. cecina de vaca rubia gallega: punto salado perfecto, buen sabor, buena textura.

. brandada de merluza con piñones: preciosa presentación, elegante de sabor, textura perfecta. Grave problema para poderlo servir desde un plato compartido.

. figatell de rabo de toro y boniato: buena combinación de sabores con un boniato con punto dulce

. calamar con su tinta y encebollado a mi (su) manera: pequeños (uno por persona) calamares de buena textura y sabor con un encebollado muy ligero.

Principal:

. un par de votos se fueron a por el chuletón de 1 kg: perfecta carne, buena ración pero que se puso casi fría en la mesa aunque se remedió inmediatamente. Acompañaba un buen plato de patatas fritas.

. otro par de votos se fueron a por el pescado del día: sama (también llamado urta), hecho con verduritas de Alboraya. Referido como bueno.

. dos nos vamos a por arroz de fesols i naps: plato inesperado (desconocía la versión de arroz de cocina) pero que resultó muy bueno de sabor, hecho con manetas, con menos verduras y morcilla de lo esperado, perfecto de cocción. Perdió en contundencia respecto a otros locales más arroceros pero ganó en elegancia; lo bautizamos como "de elaboración afrancesada". Sorprendente y acertada recomendación.

Seguimos compartiendo platos y ante la finalización del tinto, con buen criterio aceptamos para lo que viene, la genial propuesta de un oloroso Tradición VORS de 30 años (de lo mejor de la comida):

. prepostre: plato de quesos, incluyendo un comté de calidad y 12 meses de afinamiento; no recuerdo el segundo, cremoso y al final, en versión en frío uno de nuestro prefereidos: Vacherin Mont D´Or con savagnin. Insuperable.

. postre: un par de raciones de milhojas de calabaza con helado de naranja y otro par de reciones del estrella de la casa, el choco Blas Entrevins, con su repunte de sal y aceite, algo que es imprescindible conocer (y recordar).

Unos buenos cafés variados y un buen rato de cháchara después de apagar una representativa vela cumpleañera sobre un poco más de chocolate y en la intimidad del comedor privado fué el acierto final. Y ahora ¿a ver fallas?. Por lo menos caminar un poco.

 

Entrevins
Servicio del vino: 10 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: - 10
9.5 10

Abreunvinito 26/11/17 19:55

Fecha de visita*: 16/11/17

Se trataba de realizar una cata especial y que se acompañó de algo de comida para que la cata no perdiera su protagonismo de actor principal.

Sin miedo a supersticiones nos sentamos 13 expectantes catadores con conocimientos muy diferentes pero con un común denominador que era disfrutar de las explicaciones y caldos preparados por Guillaume para el evento. El mismo disfrutó y estuvo en plena dedicación a nosotros a pesar del servicio de cenas en el comedor central, hasta tal punto se implicó que llegó a sentarse en la cabecera de la mesa para dar una mayor cordialidad al evento. Todos disfrutamos.

Lo comido y preparado a su elección por cocina y servido cada plato por cada dos vinos aproximadamente y con raciones más que amplias para ser una cata, lo que se agradeció para no catar sino terminar las copas:

. calamar plancha en texturas: bien de sabor sin mucha condimentación que se agradeció para los vinos

. sepietas con tirabeques y trompetas de la muerte: muy bien de sabor y textura

. carne de ibérico a la brasa con un punto de curry rojo: demasiado intenso para una cata y bue a calidad de la carne

. molleja de ternera con aceituna deshidratada y col: excelente plato y materia prima.

. queso Mont d´Or preparado y calentado

Los vinos protagonistas y elegidos por Guillaume:

. champagne La Côte en Bosses 2005 extra brut Collection Domaine  Jérôme Dehours

. champagne Laherte Freres Les 7 extra brut

. Arbois Vin Jaune 2007 de Rolet père &t fils

. Fino Tres Palmas de Gonzalez Byass

. Larmandier-Bernier cramant nature 2009 Grand Cru

. Condrieu Vertige 2014 de Yves Cuilleron

. Chassagne-Montrachet premier cru Morgeot de René  Lequin-Colin 2012

. Moncerbal de Corullon 2005

. Château Ducru Beaucaillou Saint Julien 2002

. Château Canon 1º Grand Cru classé Saint Emilion 2013

Se añadió de extra para del queso:

. Oloroso Tradición de 30 años

Una noche única en la que disfrutamos y aprendimos.

(notas de cada cata, en su lugar)

Entrevins
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10

Abreunvinito 03/10/17 20:28

Fecha de visita*: 21/09/17
Precio por persona: 40.0

Tras una esplendorosa cata de 33 Riojas de una tacada en el sótano del local, se impone meter sólido para no caer en el intento. Completamos con una cena pactada y preparada de antemano que nos sirvió para seguir hablando de vinos y descansar de los temas políticos tan repetitivos en estas fechas. Doble placer.

Nada que comentar del local más allá de una afluencia elevada estando ocupada hasta la mesa del rincón, una mesa para cuatro personas con cierta intimidad, tanta que no la vi al entrar.

Unas buenas aceituas, el buen pan de masa madre más una cerveza inicial, mientras nos sentamos y nos comentan el menú.:

. bonito curado a la sal con titaina: atún crudo con sal, bien curado y sabroso.

. mollejas con coliflor y café: tiernas pero sabrosas

. rodaballo a la brasa con sobrasada marina y piña salteada: curioso plato pero que se complementan los sabores

. magret de pato a la brasa con salvia y naranja sanguínea: de nuevo ingredientes atrevidos formando un buen conjunto. La carne simplemente perfecta.

. postre a compartir<. choco blas. Un clásico de la casa que siempre deslumbra a algún debutante. Chocolates a elegir hasta decir basta.

Los emplatados, presentaciones y explicaciones en el alto nivel de siempre y que ya nos parece normal, pero luego ves que no es tan habitual.

Para beber, y por si no había bastante con la previa cata de 33 Riojas (31 tintos):

. Magnum de Gramona Imperial 2012: magnifico y deseado el cambio de ritmo

. albariño Don Pedro de Souto de maceración carbónica: interesante

. tinto Fagus 2014: desbordados de tintos, se minusvaloró

. Leles 2013 un cariñena/garnacha: mejor tolerado

. Finca San Blas: genial para no parar de tomar con el chocolate

. PX 1986: los PX de reciente recuerdos por la cata monografica en Moriles-Montilla van a descansar una temporada.

Un corto rato de velada y de disfrute y a por taxi, aunque akguno se fue en bicicleta. El precio, creo recodrdar que fue el descrito pero no me extrañaría estar confundido por los vapores.

Entrevins
Servicio del vino: 10 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.9 10

Abreunvinito 03/07/17 13:19

Fecha de visita*: 27/06/17
Precio por persona: 53.5

Un año cumple de apertura y en poco tiempo se ha convertido en un referente en el apartado de vinos, con una cocina de buen producto y elaboración adecuada, manteniendo un precio asequible.
A Guillaume se le nota orgulloso de su local, y con motivo.

Tentador menú de aniversario tanto en la parte de comida como de bebida con oferta de 10 champanes a precios reducidos.

Cuatro para comer y tras enseñar el local a "los nuevos", nos sentamos en mesa redonda a disfrutar de la cocina y bodega.
Entramos con unas cervezas y agua con gas Pedras Salgadas, sin gas de Bezoya, más unas aceitunas negras caseras.

Composición del menú 1º aniversario (todo por 29.5€):
. gazpacho de tomate verde valenciano con quisquilla hervida: nos faltó cuchara para tomarlo; muy agradable entrada aunque la buena quisquilla no se acaba de integrar.
. anchoa de primavera de casa Ortiz con titaina: muy buena y sabrosa pieza con una base demasiado frágil para comer de bocado.
. atún de almadraba curado a la sal con ajo blanco suave: pescado crudo bien curado y sabroso
. viera ahumada con emulsión de bígaro: novedoso y sabroso; grata sorpresa en la que la viera parece un trampantojo de queso; genial la emulsión.
. cococha de merluza a la romana, mahonesa de cítricos: buen rebozado, buena pieza; exquisito bocado
. milhojas de cocido valenciano: con presencia de sabor profundo y una textura crujiente del contenedor a modo de sandwich, de nuevo difícil de comer o partir con cuchillo.
. mollete de codorniz deshuesada con chocolate, toque de curry rojo: presentado a modo de mini cucurucho, bien de sabor. Textura demasiado parecida al mollete
. canard à l´orange: muy buena textura y sabor, presentado en 4 cortes con un punto de naranja sanguina biecontrastada
. chocolate à la folie: auténtica locura `para los amantes al chocolate, con presentación en todas las texturas, colores y sabores.

Para beber cayeron dos:
. Francisc Boulard et fille "Les Murgiers" (30€): ya conocido y que siempre cumple.
. Larmendier Bernier "longitude" (45€): muy bueno, cremoso, estructurado, sin aristas. La diferencia de precio vale la pena.
Buenas recomendaciones, calculando que serían dos botellas en total. Servidos a temperatura perfecta desde el primer momento, rellenado de copas si apretar, comentadas sus características y orígenes.

Sin acabarnos el chocolate, un rato de charla y nos volvemos a quedar de los últimos con la paciencia del local.

Entrevins
Servicio del vino: 10 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.9 10

campos 16/06/17 13:42

Fecha de visita*: 15/06/17
Precio por persona: 60.0

Aprovechando que durante el mes de junio ofertan el siguiente menú al cumplir un año en la nueva ubicación, nos decidimos por el mismo.
El local muy bonito, y práctico. Mesas bien vestidas, buenas copas...y excelente servicio.
Gazpacho de tomate verde valenciano con quisquilla hervida.
Anchoa de primavera de casa Ortiz con titaïna.
Atún de Almadraba curado a la sal con ajo blanco suave.
Vieira ahumada con emulsión de bígaro.
Cococha de merluza a la romana y mahonesa de cítricos.
Milhojas de cocido valenciano.
Mollete de codorniz deshuesada guisada con toques de chocolate y curry rojo.
Canard à l´orange.
"Chocolate à la folie"
De bebercia, y viendo la gran oferta que tienen en champagnes, optamos por Francis Boulard et file "Les murgiers"(3), muy rico, seco "avinado".
Comoquiera que somos "jaladores" natos, remachamos con una ración de Comte.
Acertamos, sin duda.(aunque en el milhojas de cocido cambiaría la masa que lo recubre, ya que de sabor está rico,rico)

Entrevins
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.5 10

JoseRuiz 09/05/17 16:58

Fecha de visita*: 18/03/17
Precio por persona: 64.78

Elegimos un menú que comprendía tres entrantes, chuletón y postre.

Un par de buñuelos de bacalao con all i oli suave de miel. Acertadas proporciones de bacalao y patata, bien de sabor y textura en uno de ellos. En el otro la mezcla no era del todo homogénea y resultaba más denso de lo deseable.

Tataki de atún, remolacha asada y kimichi. Producto excelso y punto perfecto, acompañado de un puré de remolacha asada que le otorga densidad y dulzor, contrarrestada por el punto picante y salado del Kimichi. El conjunto resulta acertado, aunque sin perder de vista que lo importante sigue siendo el producto.

Calamar de playa a la plancha en su tinta con alcachofas. Buen producto, bien cocinado y buena compañía. Aunque alguno de los amigos comentó que su calamar tenía una textura más tiesa de lo deseable, el mío estaba en su punto, o a lo mejor en el mío… Jejeje…

Compartimos cada tres comensales, un Chuletón de aproximadamente 1.25 kg de vacuno mayor asado a la leña. Carne con una maduración de 45 días del prestigioso proveedor Vacum. Punto perfecto y sabor intenso. Hacía tiempo que no comía una carne tan tierna y lo que es más difícil hoy en día, tan sabrosa. Seguramente fruto de su larga maduración por una parte y de ese delicioso punto ahumado inigualable que le otorga la brasa por la otra. Disfruté muchísimo con este chuletón.

De postre: Choco Blas Entrevins, chocolates en texturas, aceite de oliva virgen extra y sal. Recuerdos a merienda antigua con esa mezcla de chocolate, aceite y sal. Resultón sin más.

Para beber empezamos con una botella de manzanilla pasada Maruja. Con los entrantes un par de botellas del champagne Les Terres Fines de Dhondt-Grellet, un primer cru extra brut blanc de blancs. Con la carne parece ser que nos entró la sed y cayeron tres botellas del ecológico Pícaro del Águila 2014 procedente de viñas viejas. Acompañamos los postres con un Finca San Blas 2013 dulce, elaborado con una selección de granos con podredumbre noble, al más puro del estilo Sauternes.

Lo que no me convenció del todo fue el pan, a pesar de decirnos que está elaborado con masa madre por el prestigioso horno San Pablo. Demasiado compacto, mucha miga, tal vez mi gusto personal se encamina a aquellos más alveolados y crujientes.

Un restaurante sumamente recomendable en el que prima el producto de temporada que puedes acompañar de una escogida y acertada selección de vinos en pleno centro de Valencia. Un acierto de propuesta en la que sin duda repetiré. De esos sitios que cuando sales ya estás pensando en volver.

Post completo ilustrado con fotos en: http://www.vinowine.es/restaurantes/entrevins-comida-y-vino-coprotagonistas.html

Entrevins
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 7 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 5 10
7.4 10

Rafa72 20/03/17 13:57

Fecha de visita*: 19/03/17
Precio por persona: 45.0

Comida familiar para siete para celebrar la onomástica de mi hermano en el día grande de fallas.
La ubicación del restaurante es excelente, céntrico (justo lo que buscábamos para poder ir andando después de ver la "Mascletá") y en una de las calles con más solera y encanto de Valencia como es la calle La Paz. Se trata de un restaurante relativamente nuevo pues antes estaba ubicado en Ruzafa, presentando así una decoración moderna a la vez que elegante y minimalista como manda la moda interiorista actual. Cuenta con dos plantas, ubicándose las mesas en la planta de arriba en un salón con grandes ventanales que dan a la calle y donde hay varios salones reservados destinados a comidas/cenas familiares o de empresa. A nosotros nos ubicaron en un coqueto y acogedor saloncito privado con un gran ventanal desde el que se veía la bulliciosa ese día calle La Paz y que contaba incluso con baño privado sólo para nosotros. Mobiliario cómodo, mesa espaciosa y sillas confortables. Mantel y servilletas de hilo fino, así como buena vajilla y cristalería.
En cuanto a la comida se trataba de un menú cerrado, como en la mayoría de sitios tratándose del día grande de las fiestas josefinas. Se componía de unos entrantes individuales, plato principal y postres a compartir.
ENTRANTES:
- 2 platos a compartir de jamón ibérico Joselito cortado a mano. Excelente jamón como era de esperar tratándose de la que para muchos es la mejor marca de ibéricos de bellota lo que siempre supone un valor seguro. Por tanto cumplió con las expectativas sin sorpresas, la sorpresa hubiera sido que no estuviera bueno.

- croquetas de bacalao (2 por persona) con ligero all i oli de miel. Ricas de sabor y con una textura cremosa muy agradable.

- Milhojas de foie, manzana asada y cecina. Sin ninguna duda el mejor plato de los entrantes e incluso de toda la comida. Perfecta combinación de sabores entre el dulzor del foie (mi cuit)y sobre todo de la manzana asada y caramelizada (con una crujiente capa superior debido al azúcar quemado)y la parte salada que le aportaba la cecina y que daba como resultado un exquisito bocado con todo ese contraste de matices y sabores. Presentado en forma de pastel donde se superponían las diferentes capas de sus ingredientes. Un platazo, si señor.

- Canelón de puchero. El último de los entrantes fue este canelón que iba relleno de la carne sobrante del cocido ("puchero" como le decimos aquí en Valencia) y recubierto de bechamel .Resultaba Cremoso y rico de sabor aunque pequeño en tamaño.

PLATO PRINCIPAL:
- Arroz caldoso de bogavante y alcachofas. Perfecta cocción del arroz pero falto de chispa y sabor, quizás necesitaba de algún ingrediente más que enriqueciera este plato que resultaba bastante plano y que defraudo un poco. No me gustó que nos trajeran el arroz ya emplatado pues, aunque le quite "glamour" en un sitio así, sigo prefiriendo que me dejen la cazuela en medio de la mesa (lo que en Valencia es casi norma) para que cada comensal se sirva a su gusto y además poder tener así la posibilidad de repetir si uno se queda con hambre, pues lo normal al hacer un arroz (sobre todo si es caldoso o meloso) es que siempre se haga un poco de más cantidad.

POSTRES:
- fresas con nata, helado de jengibre y arena de galleta.
- Chocolate en texturas, AOVE y sal.
Sacaron ambos a compartir (dos platos de cada) lo que no termino de entender pues debían haber sido individuales al igual que lo fueron los entrantes y así nos hubieran saciado más pues la ración era algo escasa teniendo en cuenta que era para compartir entre varios comensales. Las fresas pasaron sin pena ni gloria pues todos los piropos se los llevó el plato de chocolate que gustó mucho por su sabor y su perfecta combinación de texturas. Asimismo la inclusión del AOVE y la pizca de sal le daba ese contrapunto de sabor que hacia de este postre algo muy interesante.
En cuanto al vino, aconsejados por el maître y al parecer dueño del local, tomamos durante toda la comida un blanco "la Ola del Melillero" mezcla curiosa de Pedro Ximenez y moscatel de Alejandría de la sierra de Málaga y que resultó un vino afrutado y ligero que acompañó perfectamente toda la comida.
Terminamos la comida con tres cortados y un café solo a los que siguieron otros tantos chupitos de limonchelo para las mujeres y de baileys para el sector masculino por cortesía de la casa.
Como conclusión decir que se trata de un restaurante en un emplazamiento envidiable y con una elegante y agradable decoración en la que te sientes muy a gusto (sobre todo si tienes ocasión de estar en uno de sus salones privados) pero cuya cocina no deslumbra, pasando casi desapercibida y quizás por ello no termina de cumplir con las expectativas que uno espera encontrar en un lugar así. En cuanto a su relación calidad precio creo que va más en consonancia con su emplazamiento e instalaciones que con la comida, pues si por ésta fuera quizás está algo por encima de la propuesta gastronómica ofrecida.

Entrevins
Servicio del vino: 10 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 8.5 10
8.9 10

Abreunvinito 16/02/17 21:40

Fecha de visita*: 10/02/17
Precio por persona: 70.0

Tras un evento como el último vivido y bebido en (pre) navidades pasada, se hace difícil plantearte una nueva opción con el pensamiento de que siempre será a menos.
No puede ser de otra forma ya que lo extraordinario es lo extraordinario y el resto es el día a día. Así que cena para celebrar trabajo bien acabado en el mes anterior y compartir con las parejas que soportan las ausencias de dentro (en el despacho) y de fuera de casa (en el trabajo).

Seis para cenar con previa llamada para la preparación de un menú a libre elección de platos y vinos pero esta vez con presupuesto inferior.
Ubicados en el comedor pequeño y privado (para 6-7 comensales) en mesa redonda y con vistas a la calle y con baño unisex casi privado. No por estar fuera del alcance visual hubo ningún retraso en el servicio y sí la comodidad de comentar platos y vinos de forma pormenorizada lo que permite un plus de disfrute final.

Mientras llegamos unas olivas y unas cervezas y un fino (que no recuerdo) amenizan la espera. Agua bezoya sin gas y otra con gas se hicieron necesarias varias botellas.

El menú:
. Royal de alcachofas con yema de huevo de corral, lascas de jamón Joselito y trufa rallada. Un plato que profundizando la cuchara consigues aportar todos los elementos que se funde en la boca. Intenso y sabroso.
. Cocochas de bacalao al pil-pil trufado con chantarela. Perfecto pil-pil, magnifica calidad de las cocochas, su punta de trufa (la temporada manda).
. Merluza de pincho al horno, espinas frescas a la crema con trufa. De nuevo gran producto en la merluza, trozos de buen tamaño hasta hacer que alguna zona quedara bajo de cocción (pero igual de sabrosa). En cocina punto de cocción ideal.
. Presa Joselito asada a leña, crema de topinambour, endivia braseada, trufa laminada. La carne de Joselito empieza a hacer sombra al jamón; tierna, sabrosa, jugosa, bien de fuego. Plato elegido como mejor por una mayoría; faltó la unanimidad porque la compañera endivia a la brasa no acabó de gustar por sus amargos; quizás unos trigueros hubiera tenido más aceptación.
. Postre a elegir: Arroz con leche trufado o bien Brie de Meaux fermier rellenados de trufa. Elegimos mitad de cada para probarlos todos. Gustaron ambos pero destaco el queso perfecto de textura y cremosidad con su punto de infiltración de hongo en cantidad comedida; para no parar

Los vinos repartidos uno por cada plato:
. Domaine La Croix des Marchands Blanc sec Gaillac 2015
. La Atalaya del Camino 2014 viñas viejas de Almansa
. Món do casar Ribeiro 2015
. Domaine La Croix Des Marchands Gaillac brut methode ancestrale
. Erial 2014 tinto fino de Epifanio Rivera
Un maridaje estilo Guillaume que tras 14.5º de tinto pasamos a un ribeiro con suma acidez. Muy destacable esa rareza de espumoso de método ancestral (doble fermentación en botella) que nos encantó que trajera de las cercanías de su localidad natal.

Finalizamos con cafés e infusiones y declinamos el ofrecimiento de destilados y similares. Un paseo por las ruinas del sótano como siempre que viene gente nueva y a casa que llueve (literal).

Entrevins
Servicio del vino: 10 10
Comida: 10 10
Entorno: 8.5 10
Calidad-Precio: 10 10
9.6 10

Abreunvinito 11/12/16 11:06

Fecha de visita*: 03/12/16
Precio por persona: 153.33

Reunión anual con pleno de los catadores de Kataklub para disfrutar de los “sobrantes” económicos del año con un homenaje para el grupo. Tras varias opciones y visto el buen momento de este local, gana esta opción frente a la repetición de eventos anteriores.
Se pide propuesta de comida y bebida y tras unos pequeños cambios, llegamos al acuerdo en fecha y menú.
No se trata de una cata al uso como la mensual porque ni es ciega, ni hay temática, se acompaña de comida, etc… se trata de disfrutar de los placeres de la buena mesa con unos platos elegidos y un vino que se ha considerado apropiado al mismo.

Unas aguas de Bezoya al inicio para limpiar la boca y un buen pan de compañía durante toda la comida, asi como un buen aceite de arbequina de la Finca San Blas de extracción mecánica en frío.
Sobre la mesa un pequeño plato lleno de corchos que son la tarjeta de presentación de lo que nos espera; el ansia se nos apodera. ¡¡ Empezar ya que llevamos un año de espera y estamos al límite ¡!

El orden fue el siguiente:
. cecina de vaca rubia gallega de casa Pablo en Astorga: una ceina de alto nivel.
Su compañía un oloroso viejo de Cruz Vieja, elegante muy seco y sin saturar de poderío y que se equilibraron en potencia comida y bebida.
. ensalada de pollo de corral marinado en sal y salvia con crema de melocotón y pistachos tostados. El pollo está prácticamente en carpaccio y el contraste del marinado y el dulce de melocotón compagina bien.
Su pareja un riesling alemán Jesuitergarten de Jordan 2010; un vino que costará volver a tomar por ser una parcela de primer nievl (gran cru) que se arrancó por demasiado vieja y que se tardadá un par de décadas en tener un vino de nivel. Abierto desde las 2 de la mañana mantiene una importante presencia de fruta melocotón, albaricoque incluso un punto carbónico. Compkejo y persistente.
. tataki de corvina con aguacate, champiñón laminado y aceite de tomate y aceitunas
Aun recuperando sensaciones olfativas florales y frutales ya nos viene un Chjinon 2012 de Philippe Alliet, un Loira biodinámico de cabernet franc abierto más de 12 horas y está aún reducido, lleno de aromas de cueros, almizcle, una potencia que persistirá durante toda la comida. O te gusta o no te gusta pero no deja indiferente.
. foie al horno con duo de manzana y helado de pimienta. Un plato que siempre me gusta pero en esta ocasión casi se queda corto en elogios comparándolo con el helado de pimienta que fue de las cosas más comentadas en la sobremesa.
Un foie y un champagne siempre son buena pareja. El elegido fue gran cru Jerome Dehours Trio 1996 abierto más de una hora, es una autentica madurez y elegancia de manzana, mantequilla y bollería. Recuerda un poco al Selosse por ser uno de los grandes y míticos.
. canelón de berenjena relleno de boloñesa de ternasco de Aragón
El ternasco se merecía un buen español: Cirsion 2011, potente, aún joven, peor ¿Quién aguanta la espera? Fue un vino puesto a petición popular.
. chuletón de vaca vieja con 45 dias de maduración, asado a leña natural y con patatas fritas.
Aquí el maridaje se complica porque es difícil crecen en potencia de tinto, así que cambio brusco de tercio y nos vamos a Saint Julien 2002, un grande la ribera izquierda, mítico, muy francés.
. queso Vacherin Mont D´Or con savagnin. Un queso hecho con leche de vaca del día. Precisa de abrirse y de airearlo mediante un par de cucharas y apreciarse cu cremosidad.
Queso y vino tinto, combinación clásica, pero ni el queso ni el vino son de los habituales. El vino: Echezeaux grand cru 1996 de fabrice Vigot que pese a sus 20 años se mantiene joven, elegante; magnífico. Un gran capitán.
. manzana espliega confitada con crema sobre una base de hojaldre y helado de azafrán.
Acompaña un rey de los dulces: Sauternes 2012 con su maravillosa botrttis gota a gota en su prensado.
. no podían faltar unos petits fours con gominolas y un brindis con otro champagne aprovechando de las relaciones de Guillaume: El elegido fue Champagne Guiboat vieux millésime 1996 con degüelle de menos de un año, de añadas míticas del que Guillaume es exclusivo importador para España.

Algún café para cerrar los comentarios a una gloriosa jornada muy bien acompañada por los datos aportados de los vinos tomados a pesar de que el comedor tenían bastantes mesas llenas, no se escatimó en dedicarnos tiempo a los comentarios.

El plato de los corchitos se había acabado de llenar.
Lo malo es que para la siguiente aún falta un año. Mientras tanto haremos las catas de diario que mantendrán viva la llama y la esperanza de la especial 2017.

(el precio del menú fueron 50€ x 9 comensales, el resto en vinos)

Entrevins
Servicio del vino: 8.5 10
Comida: 8.5 10
Entorno: 10 10
Calidad-Precio: - 10
9.0 10

Abreunvinito 11/12/16 10:57

Fecha de visita*: 08/11/16

Reunión de compañeros mayoritariamente de fuera, con motivo de evento anual y cena de final de la reunión en el local de Entrevins.
De nuevo Guillaume prepara un menú especial y unos vinos adecuados al mismo.. Cena para 17 en el comedor de arriba ya que el del sótano depende de la cocina de Birlibirloque más en el ámbito de tapeo que de cena formal.

Arrancamos con unas cervezas, agua sin gas y con gas. Un buen fino Camborio. Buen pan y buen aceite.

Para comer:
. cecina de vaca vieja de raza rubia gallega de casa Pablo en Astorga.
. tataki de corvina, puré de aguacate, láminas de champiñones con vinagreta de aceitunas negras y tomate
. Langostino plancha, royal de alcachofas y rebollones
. Foie de pato francés al horno, duo de manzanas (ácida y dulce) con su hojaldre. Un plato excepcional por la calidad del producto y lo bien acompañado por las manzanas.
. Presa de ibérico Joselito a leña, mini zanahoria glaseada en jugo de carne con canela y su puré de chirivía. Muy de moda que Joselito está implantando y colocando las piezas del cerdo que no son jamón, pero que la calidad del cerdo se mantiene estando muy jugoso; punto de fuego espléndido.
. postre: chco Blas, especialidad de la casa y plato imprescindible de conocer en la cocina de esta caaa; un chocolate en texturas con su punto de aceite y sal.

Los vinos elegidos:
. Champagne Roger Coulon 1º cru Heri Odie con 36 meses de crianza
. Bourgogne blanc “Les Chères” 2014 de Domaine Rotisson. Un buen chardonnay
. Ribeiro Coto de Gomariz The flower and the Bee, 2015, de variedad Sousón bastante inhabitual de monovarietal; quedó demasiado rústico sobre todo viniendo de Francia
. Mendoza “Lágrima” 2011 un malbec elegante y afinado.

Rematamos con unos cafés, alguien se fue por alguna copa (GT) y la dosis de paciencia para aguantar un buen rato de charla antes de irnos pues nos resistíamos a terminar la jornada.
Un encuentro anual con buen final.

Ver más restaurantes en Ciutat Vella

Andaluza   1

Argentina   3

Asador   3

Asiática   5

Asturiana   1

Castellana   3

Catalana   1

Coreana   1

Creativa - de Autor   22

De mercado   48

Francesa   2

Gallega   3

Italiana   14

Japonesa   2

Marroquí   2

Mediterránea   15

Peruana   1

Tradicional   9

Valenciana   17

Vasca   1

Vegetariana   1

Novedades de Verema

Descubre nuestra comunidad hermana Rankia: Finanzas, Economía, Bolsa y Banca

Copyright © 2000 - 2018 Verema Interactiva S.L. Aviso legal - Política de cookies - Quienes somos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar