Croquetas de merluza

61 respuestas
    #1
    G-M.

    Croquetas de merluza

    ¿Qué ha pasado con las croquetas de merluza?

    Sí, las de toda la vida. Sí, las que hacía "mamá".

    ¿Por qué han desaparecido de todos lo sitios?

    El sábado pasado, cenando en La Pitanza (Valencia), mientras degustaba esas extraordinarias croquetas de merluza, caseras a más no poder (¿seguro que el espíritu de mi madre no andaba por los fogones de la Pitanza?), reflexionaba en este sentido.

    Encontrarás croquetas de pollo de corral, de cocido, de boletus, de garbanzos, de bogavante, de queso, de pera con chirimoyas y chistorra... pero... ¿y las de merluza de toda la vida? ¡Oño, si son las mejores! ¿Por qué ya no se encuentran en ningún lado?

    Para mí, y para muchos de mi generación, la palabra "croqueta" va unida a "bechamel" y... a "merluza", por supuesto.

    En la foto, a la derecha la de merluza (izquierda pollo, que estaba también de 10, pero es que esa de merluza... mmmmmm)

     

    #2
    jose
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    Ooooiga, no se me lance, que mi única patria es la croqueta :-p

    Hay tantas croquetas como madres, Eso es asín. Le aseguro que hasta que no comencé yo a cocinar nunca probé eso de las croquetas de merluza. Los límites de mi universo croquetil casero conocido eran las de cocido, las de jamón y chimpún. Todas las demás me llegaron con el quasar gastronómico de los últimos (20) años.

    Por otro lado, de verdad, con lo complicado que es encontrar fuera de casa una croqueta bien hecha, de lo que sea, pero bien hecha, yo tampoco me peleo por el relleno de la misma. Una croqueta bien hecha es tan rara de ver como una paella.

    Saludos,

    Jose

    #3
    G-M.
    en respuesta a jose

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de jose

    Mi estimado, venerado, bien amado y nunca suficientemente ponderado Don José:

    Le doy mi palabra de honor de que me hubiera jugado unos cuantos miles de maravedís a que usted iba a entrar en este hilo. Los hubiera ganado.

    Pero los hubiera vuelto a perder, junto con el resto de mi exiguo patrimonio, pues hubiera apostado quíntuple o nada a que su santa madre le hacía croquetas de merluza en su infancia.

    Anonadado, epatado, cuasi incrédulo... No sé cómo definir, sin abundar, este estado de ánimo en el que me he visto sumido tras conocer que mi admirado Don José no tomó croquetas de merluza hasta el periodo post púber.

    Permítame la confianza... y déjeme formular esta pregunta: ¿Tuvo usted una infancia feliz?.

    Excediendo la confianza coetánea, la confianza que los años de convivencia en este foro me ha otorgado para con usted: ¿Existe la felicidad sin croquetas de merluza de mamá?

    #4
    jose
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    La tuve. La infancia feliz, me refiero. Figurese, crío del extraradio en los 80, pisando campo, huertas, descampados, piedras, balones y saltar vallas para jugar a la pelota; y con el bocata de chorizo de Pamplona y mantequilla en la mochila. ¿Es que es posible otra felicidad que no sea esa! Pues sí, es posible, ¡los macarrones con chorizo! Todo eso, y nada más, es la fecilidad.

    Por otro lado, créame, que no hubo en mi infancia otras croquetas que las referidas, ni más empanadillas que las de bonito, tomate y aceitunas. Y si me preguntaban qué quería cenar en las noches de primavera, decía en mi tierna infancia, que un bocadillo de tomate y anchoas. No había otra felicidad; a menos que hubiera codornices fritas. Y entonces el menudeo de huesecillos tras la carne prieta y socarrada eran otra sonrisa.

    ¿Con todo eso se podía ser feliz? ¡Claro que sí! Pero aun más si sobraban croquetas y al dia siguiente se iban "despistando", frías, en sucesivos viajes a la nevera. Aun hoy lo sigo haciendo, pero es como hacerse trampas al solitario, ya que ahora soy yo quien hace las croquetas... y nunca de merluza (por la fuerza de la costumbre, más ná).

    Saludos,

    Jose

    #5
    Otilio Haro
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    Es que en La Pitanza hay una madre física de la que Belén probablemente aún siga aprendiendo, luego no le extrañe.

    Un hombre ha de tener vicios, a ser posible de categoría, o cuando llega a la vejez no tiene de qué redimirse.

    #6
    Joaquin1965
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    Qué ha pasado con estas croquetas? Pues que mi suegra hace las mejores del mundo y no hay forma de que suelte la receta... Y eso que se las he visto hacer "a la brava", esto es, sin medir cantidades, cucharada va, pizca de sal viene y oye, todas de lujo. Entre eso, y que no le suelta el secreto ni a mi propia -a la sazón, su hija-, pues si las quiero comer, a su casa ... O al Marly, si la cosa aprieta :-)

    Abrazo!

    Un saludo!

    #7
    G-M.
    en respuesta a jose

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de jose

    Idílica esa infancia, idílica (aún sin croquetas de merluza).

    Muy buena es imagen suya "despistando" croquetas de la nevera. Yo también fui un gran aficionado a esa práctica deportiva, unida indefectiblemente a un deporte de riesgo: huída de zapatilla materna.

    Por cierto, mi madre, una inquieta cocinera, con el paso de los años fue añadiéndole gambas a la bechamel de merluza. Trozos ni grandes ni pequeños, que se notasen al masticar.

    Mi suegra, madrileña, también hacía, hace, unas croquetas de merluza de rechupete, menos ortodoxas, pero de rechupete. Más aplastadas y multiformes, el rebozado sin pan rallado, y también con gamba, pero en este caso muy picada.

    ¿Y no hubo quién, don José, le diera una croqueta de merluza en esas noches primaverales? ¿Ningún amiguito suyo le adentró en el onírico mundo de las croquetas de merluza?

    #10
    Gabriel Argumosa
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    Pues para su asombro, señor G-M tengo que decirle que las croquetas de merluza no eran,  ni mucho menos,  habituales por estas tierras.

    Eran las de cocido, chorizo, jamón y bacalao. Y mira que aquí hay merluzas, pero es más, ahora que las merluzas  están  bastante baratas (seguro que son de otras tierras) tampoco se ven las de merluza.

    Como has sacado el tema de las empanadillas, aquí eran generalmente de bonito y mi madre también le gustaba hacerlas de plátano.

    Como diría Antoliano, mi Santa, hace las croquetas y buenas de todo, e incluso de morcilla, y además ya pone  a las nietas (mejor dicho se ponen  ellas) una a cada lado a ayudarla para que aprendan.

    Salgo en un ratito para Benavente, te pondremos  una  falta en rojo en la Academia, al ser un día especial en el que vamos a pasar lista.

     

    PD: estoy harto de las croquetas de boletus en los restaurantes.

    Saludos desde Cantabria

    #12
    Dani C.
    en respuesta a jose

    En casa tampoco...

    Ver mensaje de jose

    Jamás probé una croqueta de merluza. El resto de variantes sí, pero me parece algo lógico. 

    En casa nunca se hicieron croquetas por hacer. Ahora mi madre sí las hace a propósito de vez en cuando, sobre todo las de jamón. Pero lo normal era que fuera el reciclado de la cena anterior o del puchero, del cocido, etc. Así pues, en casa nunca dejamos sobras de merluza. 

    Las probé, efectivamente, años después, en restaurante y ya las cocino yo mismo. 

    Saludos

    Dani

    #14
    jose
    en respuesta a G-M.

    Re: Croquetas de merluza

    Ver mensaje de G-M.

    ¡Ay la zapatilla materna! ¡Qué buen volar tenía! Mejor que un boomerang.

    Y ¿compartir croquetas? Éramos críos de suburbio y aluvión, no una cofradía donostiarra. Al sonido de "A cenaaaar" le correspondía un "Quién mete, gana." y cada mochuelete a su olivo ;-)

    Saludos,

    Jose

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar